www.madridiario.es
    4 de diciembre de 2020

1 O

CONCENTRACIÓN 'POR EL DERECHO A DECIDIR'

La tensión que se vive en Cataluña en los días previos al 1-O se ha trasladado este miércoles a la madrileña Puerta del Sol, donde a partir de las 19:30 se ha desarrollado una concentración bajo el lema 'Por las libertades democráticas y el derecho a decidir'. Sin pasar a mayores, se han producido enfrentamientos verbales entre grupos a favor y en contra del referéndum catalán y la Policía ha identificado a los organizadores, que podrán ser sancionados por no avisar, como dicta la ley, de la protesta con 24 horas de antelación.

Falange ha desconvocado la concentración que tenía prevista este domingo ante Matadero, tras la suspensión cautelar del acto que iba a celebrarse allí en apoyo al referéndum ilegal de Cataluña por parte del Juzgado de lo Contencioso número 3 que se produjo el lunes y de la posterior notificación de los organizadores informando de que se celebrará en un local privado.

Además de anunciar que ni la alcaldesa ni ella acudirán al acto a favor del referéndum catalán, celebrado en un local privado, Rita Maestre ha señalado que le parece "fantástico" que Carlos Sánchez Mato, Montserrat Galcerán y Pablo Carmona hayan firmado el manifiesto a favor del acto.

ACTO EN MATADERO

El Ayuntamiento de Madrid no está de acuerdo con la decisión del juez que ha suspendido el acto por el derecho a decidir convocado este domingo en Matadero tras admitir a trámite el recurso del PP.

Un juzgado de lo contencioso-administrativo ha admitido el recurso presentado por el PP de Madrid y ha suspendido el acto que iba a celebrarse en el Matadero este domingo por el derecho a decidir.

CATALUÑA

No iba a ser una sesión ordinaria, y nadie podía esperar que lo fuera. Fue la crónica de una ruptura anunciada, que terminó con la aprobación de la Ley de convocatoria del Referéndum de Autodeterminación. Más allá de las leyes y reglamentos vulnerados con su aprobación, el pleno del Parlament fue la escenificación de la ruptura, y fue una escenificación cuanto menos esperpéntica. La mayoría absoluta de Junts Pel Sí y la CUP dejó clara su intención de desobedecer al Tribunal Constitucional, y a cualquier organismo o legislación necesaria, para sacar las urnas a la calle el 1 de octubre.