www.madridiario.es
    28 de mayo de 2020

Turismo y Deportes

El Capitol y su entorno forman, por derecho propio, un monumento que debe ser protegido como Bien de Interés Cultural (BIC). Aunque sus propietarios no quieran. Así lo argumenta la Comunidad de Madrid, que ha rechazado el recurso interpuesto por la familia Carrión contra este reconocimiento. La inclusión de este exponente racionalista en el catálogo de monumentos de la región limita usos y obliga a recuperar elementos originales de la fachada en detrimento del espacio destinado a la publicidad. De paso, recuerda que el luminoso de Schweppes está sujeto a una autorización periódica. Ahora, sus gestores deberán decidir si llevan el asunto a los tribunales.

  • 1