www.madridiario.es

Terremoto policial tras los disturbios del 22M

lunes 24 de marzo de 2014, 15:47h
Tirachinas con bolas de acero, 'lanzas' artesanales, barras de hierro y lanzacohetes, entre otros objetos, fueron algunas de las armas que usaron los manifestantes que actuaron en los disturbios posteriores a las 'Marchas de la Dignidad'. Los antidisturbios protagonizaron una manifestación multitudinaria pidiendo dimisiones ante la escasez de medios y los errores estratégicos del operativo que se enfrentó a una auténtica guerrilla urbana.
  • Un manifestante exhibe el casco que le quitó a un antidisturbios

    Un manifestante exhibe el casco que le quitó a un antidisturbios
    MDO

  • Brecha de un agente

    Brecha de un agente
    MDO

  • Tirachinas con pelotas de acero

    Tirachinas con pelotas de acero
    MDO

  • Sanitarios del Samur atienden al agente herido, protegidos por los antidisturbios.

    Sanitarios del Samur atienden al agente herido, protegidos por los antidisturbios.
    MDO

Mientras avanzaba por el paseo de Recoletos, un agente de la UIP fue derribado tras sufrir un fuerte golpe en la pierna. Le habían disparado una bola de acero. Otro recibió una pedrada en la cabeza con un adoquín y fue derribado. Uno de sus compañeros vino a socorrerle pero un manifestante le empujó y comenzó a lloverle una lluvia de piedras y golpes, tal y como pudo observarse en un vídeo de Eldiario.es. Otro recibió siete pinchazos en el torso que no fueron graves gracias a las protecciones que llevaba, según fuentes policiales. Traumatismos craneoencefálicos, heridas por arma blanca, brechas, dientes y huesos rotos, lesiones graves y heridas, muchas heridas. Los manifestantes gritaban a los sanitarios del Samur que los dejasen morir, como reflejó en una crónica Lorenzo Silva en El Mundo.

Los agentes de la UIP están indignados ante el operativo desplegado porque consideran que estaban inermes ante lo que consideran una nueva "guerrilla urbana" que atacó de manera profesional, ya que les ordenaron que no utilizasen su material antidisturbios. Les agredieron con "saña", en palabras de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes. Así se lo hicieron saber los agentes a la Dirección General de la Policía, manifestándose en la comisaría de Moratalaz y pidiendo dimisiones por los errores en la coordinación del dispositivo. Según denuncian, el comisario de Moratalaz les amenazó con expedientarlos si no se marchaban. Nunca antes se habían puesto de acuerdo todos los sindicatos policiales, que han convocado una manifestación este miércoles para denunciar el desamparo que han sufrido por parte de sus mandos, aseguran, dejándoles solos mientras asumían "riesgos innecesarios" en los disturbios -un grupo de 15 agentes quedó aislado en medio de la refriega con la orden de aguantar mientras otros muchos agentes permanecían inactivos-. Los portavoces sindicales denuncian que "no es normal" la elevada cifra de policías heridos -70 agentes por unos 30 manifestantes y trabajadores que resultaron heridos, entre ellos, el fotógrafo de Madridiario Kike Rincón-. En la misma dirección han ido las denuncias de los policías municipales de Madrid ante su Ayuntamiento, que piden más medios en caso de verse obligados a actuar en enfrentamientos de ese calibre.

Los agentes policiales entienden que se trata de un problema con mala solución, porque empuja a que en la siguiente manifestación con antidisturbios pueda ocurrir alguna desgracia. Y eso, argumentan, les hace un favor a los antisistema, ya que un error policial puede justificar su violencia en el futuro. Según fuentes sindicales, el director adjunto operativo (DAO), debido a la envergadura de lo ocurrido y del dispositivo policial, formado por 1.700 agentes, la gran mayoría antidisturbios, ha prometido la apertura de una información reservada y ha solicitado un informe a todas las unidades participantes (UIP, Brigada de Información, Brigada de Seguridad Ciudadana). El director adjunto operativo de la Policía Nacional, Eugenio Pino, ha admitido que hubo "errores de planificación" en el despliegue. Los responsables policiales quieren saber por qué apareció allí en ese momento una furgoneta de la Policía local, que "no tiene competencia en orden público". Asimismo, se va a investigar la presencia de un camión de bomberos "pasando por la línea de carga" y abriendo un pasillo a los violentos, algo que "no tiene explicación ninguna", ha añadido.

En una reunión mantenida entre mandos y sindicatos policiales, los representantes de la CEP, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Unión Federal de Policía (UFP) han trasladado a Pino que es necesario depurar responsabilidades, y por ello han pedido la dimisión o el cese del jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, José María Ruiz Igusquiza, y del jefe de la UIP en Madrid, el inspector jefe Francisco Javier Virsea.

Más información:
Cuatro de los detenidos el 22M, en libertad con cargos 

Galería: Las mejores imágenes de la manifestación

101 heridos en los disturbios

Kike Rincón, fotógrafo de Madridiario, herido en los disturbios

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.