www.madridiario.es

RETO PELAYO VIDA ANDES

Las seis mujeres partirán en unos días rumbo de los Andes bolivianos.
Ampliar
Las seis mujeres partirán en unos días rumbo de los Andes bolivianos. (Foto: Reto Pelayo)

Entre desiertos y volcanes: seis mujeres, en la cima de la superación

Reto Pelayo viajará a los Andes bolivianos

miércoles 18 de septiembre de 2019, 08:12h

"Nos inyectan vida". Esta es la expresión que resuena en cada una de las cabezas de las mujeres que afrontan el Reto Pelayo Vida. Una experiencia de superación y fuerza que demuestra que pueden con todo: "Es una oportunidad para encontrarme conmigo misma. Es como poner punto final a mi enfermedad y avanzar en una nueva vida", cuenta con ilusión Vicky. Ella es una de las supervivientes que ha superado un cáncer de mama que le descubrieron hace dos años. Una masectomía y un duro tratamiento que no han restado ni un ápice de vitalidad a esta luchadora madrileña de 47 años. Desde entonces nada ni nadie detiene su espítitu aventurero que en unos días le llevará a luchar otra batalla. Pero en esta contienda no estará sola.

Otras cinco mujeres la acompañarán cuando llegue el momento de afrontar el temido mal de altura y las bajas temperaturas (hasta 25 grados bajo cero) de las montañas de Bolivia. Unas compañeras de hazaña que han vivido también este mal silencioso que cada día afecta a más personas. Una enfermedad, el cáncer, al que hacen frente con la mejor de las sonrisas: "Hacer de una desgracia una oportunidad".

La nueva edición del Reto Pelayo Vida lleva este año 2019 a estas seis que han sufrido y superado un cáncer de mama a Los Andes bolivianos. En esta proeza, recorrerán más de 100 km en MTB sobre el desierto de sal más grande, el Salar de Uyuni, y también escalarán el Nevado Sajama, el pico más alto de Bolivia y el décimo volcán más alto del mundo. Los 6.542 metros de altitud y la dificultad del terreno, con tramos expuestos con penitentes y grietas, hacen de este Reto Pelayo Vida, una de las aventuras más complicadas en estas cinco ediciones.

"No quiero dejar pasar ni un segundo sin exprimir"

Un desafío como este pone a prueba la fortaleza física y psicológica de las expedicionarias que encuentran en el Reto Pelayo Vida Andes 2019. Superación personal, fortaleza y optimismo son constantes en el día a día de estas mujeres. Enfrentarse a la enfermedad ha supuesto aprender a vivir de otra manera: "Disfrutar de cada día" como si no hubiese un mañana. Así se siente Begoña cada vez que abre los ojos con lo primeros rayos de luz del amanecer. Sus revisiones cada seis meses para controlar la enfermedad y comprobar que todo continúa bien, no coartan su entusiasmo por aprovechar cada minuto de su vida: "Cuando en las revisiones me dicen que todo está bien, lo celebro con la familia por todo lo alto". Motivos no le faltan, celebrar la vida es algo que han aprendido del temido cáncer.

Fue en un curso sobre cómo gestionar el tiempo, tras pasar este bache de salud, cuando conoció a una de las expedicionarias participante de un anterior Reto. Ella le abrió los ojos: "Me di cuenta que quería participar en esta expedición sin lugar a dudas".

Después de combatir un cáncer, Begoña y Vicky compartirán preocupaciones y proyectos con otras mujeres que, como ellas, han sentido el miedo al que se enfrentaron el día que un médico les pronunció la temida palabra: cáncer. Estrella, Felisa, Raquel y Rina, sus compañeras de viaje durante dos semanas, se unirán para participar en la que quizás sea una de las experiencias más satisfactorias de su vida . Esta última participante, Rina, empresaria mexicana y médico cirujana de corazón, sobrevivió también a un tumor maligno de mama. Apasionada de la montaña y muy deportista, en la actualidad lidera la fundación Alma, que reconstruye el pecho de mujeres con pocos recursos que ha sufrido la ablación debido a la enfermedad.

"Reto Pelayo pretende dar esperanza a otras mujeres con cáncer"

El deporte, la buena alimentación, las ganas de superación y la aspiración de aprovechar cada momento han sido claves para poder dejar atrás al cáncer y presentarse a este Reto. Las seis expedicionarias han sido elegidas de entre 282 mujeres que quisieron formar parte de esta aventura este año, y que en todas sus ediciones acumula 808 candidaturas de mujeres supervivientes de cáncer provenientes de 11 países.

Con las aventuras en Kilimanjaro, Trasatlántica, Polar, Annapurna Bike y Andes, el Reto Pelayo Vida ya ha podido cumplir el sueño de 26 mujeres que, tras superar el cáncer, confirmaron la certeza de que después de esta dura enfermedad hay mucha vida y también historias de superación increíbles."He vuelto retomando la montaña y a lo grande", explica Raquel. En 2015 le fue diagnosticada la enfermedad. Un "palo" muy grande, recuerda, pero no olvida las palabras de su ginecólogo: "Te pondrás bien. Como las mujeres que subieron el Kilimanjaro". En ese momento, el Reto Pelayo se convirtió en unas de sus prioridades, la siguiente a su curación. Y así fue, después del tratamiento, esta madrileña retomó su actividad física, las carreras, maratones y así, una nueva vida en la que guardaba hueco para esta expedición.

Disfrutar cada segundo con una intensidad "increíble". Así lo siente Eric Frattini, el alma de este proyecto cuyas expediciones han devuelto el sentido de la vida a muchas mujeres. Responsable de cederles "visibilidad", lo hace a través de una expedición para reconocer él mismo la valentía de unas supervivientes a las que ningún desafío les parece inalcanzable.

Las expediciones buscan visibilizar la valentía de estas mujeres

El periodista explica el germen de su iniciativa. “Vi una entrevista a una mujer que sufría obesidad mórbida y había pasado un cáncer muy agresivo. El oncólogo le pidió que intentase caminar y terminó corriendo las maratones de Nueva York, Londres y Boston”. Así fue como encontró la inspiración para sus retos una madrugada de marzo de 2015. Después de tocar “8.500 puertas” varias empresas le brindaron su confianza. En septiembre de 2015 cinco mujeres subían el Kilimanjaro, el pico más alto del continente africano. Al año siguiente, otras cinco cruzaban el océano Atlántico en 13 días y 6 horas. En 2017, cinco “locas” más cogían sus mochilas rumbo a Groenlandia, donde durmieron sobre el hielo a más de 50 grados bajo cero. Y la última expedición, Annapurna, resultó una aventura sin límites.

El hábito deportivo es un requisito indispensable para formar parte de esta experiencia. “No te curas del cáncer porque hagas deporte, pero si llevas una vida sana te enfrentas al tratamiento mucho mejor”, explica Frattini. El mensaje del Reto Pelayo Vida es claro: “Del cáncer se sale”.

Una expedición reconocida por los Premios Madrid

Capaces de cruzar el Atlántico en 13 días, caminar sobre el hielo del Polo Norte con 30 kilos a la espalda o escalar el Kilimanjaro. Las protagonistas de la iniciativa de Eric Frattini fueron reconocidas por los XVI Premios Madrid como ‘Mujeres del Año’.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.