www.madridiario.es
    

Política

Había sido uno de los consejeros más polémicos del Ejecutivo de Esperanza Aguirre. Las acusaciones de privatizar la sanidad madrileña, salpicadas de pitadas y agresivas protestas, le acompañaban en cada una de sus visitas a los hospitales de la región. Esta situación acabó en marzo, cuando Juan José Güemes anunció su dimisión "irrevocable" como consejero de Sanidad y como miembro del grupo popular en la Asamblea de Madrid.
El PP aguantó estoicamente en 2010 todo el peso del caso Gürtel. A pesar del levantamiento del secreto de sumario y de las revelaciones sobre hasta qué punto estaban presuntamente implicados cargos públicos del partido en la red de sobornos, los populares, con Esperanza Aguirre al frente aguantaron el chaparrón. La situación se complicó cuando los tres diputados de la Asamblea imputados se negaron a dejar su escaño en el parlamento regional, a pesar de haber sido repudiados por su formación.
Las alegaciones del vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo, a la sanción impuesta por las descalificaciones hacia Esperanza Aguirre dieron mucho de qué hablar a lo largo de este año. Finalmente el Partido Popular levantó el 'castigo' a Cobo.
El año 2010 empezó, para el presidente de los empresarios madrileños, de la misma forma que acabó el 2009. La estela del cierre de la aerolínea Air Comet abrió la puerta a un año en el que las demandas, los juicios por impago, los embargos y las peticiones de dimisión han perseguido a Gerardo Díaz Ferrán. El último capítulo de este culebrón empresarial se escribió en noviembre, cuando un juzgado nombró a dos administradores para gestionar el patrimonio personal del todavía máximo responsable de la patronal CEOE y hacer frente así a las deudas de otra de sus empresas en quiebra, Viajes Marsans.
Madrid ha acogido más de un millar de concentraciones durante el 2009. Atléticos, gays y lesbianas, moteros, profesores e integrantes de otros colectivos en general tienen en común haberse manifestado en las calles de la capital en los últimos doce meses y, en muchos casos, colapsar la circulación de las principales vías.
Y Mariano Rajoy explotó. Tras el "espectáculo bochornoso" de Caja Madrid con sucesión de zancadillas entre Aguirre y Gallardón y declaraciones explosivas del vicealcalde Manuel Cobo, la desobediencia de Francisco Camps en Valencia y las algaradas de algunos de sus barones regionales advirtiendo que el rebaño se desmadraba, el presidente nacional del PP dio el esperado puñetazo encima de la mesa pero sin lograr cerrar la brecha dentro de su partido.
8,91015625