www.madridiario.es
Bikers en La Traba
Bikers en La Traba

El Madrid de las BMX

Cada vez hay más bikers en Madrid. Se conoce así a los pilotos de BMX, unas bicicletas especialmente diseñadas para hacer saltos y acrobacias, pero que se acaban en la forma de vida de muchos jóvenes.
Es un deporte de riesgo, una forma de movilidad, una tribu urbana, una afición y hasta una familia. El mundo de las BMX se está haciendo un hueco en Madrid y cada vez es más frecuente ver pasar a estos pilotos del aire, conocidos como bikers o riders, por las calles, sobre todo en dirección a Arganzuela, donde está la mayor pista a cubierto del país. No es ninguna administración pública la que está detrás, ni una empresa, sino un grupo de aficionados. La construyeron hace cuatro años en el centro social okupado de la Traba (calle de la Batalla de Belchite).

"Necesitábamos un sitio donde estar, hasta llegamos a construir rampas debajo de un puente", explica José Albares, uno de los impulsores del bikepark. "En la calle te pueden multar", añade Dani Pamplona. Y es que realizar saltos utilizando bordillos, escaleras o bancos puede acabar en sanción y no hay muchos lugares habilitados en la región para practicar este deporte. Así que pidieron poder usar este antiguo taller de autobuses a la asamblea que lo gestiona y obtuvieron el permiso. Ahora forman parte del centro y sus rampas, de distintas inclinaciones y alturas, ocupan buena parte de la nave. Unos 500 bikers pueden llegar a acudir cada semana a practicar sus trucos, sobre todo si llueve.

José Albares, pese a no tener ni treinta años, es todo un veterano de las BMX. Empezó a practicar porque en su barrio, San Blas, había una pequeña instalación, ahora clausurada, para hacer saltos. "Antes éramos pocos, pero ahora ha crecido tanto que ya no conozco a casi nadie", asegura Albares. Pese a ello, la sensación es la de ser una familia, asegura Miguel, más conocido como Guelo, empleado del principal punto de venta y distribución de BMX en Madrid, la tienda Action Wheels. Además, por el hecho de ir sobre una de estas características bicis de ruedas pequeñas y sillín bajo sus usuarios tienen un trato especial entre sí y si se cruzan por la calle llegan a saludarse sin conocerse, como explica Dani Pamplona.

Posible desalojo
José, Dani, Limón o Diego Parse, habituales de La Traba, dedican buena parte de su tiempo a mantener la instalación. Siempre hay alguien vigilando para evitar que la gente monte sin casco o ayudar en caso de accidente. Es un deporte de riesgo y se puede comprobar sin ir más lejos en sus piernas llenas de cicatrices. Han montado y mantienen este bikepark con su trabajo y se puede acceder de forma libre y gratuita. Con lo que han ido recaudando en algunos eventos y competiciones que han celebrado, han comenzado a pagar el agua y la luz de este espacio okupado. "Así tendremos más oportunidades para quedarnos", indica José. En la actualidad, el futuro de La Traba está peniente de juicio. La nave ha estado abandonada durante años y ahora el propietario la ha reclamado, pero aún no se sabe si el juez va a ordenar el desalojo.

"Estamos creando un espacio y no queremos que nos lo quiten. Y fomentamos un deporte, que hace que muchos chavales no estén en la calle", apunta Limón. Por si acaso, acudieron al Pleno de la Junta Municipal de Arganzuela, que trató su tema. Según aseguran, cuentan con el apoyo de IU y PSOE. Este último ha pedido que se les ceda el Mercado de Frutas y Verduras, opción en principio difícil teniendo en cuenta que el Ayuntamiento pretende venderlo. La concejala-presidenta, Carmen Rodríguez, se comprometió con ellos a buscar un lugar alternativo en caso de desalojo.

Por ahora, La Traba sigue rodando como el principal foco de las BMX en Madrid, que vive una explosión de este deporte. Otro ejemplo de ello es la tienda Action Wheels, que pese a la crisis ha cambiado de local para ampliar su espacio, ya que las ventas han aumentado pese a la mala situación económica. Según relata Guelo, este deporte vuelve a tener un segundo auge, después del que tuvo entre los ochenta y noventa y del parón que le siguió. "Ahora es más fácil practicarlo gracias a Internet", afirma. Hay que tener en cuenta de que se trata de un deporte de riesgo en el que, al menos en España, el profesor no es otro que un amigo o un vídeo de Youtube.

Freestyle y race
La modalidad más practicada es el freestyle, que consiste en hacer acrobacias con la bici y engloba varios tipos a su vez. Se puede puede practicar en exterior utilizando el mobiliario urbano como "obstáculos" en la modalidad llamada street, que en Madrid tiene las zonas de Ópera y Colón como sus principales escenarios; y en circuitos específicamente diseñados, con rampas y saltos, como los de La Traba. Hay una tercera modalidad, el flatland, que consiste en hacer acrobacias sobre una superficie lisa, algo así como el break dance pero con bicicleta.

En Madrid hay escasez de circuitos, más después de que se hayan cerrado algunos antiguos como el de San Blas o el del Parque Sindical. Sigue existiendo uno en Suanzes y también se usa el skatepark de Arganzuela, en el que las bicis no siempre son bienvenidas. La mayoría de las instalaciones con rampas se encuentran en municipios, como Pinto, Boadilla del Monte, Alcobendas o San Fernando de Henares, aunque quizás los más conocidos sean los de Leganés y Alcorcón.

Las BMX han recibido en Madrid, no obstante, una importante inversión de 2,5 millones de euros. Se ha centrado en crear un circuito de carreras para la modalidad conocida como race, que es la menos practicada en la ciudad. Este es el origen del mundo BMX, que surgió en las calles de California entre la gente joven que imitaba con sus bicis las carreras de motocross. De ahí, surgieron las carreras y, después, el freestyle y las bicicletas específicas, que se distinguen por sus ruedas de 20 pulgadas y la eliminación de la suspensión. El objetivo es que las bicis sean más manejables.

La pista de Madrid Río

En la pista de Madrid Río se abrió hace un año una escuela, en la que practican unos 70 alumnos, entre los que hay niños desde cinco años y también adultos, según explica su director, Vladimir Arance. "La construyó el Ayuntamiento como un compromiso olímpico", explica. No obstante, no servirá para albergar las carreras en caso de que se celebren aquí los Juegos en 2020. La pista no cumple los requisitos. Así que su ubicación sería el parque olímpico. El Ayuntamiento asumió la gestión directa de la instalación un año después de su construcción. Su intención era privatizar su gestión, pero ninguna entidad quiso hacerse cargo de la misma. Para acceder hay que pagar precios entre los dos y los cuatro euros.

En las calles, los skatepark, en La Traba o en Madrid Río, cada vez hay más gente interesada por este deporte y aunque los bikers españoles no tengan tan buena prensa como los de otros países, hay muy buen nivel. Por ejemplo, el varias veces campeón del mundo de flatland es el madrileño Vicky Gómez. O la conocida riders catalana Bea Ibáñez, una de las pocas mujeres que hay en este mundo, al menos en España. "En Madrid se pueden contar con los dedos de la mano", se oye en La Traba. Eso sí, cada vez son más y con buenos resultados en competiciones mixtas, según comentan.

Ganar en pruebas deportivas puede ser el aliciente para algunos, pero uno de los principales atractivos de este deporte, según subrayan los rider de La Traba, es que puedes competir contigo mismo, ir aprendiendo trucos y avanzando hasta llegar a controlar la técnica y hacer acrobacias como los tailwips, la patada a la bici en el aire para que dé una vuelta. Y la adrenalina, claro.

Galería de imágenes: Saltos sobre BMX

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.