www.madridiario.es
Presentación de los PPbuses y los anuncios de campaña en taxis de las candidaturas de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.
Presentación de los PPbuses y los anuncios de campaña en taxis de las candidaturas de Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.

Sombreros de 'cowgirl', condones, 'pepetaxis' y un golpe bajo

lunes 11 de mayo de 2015, 09:31h
La campaña arrancó este fin de semana repleta de anécdotas y de un episodio desagradable. El Partido Popular está demostrando que sabe ser creativo a la hora de promocionar a los candidatos y sus expertos en maketing no han dudado en obsequiar a los ciudadanos con todo tipo de objetos para que recuerden a quién deberían, en su opinión, votar el 24 de mayo. Protagonista ha vuelto a ser, un día más, Esperanza Aguirre, pero por haber protagonizado una acción de 'guerra sucia' contra su contrincante Carmena, al sacar a relucir la actividad empresarial de su marido.

Promesa con regalito ingenioso vale por dos. Eso es lo que parecen haber pensado los asesores de marketing del Partido Popular, que están demostrando ya desde el principio una creatividad inusitada a la hora de agasajar a los asistentes a sus mítines. Y es que, más allá de los objetivos del programa de los 'populares', los encuentros con sus afiliados van camino de convertirse en acontecimientos dignos de figurar en los anales de la comunicación política española. En Alcorcón, la candidata a presidenta regional, Cristina Cifuentes, ayudó a su público a combatir el calor sofocante de este domingo con sombreros al más puro estilo americano. Tampoco dudó ella misma en desgranar sus propuestas para las familias madrileñas ataviada cual 'cowgirl'.  Y eso que, desde el cercano Getafe, el candidato a revalidar la Alcaldía, Juan Soler, se empeñaba en hacerle la competencia en notoriedad repartiendo bolsitas con el logo del partido que contenían preservativos, bajo el elocuente lema "sensibilidad y eficacia".

Lo que no parece estar teniendo tanto éxito son los 'pepetaxis', presentados este viernes por las candidatas 'populares' por todo lo alto en pleno centro de la capital. Parece que la tarifa de 50 euros más IVA por 15 días (el precio habitual al que se pagan este tipo de campañas) no convence a los taxistas, que se quejan de que a este precio casi pierden dinero si aceptan llevar a Aguirre o a Cifuentes decorando sus puertas. No ha faltado tampoco quien ha criticado que el partido esté dispuesto a pagar cien taxis más por Esperanza Aguirre (500) que por Cristina Cifuentes (400)...

Mientras tanto, los candidatos socialistas proseguían la carrera electoral fieles a su estilo. Ángel Gabilondo, el hombre tranquilo, sosegado y reflexivo, se trasladó a Fuenlabrada, único 'gran feudo' socialista que resiste en el antiguo 'cinturón rojo', para apelar a la voluntad de llegar a acuerdos de los aspirantes a dirigir la Comunidad. Allí, ante el mismísimo Pedro Sánchez, que acudió para arroparlo, hizo gala varias veces de su habilidad para los juegos de palabras: él, dice, no tiene obsesión por "tomar posesión", mientras algunos "toman posesión como posesos". Por su parte, Antonio Miguel Carmona, el aspirante socialista a la Alcaldía de Madrid, prosiguió con su 'maratón' para sembrar sus propuestas por los distintos distritos de la capital (Vallecas, Retiro, Centro...), solo interrumpida, al igual que los actos del resto de los partidos, por el accidente de avión que dejó cuatro muertos en Sevilla, que movió a los distintos aspirantes políticos a suspender a primera hora de la tarde el resto de los actos previstos para esos días.

Izquierda Unida continuó divulgando su compromiso social. Como buen poeta, Luis García Montero abogó por una "economía del amor" frente a aquella que "obliga a la gente a competir por la miseria", y por la apuesta por los servicios públicos. Raquel López incluyó las escuelas de música y danza entre sus objetivos 'a remunicipalizar'. Mientras, UPyD, después de un arranque de campaña que apenas congregó a 50 personas. Una situación que contrasta con el alza de Ciudadanos, que sigue sumando respaldo ciudadano, en línea con los excelentes resultados que le auguraron las encuestas del CIS.

La nota desagradable la puso un encontronazo entre Esperanza Aguirre y su oponente de Ahora Madrid, Manuela Carmena. Y es que la 'lideresa' sacó a relucir las desventuras empresariales el marido de la 'exjueza', en un intento de desacreditarla. Lejos de enzarzarse en una pelea, Carmena, preguntada por el asunto mientras mantenía un encuentro ciudadano, se limitó a replicar: "Siento pena. Yo nunca voy a hacer eso".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.