www.madridiario.es
Felipe VI el día de su proclamación.
Ampliar
Felipe VI el día de su proclamación. (Foto: Kike Rincón)

Premio hombre del año y madrileño ilustre: Felipe VI, un rey para un tiempo nuevo

La Corona ha sido, quizá, el símbolo más claro del cambio de ciclo generalizado al que estamos asistiendo en los últimos años. Después de que Juan Carlos I se hiciera a un lado para dar paso a su hijo, Felipe VI accedió al trono con el compromiso de adaptar la institución a los nuevos tiempos. Después de 46 años entregado en cuerpo y alma a la preparación de sus futuras responsabilidades, por fin había llegado su momento. El jurado de los XIII Premios Madrid, que organiza Madridiario, no ha dudado en considerarle "madrileño ilustre" y "hombre del año". El rey ha agradecido la distinción.

Sus detractores le apodaban 'el preparao', pero, lejos de quedarse en una broma, los abanderados de Felipe VI adoptaron ese calificativo para ensalzar lo que consideran su mayor activo: el bagaje de años y años dedicados en exclusiva a entrenarse para el oficio que estaba destinado a desempeñar algún día. Licenciado en Derecho, máster en Relaciones Internacionales y políglota --habla inglés, francés y catalán--, su formación militar y sus viajes por España y Latinoamérica le han convertido en el rey más formado que jamás haya accedido al trono en nuestro país.

Cuando pronunció su discurso de proclamación, Felipe VI no hacía más que asumir de forma definitiva unas responsabilidades con las que ya estaba más que familiarizado. Y es que su condición de príncipe de Asturias ya le había brindado la oportunidad de ejercer labores de representación de la Corona tanto dentro como fuera de nuestro país. Desde hacía años se ocupaba de asistir en nombre de la Casa Real a las tomas de posesión de los presidentes iberoamericanos y, además de mantener su propia agenda --tan intensa que varias veces superó a su padre en número de actos oficiales anuales--, en los últimos tiempos sustituía directamente a su padre durante sus convalecencias. "Toda mi vida ha estado dirigida a eso", confirmó, meses antes de acceder al trono, el propio rey en conversaciones con un periodista.

Sus apariciones públicas, cada vez más numerosas, se convirtieron en parte del día a día informativo hasta su proclamación como rey. Esta llegó casi por sorpresa, pocos días después de que un sereno Juan Carlos I se dirigiera a los españoles para comunicarles su abdicación en favor del príncipe de Asturias. El 'rey padre' ya se ocupó entonces en señalar como motivo de su decisión el relevo generacional: "Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías", dijo en su discurso. Pero el cambio en la monarquía no ha sido solo una cuestión de edad; ni siquiera de modernidad. Felipe VI ha llegado dispuesto a demostrar que tiene su propio estilo a la hora de hacer las cosas. Acostumbrados a la famosa 'campechanía' del monarca saliente, al nuevo rey, a sus 46 años, no se le conoce ni una sola salida del guión digna de mención. Ni siquiera la polvareda que levantó su compromiso con la periodista Letizia Ortiz suponía más que una adecuación razonable de la Corona a los nuevos tiempos.

A punto de cumplir su primer año de reinado, a Felipe VI le ha dado tiempo, sin embargo, a llevar a cabo varias reformas sin hacer ruido: se bajó el sueldo un 20 por ciento nada más llegar al trono; pidió que la Casa Real se incorporase, junto al resto de las instituciones del Estado, a la nueva Ley de Transparencia; ha promovido la retirada de símbolos religiosos de los actos oficiales; y se preocupa de mantener, en la medida de lo posible, alejadas a la jovencísima princesa de Asturias, Leonor, y a su hermana Sofía del bullicio de la actividad pública de la Corona. Además, desde su llegada al despacho que ocupaba su padre se ha preocupado, con sutiles gestos, de dejar patente su vocación de modernidad y su voluntad de adaptarse a los nuevos tiempos. No en vano colocó un retrato de Carlos III sobre su mesa de trabajo, un rey que, aunque perteneciente a la época del despotismo ilustrado, destacó por su espíritu reformista.

La casualidad ha querido que padre e hijo se sucedan también en el protagonismo de la entrega de los Premios Madrid. En la gala de 2014 don Juan Carlos se convirtió en el principal tema de conversación, ya que anunció su abdicación el 2 de junio, el mismo día que se entregaban los premios; y este año, el jurado de los premios ha concedido a Felipe VI el premio como Hombre del Año y Madrileño Ilustre. El rey ya ha agradecido la distinción con "un saludo muy cordial, con el deseo de que la entrega de premios se celebre con toda solemnidad y brillantez", aunque no podrá asistir a la gala por motivos de agenda. No obstante, el jurado está pendiente de que Zarzuela fije una fecha para ser recibido en audiencia por Felipe VI.

Más información:

Perfil: Felipe VI, nuevo rey de España | Felipe VI recorre las calles de Madrid

Felipe VI, José Sacristán y Consuelo Madrigal, entre los galardonados con los XIII Premios Madrid | Consuelo Madrigal, premio a la Mujer del Año: "La justicia llega incluso para los casos más complicados" | Leticia Moreno, premio Madrid a la Proyección Artística: "La música es una religión y nosotros somos sus sacerdotes" | Luis Cobos, premio Iniciativa Cultural: "Madrid tendría que convertirse en la ciudad de la música" | Premio Madrid Iniciativa Sanitaria para los 'héroes' del ébola | Banco de Alimentos: el supermercado benéfico más grande de Madrid | Premio Iniciativa Educativa: Escuelas con pasado volcadas en la innovación |Premio I+D+I: Bultaco desarrolla motos eléctricas con tecnología 'made in Madrid'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.