www.madridiario.es
Traductores de braille

Traductores de braille

domingo 18 de mayo de 2008, 00:00h
Actividades como la lectura de un libro, de una revista o de una página web no serían posibles para los ciegos si no dispusieran de un método alternativo de lectura y escritura como es el braille. La Fundación ONCE imparte cursos de transcripción a este sistema.
“Queremos formar a personas para que puedan ocupar el puesto de transcriptor de Braille”, explica David Alonso, técnico de intermediación laboral de Fundosa Social Consulting (FSC), una sociedad instrumental de la Fundación ONCE. “Nosotros no nos anunciamos, sino que son las personas las que acuden a nosotros para buscar trabajo. Son muchos los discapacitados que nos piden ayuda para encontrar un empleo. Para este curso hemos escogido a nueve personas, todas ellas con un nivel cultural alto. Todos son licenciados”, añade Alonso.

Los estudiantes, todos ellos inscritos a la bolsa de empleo de Fundosa Social Consulting, recibirán 150 horas lectivas sobre sistema braille, Windows y Word para transcriptores de braille, QuickBraille e integración, y análisis, adaptación y transcripción de textos al sistema braille.

El curso, que termina el 2 de junio, se divide en dos partes: una teórica y otra práctica. La primera se imparte los lunes, miércoles y viernes y la segunda los martes y jueves. “Nos gusta más la parte práctica, la que aplicamos en el ordenador con el sistema QuickBraille, porque nos parece que es el cúmulo de conocimientos más necesario para el trabajo que desempeñaremos después”, explica Fernando García-Loygorri, de 49 años y alumno del curso.

Este taller se enmarca dentro del Programa Operativo Lucha contra la Discriminación que está desarrollando la Fundación ONCE con la cofinanciación del Fondo Social Europeo, y por el que se pretende incrementar la integración laboral de las personas con discapacidad.

“Este curso está destinado a un trabajo muy específico. La empresa Transcripciones Braille y Sonora (TDS) es la que nos está demandando  nuevos trabajadores. Nosotros nos encargamos de formarles, pero no todos accederán al mercado de trabajo, primero tienen que aprobar y luego los aptos tendrán que ir a la empresa y será TDS quien haga el proceso de selección final”, declara Alonso.

Este curso, que se imparte en la calle de Bernardino Obregón, número 26 de la capital, proporciona a los alumnos los conocimientos y destrezas profesionales necesarias para transcribir cualquier tipo de libro o escrito al sistema braille.

“Lo primero que les enseño es la signografía básica, o sea, el alfabeto braille, que se compone de seis puntos, y ellos tienen que memorizarlo. Pero el que aprendan a transcribir no es lo más importante para mí. Si solo quisiéramos transcribir utilizaríamos una máquina, un ordenador. Ellos tienen que interpretar los textos y luego transcribirlos para que las personas invidentes entiendan no solo los textos o las palabras que contenga ese libro, sino los gráficos, los dibujos, las fotografías o las tablas estadísticas que aparezcan en él”, asegura Fernando Lorente, profesor del curso y miembro de la Comisión Braille Española.

La bolsa de empleo de Fundosa Social Consulting registró en 2006 un total de 16.635 demandantes de empleo, gestionó 426 contratos de trabajo y organizó 29 cursos de formación ocupacional que sumaron 8.956 horas y a los que asistieron 238 alumnos.

“Además de encontrar trabajo, lo que me importa es que mi labor consiste en ayudar a las personas ciegas a leer, a estar conectadas con el mundo. Hay muchas cosas que transcribir, por ejemplo libros de lectura, libros de texto para niños o universitarios o incluso partituras de música. Lo importante, para poder ayudarles, es cambiar el chip. Cuando cogemos un libro, lo vemos como un todo, vemos el título, las ilustraciones de la portada, quién lo ha escrito, y todo con un simple golpe de vista. En cambio, ellos tienen que ir de una parte al todo, es decir, hay que explicarles paso a paso y por medio de una buena transcripción cuáles son las ilustraciones de la portada, cuál es el título del libro y si tiene o no subtítulo, quién lo ha escrito, la editorial... Una vez que has cogido esa idea, que te has puesto en su lugar y has comprendido cómo tienes que trabajar, es mucho más fácil”, explica García-Loygorri.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios