www.madridiario.es
Uno de los espectáculos del tablao flamenco.
Ampliar
Uno de los espectáculos del tablao flamenco. (Foto: Corral de la Morería)

Los tablaos recuperan el aliento: "El flamenco es parte de la identidad cultural"

Madrid, capital del flamenco

domingo 25 de septiembre de 2022, 08:00h

La pandemia situó al mundo de la Cultura en una encrucijada que tardó en ver la luz al final del túnel. Un panorama desalentador que alcanzó también a los tablaos flamencos. Casi un 40 por ciento de las sala desaparecieron a nivel nacional y un tercio cerraron sus puertas en Madrid. "Era inviable mantener abiertas algunas de las salas desde el punto de vista económico", relata Juan Manuel del Rey, presidente de la Asociación Nacional de Tablaos Flamencos y dueño de Corral de la Morería, el tablao más famoso de Madrid y referente de un sector en la ciudad.

La administración ha decidido impulsar una estrategia que suponga convertir a la región en la Capital Mundial del Flamenco. Hace unas semanas, el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) publicaba que se realizará a través del desarrollo y posicionamiento de la marca ‘Tablaos flamencos in Greater Madrid’, donde se pondrá en valor la oferta turística a través de la plataforma digital de la promoción internacional de la misma. De esta forma, la consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad de Madrid busca posicionar a la región como destino para los turistas que se sientan interesados por su oferta cultural. Y en este empeño entra el flamenco, reconocido como Patrimonio Cultural Inmaterial Mundial por la UNESCO el 16 de noviembre de 2010. "El flamenco es una parte indispensable de la identidad cultural del país y más en Madrid. Aquí se crearon los tablaos y después se replicaron en el resto de España", concreta del Rey.

Un recurso que se ha convertido en la seña de identidad en la capital y más desde que en julio de 2020 fueron declarados Bien de Interés General. La crisis sanitaria provocada por la Covid-19 acarreó una importante pérdida económica en las arcas de los tablaos y con este nombramiento tuvieron acceso a una serie de medidas extraordinarias para garantizar su viabilidad. Aún así, los peores pronósticos se cumplieron y cerraron dos emblemáticos, el Café de Chinitas y Casa Patas, de la veintena de tablaos que se ubican en Madrid. Un año más tarde, Chinitas solicitó el concurso de acreedores y su escenario volvió a recoger el cante jondo de artistas como José Mercé o Enrique Morente bajo el nombre de Tablao de la Villa.

Algo parecido le sucedió a Villa Rosa, ubicado en la madrileña Plaza Santa Ana y con más de cien años de trayectoria. Después de un siglo de vida y de ver amenazada su continuidad por la crisis, un nuevo impulsor rescató del abismo a este tablao. Pero a principios de agosto, este emblemático espacio se vio obligado a cambiar de nombre ya que el anterior arrendatario del local decidió registrarlo a pesar de la notoriedad del inmueble.

"Al cerrar las salas, se acaba el flamenco el vivo"

Y para encontrar el mejor nombre se organizó un concurso público. "Me llevé una sorpresa porque se superaron todas las expectativas con la participación de más de 4.000 personas, que quisieron sumarse a la iniciativa de proponer un nombre", cuenta Ivana Portolés, propietaria de este templo del flamenco que, desde hace unas semanas, se conoce como Tablao Flamenco 1911. Este fue el nombre seleccionado que recoge la esencia de un espacio con una historia centenaria. Una aficionada al flamenco, de nombre Josephine, fue la primera persona que propuso el nombre y es la ganadora de los 6.000 euros del premio, aunque asegura Portolés que todavía no ha podido ser localizada: "Esperamos encontrarla".

Tablao Flamenco 1911

Es una de las salas de flamenco más antiguas del mundo a la que han acudido políticos, aristócratas y artistas. Allí se reunían para escuchar a los mejores cantaores, bailaores y guitarristas. Su fachada de azulejos pintados por Alfonso Romero Mesa es quizás lo que más distingue a este lugar. Aunque la decoración interior con las paredes cubiertas de mosaicos también recoge la admiración de quienes pasan por allí. "No pienso tapar ni cambiar los azulejos de la fachada porque además están protegidos por Patrimonio", explica su propietaria. Peculiaridades las que esconde este tablao, como los pasadizos secretos por los que se desplazaba Alfonso XIII para entrar al tablao sin ser visto: "También hay arcos tapiados y dobles paredes. Estamos trabajando con un restaurador y creo que cuando empecemos puede aparecer cualquier cosa".

Tablao CardamomoEl mítico tablao se encuentra ahora en proceso de cambio administrativo aunque Portolés reconoce que, en ocasiones, es complicado no referirse a su escenario como Villa Rosa, después de tantos años. Pero lo importante es que ha regresado a la cartelera flamenca de la capital y lo ha hecho de la mano de una mujer que ya sabe reconducir la gestión de un tablao. Ivana es también directora de otro local flamenco, el Cardamomo. "Ha tenido que venir la pandemia para que nos demos cuenta de la importancia del flamenco", reconoce. Y eso que este local no fue el que más sufrió las consecuencias de la pandemia: "Cerró de los últimos y abrimos los primeros recuperando las cifras de visitas de antes del Covid". Una apertura, reconoce su propietaria, que se adelantó para poder "dar trabajo a los artistas".

"En Madrid crearon los tablaos y después se replicaron en el resto de España"

El 95 por ciento de los artistas profesionales de flamenco obtiene la mayor parte de sus ingresos de sus actuaciones en los tablaos, por lo que durante el cierre vieron asfixiada su economía. "Al cerrar las salas, se acaba el flamenco el vivo y eso no se puede permitir", señala Juan Manuel del Rey, presidente de la Asociación de Tablaos Flamencos. Y eso que, pese a la crisis que vivió el sector, no se puede quejar de la evolución de su tablao, el Corral de la Morería, creado en 1956 y del que tomó el relevo cuando falleció su padre. Cerrado durante 14 meses con motivo de la pandemia, por su escenario han pasado todos los grandes, desde Antonio Gades, La Chunga, Fosforito, María Albaicín, Lucero Tena, Diego el Cigala y José Mercé, entre otros.

Considerado por muchos como la catedral del arte flamenco en España, en la actualidad dispone de su propio cuadro de bailaores, guitarras y cantaores. Y la repercusión traspasa las fronteras. Hasta allí se han desplazados actores y actrices míticas como Gary Cooper, Rita Hayworth o Charlton Heston, y se han dejado ver políticos y presidentes como George Bush, Richard Nixon, John F. Kennedy, Henry Kissinger, Carlos Menem y grandes artistas como Pablo Picasso y Salvador Dalí.

Además, este establecimiento cuenta con dos espacios gastronómicos: Restaurante Tablao y Restaurante Corral de la Morería. El chef David García sigue al frente de esta propuesta culinaria que se ha convertido en el mejor aliado a los espectáculos flamencos. Así, en 2019 se hizo con una estrella Michelín que ha conseguido revalidar en la edición de 2021 y el Premio Nacional de gastronomía que le fue otorgado en 2018.

Uno de los platos de la apuesta gastronómicadel Corral de la MoreríaUna apuesta gastronómica que siempre estuvo en el ADN de este tablao. Su fundador siempre quiso una cocina de calidad "a la altura de los artistas que pasaban por allí con caviar, langosta y solomillo". Juan Manuel del Rey recuerda que en aquel momento, el flamenco "no tenía nada de glamour" y este espacio consiguió "ofrecer a los artistas la categoría que se merecían, con un trabajo estable".

Las propuestas cocinadas a fuego lento en el Corral de la Morería quizás ayudaron a transitar con algo más de aire en los momentos álgidos de la pandemia. Su situación "fue otra", reconoce Del Rey y cuando abrieron, después de tantos meses, recuperaron las visitas: "Aquí se vive el flamenco en su esencia más auténtica".

Una esencia que esperan, los impulsores del flamenco, que camine en la dirección correcta. De momento, ideas y proyectos no faltan. Desde la Asociación Nacional de Tablaos quieren que los colegios pasen por los tablaos: "Por las mañanas para que los más pequeños, igual que va a musicales, teatro y museos, vengan a conectar con lo que es una parte muy importante de la cultura de este país"

Otros tablaos en Madrid

Torres Bermejas

Tablao Trres Bermejas

Torres Bermejas fue fundado en 1949 bajo el nombre La Taberna Gitana, uno de los primeros tablaos que hubo en Madrid. Tuvo sus mejores momentos en los años 1956-7 bajo la dirección del famoso cantaor Mariano Sevilla. Lamentable, el tablao tuvo que cerrar sus puertas en 1958. Después de dos años de reformas, abrió de nuevo sus puertas en 1960 con el nombre actual.

Durante sus primeros años reunió grandes artistas de flamenco como El Güito, Mario Maya, Fosforito, el Niño Ricardo, Chato de la Isla y Manolo Caracol. Y es el único tablao en Madrid en el que cantó Camarón de la Isla.

Ubicado en pleno centro de Madrid ofrece espectáculos incluyendo opciones para bebidas y varios menús fijos de recetas vanguardistas y tradicionales de cocina española. La decoración del local es una reproducción de las salas de la Alhambra de Granada.

La Carmela

Tablao La Carmela

Ubicado en las antiguas carboneras de la Taberna 'La Carmela', por este espacio han pasado artistas reconocidos mundialmente de la talla de Remedios Amaya, Farru, Antonio Canales, Karyme Amaya, Belén López, El Carpeta, Juan Andrés Maya y La Lupi, entre otros.

El edificio fue el antiguo convento de la Victoria, derruido en 1836 después de la Guerra de la Independencia. Está dirigido por el bailaor granadino Juan Andrés Maya, y por Raquel Martos Maroto.

Tablao Flamenco Café Ziryab

Este tablao, situado en el barrio de Acacias, es un espacio de referencia para los aficionados al mundo del flamenco. Con una decoración sencilla y cuidada, Café Ziryab acoge espectáculos originales e innovadores, así como cuadros flamencos de corte más clásico, además de recitales de cante y toque. También cuenta con la posiblidad de asistir a clases de flamenco y con un espectáculo didáctico en el que se puede dialogar con los artistas para conocer mejor este arte.

Para completar la velada, Café Ziryab ofrece la posibilidad de tomar algo mientras se disfruta del espectáculo. La carta incluye raciones de jamón, salmorejo o mojama y tablas de quesos.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios