www.madridiario.es

Un buen currículo (educativo) para un buen Currículum (Vitae)

viernes 24 de junio de 2022, 10:56h

La educación es la mejor escalera social, la que hace posible que cualquier alumno, con o sin recursos, pueda alcanzar los más altos grados de reconocimiento académico. Por eso, la defensa del trabajo y del esfuerzo, el reconocimiento del mérito, deben ser la seña de identidad de una educación de calidad.

Precisamente, por ese motivo, la política de regalar títulos para alcanzar una tasa del 100% de titulados en Educación Secundaria Obligatoria no busca sino maquillar las cifras de fracaso escolar sin abordar el problema de fondo. Regalar títulos es igualar los resultados -un mismo título para todos, hayan adquirido conocimientos o no- sin igualar las oportunidades.

Como desde el Partido Popular llevamos meses denunciando, la LOMLOE -más conocida como Ley Celaá- y sus desarrollos normativos posteriores son un verdadero ataque a la calidad educativa. Acaba con el reconocimiento al esfuerzo y al mérito y, por tanto, con la igualdad de oportunidades para todos los alumnos al promocionar de curso sin límite de suspensos, al permitir titular Bachillerato con una materia pendiente, al renunciar a las notas numéricas o al suprimir las menciones de honor en las calificaciones.

Los currículos educativos del Gobierno PSOE-Podemos renuncian a los contenidos en favor de la ideología para abocar al adoctrinamiento, reducen los contenidos y empobrecen la formación. Y esta última deficiente cierra las puertas del mercado laboral.

En Primaria se prescinde de los números romanos, la regla de tres y los dictados. ¡¿Hay acaso algún cálculo matemático más útil que la regla de tres para resolver problemas de proporcionalidad entre tres valores conocidos y una incógnita?! ¿Hay alguien que pueda asegurar no utilizarlo con tanta frecuencia como para no haber olvidado nunca, desde la escuela, cómo se calcula?

En Secundaria, los currículos de Pedro Sánchez suprimen la materia de Filosofía como optativa del Estado en 4º de ESO y rompen con la sucesión de hechos cronológicos en Historia. ¿Acaso puede entenderse la Generación del 27 sin conocer la figura de Luis de Góngora y el Siglo de Oro de las letras españolas?

La ideología se manosea en los centenares de páginas en los que el Ministerio de Educación y FP recoge los contenidos básicos de las enseñanzas mínimas. Así, la competencia específica 10 del currículo de Lengua castellana y Literatura de ESO contempla “poner las prácticas comunicativas al servicio de la convivencia democrática, la resolución dialogada de los conflictos y la igualdad de derechos de todas las personas, utilizando un lenguaje no discriminatorio y desterrando los abusos de poder a través de la palabra para favorecer un uso no solo eficaz sino también ético y democrático del lenguaje”. Francamente, como profesora de esta materia, jamás se me habría ocurrido poner prácticas comunicativas al servicio del fascismo, tampoco del comunismo. Mi labor consiste en formar hoy alumnos competentes que serán mañana ciudadanos de pleno derecho y críticos con la sociedad que les rodea.

En Bachillerato, la Real Academia de la Historia ha calificado su materia de sesgada de exceso de “presentismo” y la Real Academia de Física califica de “desastre” los contenidos sobre la teoría de la relatividad de Einstein. Las Reales Academias, no el Partido Popular.

Eso sí, se trufan todos los currículos con menciones a ecodependencia, ecofeminismo, ecosocial… y todo desde una perspectiva de género y socioafectiva, como quiere el Gobierno las matemáticas.

Lorena Heras

Diputada del Partido Popular en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios