www.madridiario.es

“Saco un papelillo…”

martes 17 de mayo de 2022, 14:30h

Famosa canción de SKA-P en la que hablan de las “maravillas” de la legalización de la marihuana. Ahora Más Madrid (o Más Madrida/e, por eso de ser inclusivos) ha decidido que los problemas de la juventud se solucionan con un canuto.

Los jóvenes nos enfrentamos a un desempleo del 29,6% en España, somos el país con peores datos de la eurozona, pero todo esto se puede solucionar a base de intentar “atontar” a la sociedad. El bono de vivienda de 250€, si te he visto, no me acuerdo. Los problemas reales a los que nos enfrentamos, olvidados.

No somos prioridad para este Gobierno, o DESgobierno. Y es que solo llaman a los jóvenes cuando tienen que llenar un acto, hacer un programita electoral o darles una pequeña limosna que han quitado previamente con intereses a sus padres.

Por si fuera poco, además se enfrentan a una falta de libertad en sus propias universidades. Esa cuna del conocimiento, lugar de reflexión y de exposición de diversas ideas, se está convirtiendo en un lugar de pensamiento único. Y, ojo, eso es muy peligroso porque sus mantras al final se vuelven en su contra. Llamarse feministas y negar un acto a una mujer, es machista. Llamarse adalides de la libertad y prohibir una charla, no es compatible. Llamarse ecologistas y pintar con grafitis todas las paredes de la Universidad, no es normal.

La semana pasada acompañábamos a Libertad Sin Ira, asociación de la UCM, a llevar a cabo una charla pacífica sobre la libertad de expresión en la Universidad. Nos cancelaron el acto por no querer “generar altercados”. Eso sí, que nos ataquen a nosotros o nos insulten, eso no pasa nada. Hay chavales dando la cara por la libertad en los lugares más sectarios de nuestro país: S’ha Acabat, en Cataluña, contra una Generalidad inquisidora; o Libertad Sin Ira, en Somosaguas. Y nombro estas dos por ser referentes de esa libertad que está clamando la juventud en nuestro país. Libertad para expresarse, para mejorar el sistema universitario, no para emborracharse o anestesiarse, esto es lo que quiere la izquierda. Cuanto más anestesiados se encuentren los chavales, mejor.

Lo que no se han dado cuenta es que la libertad es el “polen” más adictivo, porque lo damos por garantizado, por hecho, y nada más lejos de la realidad. Para conseguir nuestra “dosis” nos está tocando pelear hasta las últimas consecuencias, por eso existen asociaciones que promueven la libertad en la Universidad.

Así que el tema de la droga era lo que nos faltaba para andar tocando la pandereta. Como si todos los problemas se solucionasen quemando un papelito relleno de “verde”, como si la vida así fuese más “don’t worry, be happy”. La verdad, la vida es algo más complicada que eso, por eso Ayuso propone medidas reales como: el Plan VIVE, el plan Alquila Joven, el plan Mi primera vivienda, el plan de ayudas a la maternidad… Vamos, de eso que necesitan los jóvenes. Y, además, acompañado de ser la potencia económica del país y con mayor tasa de creación de empleo.

¿Y luego se pregunta la izquierda por qué pierde con los jóvenes? Quizás deberían dejar su utopía de “sacar un papelillo y la china para el canuto de hachís” y centrarse en trabajar en las políticas que necesitan los jóvenes: empleo, vivienda y libertad.

Elisa Vigil

Diputada del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios