www.madridiario.es
Obras en el sector Cristo de Rivas
Ampliar
Obras en el sector Cristo de Rivas (Foto: William Criollo)

En duda, la legalidad de la suspensión de licencias de construcción en el Cristo de Rivas

Un frenazo en el desarrollo urbanístico de Rivas

Por Teresa Aísa Gasca
jueves 19 de agosto de 2021, 07:36h

A finales de julio, en el último Pleno celebrado en Rivas-Vaciamadrid, el Consistorio aprobó (con los votos del PP en contra), la suspensión de manera cautelar de todas las licencias de construcción de viviendas -así como las tramitaciones urbanísticas- en el sector denominado Cristo de Rivas por un periodo de un año prorrogable a dos.

“Izquierda Unida lleva gobernando 30 años en Rivas-Vaciamadrid, en ocasiones con el PSOE, por lo que son los únicos responsables de la política urbanística del municipio y de la falta de previsión de dotaciones, que tiene que ir por delante de la construcción de viviendas”, denuncia a Madridiario Janette Novo, concejal ripense del Partido Popular.

La decisión responde a la necesidad de reorganizar la zona, explica a Madridiario el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, quien hace hincapié en que desde el Ayuntamiento no van a permitir que ninguna zona de su municipio se asemeje a “otras de los grandes desarrollos de Madrid”, donde la “carencia” de recursos sociales marca la calidad de vida de los vecinos.

“El barrio de La Luna, como también llamamos al espacio del Cristo de Rivas, es una zona de nuevos desarrollos desde hace diez años, pero que todavía tiene problemas de urbanización”, señala del Cura a este diario antes de enumerar las carencias del lugar, en el que actualmente viven en torno a 15.000 personas.

“Hay que desmantelar una subestación eléctrica, donde viven vecinos a 50 metros; debemos solucionar una parte del terreno para el nuevo acceso a la M-50; modificar un gasoducto; soterrar y adecuar unos estanques para tormentas; se tiene que realizar el cambio de lindes con Madrid, específicamente en la zona de la Cañada Real; en la zona encontramos calles que están incluso sin terminar, con todo lo que eso conlleva...”, dice el alcalde.

A todo esto, apunta Del Cura, se le suma “una altísima demanda de viviendas, en especial de gente y familias jóvenes que tienen la idea de hacer su vida en el municipio”. Por eso, precisamente, asegura que es una zona muy “tensionada” tanto en términos de tráfico como de densidad de población. En este sentido, además, explica que “hace un año tuvimos que hacer un parón temporal” ocasionado porque “la Comunidad de Madrid no construye centros educativos en esta zona y ahora mismo hay gente que vive en el barrio y que no tiene plaza para llevar a sus hijos al colegio”.

“Por todo ello, y como se trata de una competencia municipal, hablé con el resto de portavoces de la necesidad repensar la zona y todos entendieron perfectamente que había que parar y reorganizar el sector”, indica el regidor, que añade que, a excepción de los miembros del Partido Popular, todos estaban de acuerdo “en suspender temporalmente la concesión de licencias de construcción de viviendas en la zona”.

Paralización parcial

Desde el punto de vista de los populares, que coinciden en que la zona requiere de hacer “una serie de actuaciones” como las mencionadas por el propio alcalde, no contemplan adecuado que para ello se tenga que “paralizar por completo una serie de licencias que están solicitadas desde hace más de un año”. Más cuando, dice Novo, “el Consistorio tiene un periodo de tres meses para responder a dichas solicitudes”.

“Existen muchas afecciones que modificar, pero eso no significa que se tengan que paralizar todas las obras del sector”, explica la concejal popular, que aboga por llevar a cabo esa transformación de otra manera. “Tanto la constructora como nosotros creemos que se puede reestructurar y reordenar la zona paralizando de manera parcial la actividad. Aquellas licencias que ya están pedidas desde hace un año, que se solicitaron antes de que se tomara la decisión y de las cuales la empresa ya ha cobrado hasta la señalización a algunos compradores, hay que dejarlas que sigan su curso normal”, incide.

“La solución ahora no puede ser suspender la concesión de licencias de construcción en todo el Sector Cristo de Rivas cuando hay licencias solicitadas desde el 21/09/2020 (Lirios I, Lirios II y Moreras) y desde el 12/02/2021 (Parcela RUL 11.61.2)”, subraya Novo a este diario, que reincide en la idea de que “el plazo para resolver estos expedientes es de tres meses, por lo que consideramos que la suspensión no puede afectar a proyectos para los que ya se hubieran solicitado licencias y hubiera transcurrido el plazo legal establecido para resolverlos”.

En este punto, Novo señala que “esta suspensión con quien se tiene que consensuar y dialogar, más que con los partidos políticos con representación municipal, es con la Junta de Compensación, quien urbaniza todo el Sector Cristo de Rivas”. El compromiso con Rivas de dicha entidad, defiende la popular, “está fuera de toda duda, como lo ha demostrado durante los años que lleva trabajando en el municipio, cediendo suelo de su propiedad y colaborando activamente en la solución de los problemas de los vecinos, como lo hizo durante la borrasca Filomena”.

Así, recalca que Jarama Desarrollos Inmobiliarios S.L., constructora encargada de la zona, “ha hecho aportaciones tan importantes al municipio como la cesión de 100 hectáreas para parque y otras parcelas para equipamientos y otros usos del municipio, el pago de cesiones urbanísticas por más de 30 millones de euros, actuaciones en Cañada Real por cuenta del Ayuntamiento y la contratación de la empresa municipal de servicios Rivamadrid para el ajardinamiento”, entre otras cuestiones.

El también edil popular Francisco Gallardo, quien además es Secretario General de la formación política en Rivas, señaló durante el Pleno su preocupación por la pérdida de puestos de trabajo que esta decisión traerá consigo y por la disminución de ingresos en las arcas municipales al dejar de percibirse impuestos como el ICIO y otras tasas urbanísticas. “Les damos un voto de confianza. Nuestro voto es un 'no', pero es un 'no' condicionado a que traigan ustedes una propuesta firme y sólida que ofrezca una mejor solución, dialogada con la urbanizadora”, dijo Gallardo.

Al respecto, el alcalde de Rivas indica a Madridiario que “no me consta que haya ninguna pérdida de empleo consecuencia de nuestra decisión. De hecho, las empresas que trabajar en esta zona sé que también están presentes en otras obras y además hemos dado algunas licencias a propietarios de suelo para garantizar su desarrollo”.

Sospechas de ilegalidad

Así, Janette Novo asegura a Madridiario que “la constructora comprende” que la zona tiene que reorganizarse y repensarse, pero ven con “enorme preocupación” la decisión del Ayuntamiento. En una misiva enviada a la portavoz popular de Rivas-Vaciamadrid por Jarama Desarrollos Inmobiliarios S.L., constructora de la zona, expresa que “una resolución en el Pleno de esa naturaleza no solo afecta directamente a nuestro grupo empresarial y a los derechos que nos asisten, sino también a los intereses de la ciudad y de los cientos de vecinos y familias a los que se podría perjudicar gravemente”.

Como señalan en la carta, a la que ha tenido acceso este digital, la empresa cuenta con un “informe jurídico emitido al respecto por el despacho Uría Menéndez” en el que se expone que las licencias “no se pueden ver afectadas por la suspensión aquellos proyectos cuya implantación se prevea fuera de las zonas sujetas a reconsideración de la ordenación”.

Asimismo, desde la empresa alegan que “los suelos para los que se ha identificado la necesidad de reformular la ordenación (y, por tanto, el territorio que se prevé que abarcará el futuro Plan) son los ubicados al norte, por lo que la modificación del planeamiento afectaría a los mismos, y no al conjunto del Sector, siendo injustificado e incongruente y, por lo tanto, en definitiva, ilegal, hacer extensiva la suspensión a todos los suelos del Sector”.

Pero es que, por otro lado, “según el referido informe jurídico, tampoco se pueden ver afectadas por la suspensión de licencias que se pudieran acordar aquellos proyectos para los que se hubieran solicitado licencias y hubieran transcurrido, en la fecha en que tenga efectos el acuerdo de suspensión, los plazos legales para resolver el expediente (3 meses)”, expresan desde Jarama Desarrollos Inmobiliarios S.L.

Por todo ello, desde la empresa señalan ya haber “solicitado formalmente al Alcalde la paralización de la citada Providencia”, al considerar que “toda vez que una medida, como la suspensión cautelar de la concesión de licencias, podría causar perjuicios irreparables para múltiples interesados a los que, por otro lado, no se ha dado audiencia, con unas consecuencias desconocidas e indeseables para todos”.

Como subraya además el mencionado informe jurídico, “la adopción de un acuerdo de suspensión de licencias que afectara injustificadamente a la totalidad del Sector sería contraria a Derecho, (…) pudiendo derivarse responsabilidades (civiles o incluso penales) para los miembros de la Corporación que actuaron en la toma de la decisión con dolo o negligencia grave”. En este punto, la constructora sentencia que “el compromiso de nuestra empresa con la ciudad de Rivas a lo largo de estos años ha sido incuestionable y nuestro deseo, pero también nuestra voluntad decidida, es seguir trabajando para el progreso de la ciudad y de sus vecinos”.

“Rivas no puede ser como otro de los grandes desarrollos de Madrid”

Lo que el Ayuntamiento quiere, expresa Del Cura, es “hacer menos viviendas y tener más actividad económica”, pasando por “hacer un polígono de industria limpia en vez de fomentar tanta densidad de población”. Hay que repensar un poco esa zona, señala el regidor, porque el Consistorio no quiere “que la zona acabe como otros desarrollos de Madrid donde en poco tiempo vive mucha gente pero no hay dotaciones, servicios y por no haber no hay ni árboles”.

“Antes de que eso ocurra tenemos que intervenir y la única manera de hacerlo sin que sigan creándose viviendas es hacer una paralización temporal que nos garantice que se termina la urbanización de la zona”, alega al tiempo que señala que “la gente que venga a vivir a Rivas tiene derecho a contar con los mismos servicios, recursos y calidad de vida que los que ya viven aquí, sin que eso signifique que últimos puedan ver deteriorados los que ya tienen”.

El desarrollo urbanístico en Madrid es para el alcalde “brutal, una barbaridad”, en especial en “todo el Sureste madrileño”. Por ese motivo, sentencia Del Cura, “el hecho de que Rivas pare un poco para repensar su modelo de ciudad y prepararse de cara a los nuevos retos y desafíos urbanísticos es bueno”. Así, defiende que el Consistorio ripense quiere “transformar, reformar y planificar la ciudad, pero lo queremos hacer con los vecinos” y sin dejar “el futuro del municipio dependiente del legítimo interés de unos constructores por por vender casas y hacer caja”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios