www.madridiario.es
Instalación masiva de antenas 5G en Leganés Norte
Ampliar
Instalación masiva de antenas 5G en Leganés Norte (Foto: Gustavo Guzmán Castillo)

La instalación de una cuarta antena 5G reaviva la preocupación entre los vecinos de Leganés

lunes 24 de mayo de 2021, 07:38h

La instalación de una cuarta antena de telefonía 5G ha reavivado las quejas y denuncias entre los vecinos de Leganés. Desde hace años, los colectivos vecinales de la localidad reivindican frenar la proliferación “masiva” de estas instalaciones situadas en la azotea del edificio María Moliner 14 (Leganés Norte). “Hay ya tres gigantes, de tonelada y media cada una, y ahora de repente nos enteramos que quieren poner una más en el mismo sitio sin tener en cuenta nuestras reclamaciones”, cuenta a Madridiario uno de los portavoces de la Plataforma Vecinal 5G, Gustavo Guzmán Castillo.

A pesar de que la Plataforma surgió hace apenas un año, al calor de la comisión de antenas de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos, ciudadanos del barrio llevan luchando mucho tiempo por conseguir un estudio técnico y científico de esta nueva tecnología desde que se colocó la primera de las antenas. Una batalla que “no sirve de nada” y esto, les indigna. “Esta concentración nos preocupa muchísimo, es insostenible”, sostiene Gustavo. Desde la entidad se han enterado de esta noticia por medio de la publicación del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid del pasado miércoles, 19 de mayo. El portavoz de la plataforma asegura que en ningún momento se han puesto en contacto con ellos para informarles de la instalación de este nuevo dispositivo, así como tampoco lo hicieron con las anteriores.

Plataforma 5GSu preocupación se avala en informes científicos medioambientales y legales. Con todos los documentos en la mano, Gustavo y el colectivo al que pertenece se siente abandonado y se dirigen directamente al Ayuntamiento de Leganés para que tengan en cuenta sus reivindicaciones. Desde la entidad, recuerdan que las instalaciones van en contra de la Ordenanza municipal aprobada en el Pleno del 22 de noviembre de 2010.

Además, consideran que la instalación incumple la Ley 21/2013 de evaluación ambiental, “no contando con los preceptivos Informes de Evaluación de Impacto ambiental, así como no cumpliendo con el proceso de información pública y consultas que estas actuaciones conllevan”, detallan. “De esta manera ignora las recomendaciones de la Resolución 1815 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa que nos recuerda de ‘Los peligros potenciales de los campos electromagnéticos (CEM) y sus efectos en el medio ambiente’", añaden.

La “concentración de antenas” en esta azotea les preocupa también en términos de salubridad. “Una de ellas se sitúa sobre la azotea de una guardería infantil y otra frente a la residencia de mayores y los efectos que puedan producir a mediano y largo plazo pueden ser devastadores”, expone Gustavo. Desde la Plataforma también recuerdan que la mayor parte de la población que se concentra en esta zona es “gente mayor”, por lo que se considera población de riesgo ante las posibles radiaciones.

El expediente de este trámite específica que ha sido la empresa 'Axion Infraestructuras de Telecomunicaciones’ la que ha hecho la solicitud para instalar y ejercer la actividad de estación base de telecomunicaciones. Ahora, el documento se encuentra público en las oficinas de la Delegación de Urbanismo, Industrias y Patrimonio del Ayuntamiento de Leganés, en Casa del Reloj. Los vecinos que se consideren afectados tienen un plazo de 20 días para formular las alegaciones que consideren oportunas, según estipula el BOCM. Y desde la entidad no dudan en hacerlo: “Ya estamos redactando un escrito con las alegaciones pertinentes para frenar esta instalación”.

Sin competencias municipales

Por su parte, fuentes pertenecientes al Consistorio de Leganés, al que los vecinos apelan directamente, han asegurado a este diario que no cuentan con las competencias relativas a la instalación de este tipo de antenas. Según explican, la autorización depende del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

“El Ayuntamiento solo tiene constancia cuando una empresa pide licencia de obra para colocarla y en ocasiones ni eso”, afirman. No obstante, desde el Consistorio municipal llevan luchando contra estas instalaciones más de diez años, pues como señalan, en 2010 aprobaron una ordenanza municipal - a la que Plataforma 5G hace referencia - “muy estricta para evitar la instalación de antenas y nos la anularon los tribunales argumentando que no teníamos competencias”, constatan.

Sin embargo, para los miembros de la Plataforma esta respuesta es insuficiente. Según explica Gustavo, el Ayuntamiento “se comprometió a investigar y a informar de los vecinos. Independientemente de que la justicia les haya tirado la ordenanza, si la filosofía y la intención era cuidar la salud, el medio ambiente y todos los problemas que eso conlleva, debería preocuparse por una mayor investigación”, sentencia el vecino.

Él mismo fue el encargado de leer en el Pleno del Ayuntamiento la moción que presentaron al Consistorio de Leganés el pasado mes de diciembre. En ella se argumentaban los motivos científicos, medioambientales y legales con el objetivo de que el Consistorio municipal “supervise” y “vele” por la salud y seguridad de sus vecinos. Pero seguimos “sin ningún tipo de respuesta desde entonces”, asegura Gustavo.

Para el partido vecinal Unión por Leganés (ULEG) la respuesta que ofrecen desde el Ayuntamiento “es una forma de lavarse las manos, se escudan en quién puede tener la competencia más clara”, dice Carlos Delgado, portavoz de la entidad. A su juicio, el ejecutivo municipal está eludiendo responsabilidades en relación con el asunto; “Yo entiendo que un alcalde de Leganés no tiene la competencia de todo lo que pasa en la ciudad, pero sí tiene la responsabilidad de todo lo que ocurre en ella”, sentencia.

Sin embargo, y aceptando la falta de competencias, Delgado critica otros aspectos como la “falta de transparencia, pues cuando la asociación de vecinos ha pedido explicaciones, información o requisitos o no se ha dado o se ha dado de aquella manera…”, reprocha el portavoz de ULEG.

"Es una forma de lavarse las manos, se escudan en quién puede tener la competencia más clara"

Por todo lo expuesto, ULEG ha manifestado su apoyo a la formación vecinal. “Nosotros compartimos esa preocupación por una tecnología de la que a día de hoy desconocemos lo efectos que puede tener”. Secundan la petición de la asociación de vecinos para que se haga un análisis y un estudio con el objetivo de que se garantice que estas tecnologías cumplen todas las garantías de seguridad.

"El fondo buitre más grande del mundo"

Guzmán, además de portavoz, también es vecino del bloque en el que se sitúan las antenas. Conoce a la perfección la problemática desde el inicio. “Fue en 1995 cuando se llevó a cabo una negociación con la cooperativa Larcovi y el Consejo de Administración del Consejo Urbanístico 'Leganés Norte' adjudicó a esta entidad la parcela, que la adquirió el 11 de septiembre de 1996”, cuenta. Fue esta empresa la encargada de la construcción del actual edificio de viviendas, “obteniendo la calificación de inmuebles de protección oficial, en régimen especial de alquiler, en 1998. La duración de este tipo de contrato era de 30 años, y en ese momento, además, a los inquilinos se les ofreció el derecho y opción de compra de las viviendas, algo que se nos ha negado”.

Según explica a este diario, el Consorcio Urbanístico Leganés Norte acordó en 2015 el traspaso del edificio al Banco Popular Español, entidad financiera que “dio estas viviendas a la empresa Metrovasesa, de la que era accionista, para ampliar sus fondos” asegura Gumán. Esta transmisión fue aprobada finalmente por el Consejo de Administración del Consejo Urbanístico 'Leganés Norte', cuyo vicepresidente es el alcalde de la localidad, Santiago Llorente Gutiérrez, y la Comunidad de Madrid a través de la Dirección General de Vivienda y Rehabilitación.

Un año después, “el 20 de octubre de 2016 el edificio pasó a manos de Testa Residencial, que en el año 2019 fue controlada por el fondo Blackstone, el fondo buitre más grande del mundo”, denuncia el portavoz de la plataforma. Y es a partir de este momento, cuando se han sucedido las instalaciones de antenas de telefonía 5G, “sin previo aviso”.

La primera de ellas se instaló el 25 de septiembre de 2019, la segunda el 23 de diciembre de ese mismo año y la tercera el 28 de enero de 2020. Ahora, se encuentran a la espera de la “supuesta inspección medioambiental”, como la califica el miembro de la agrupación, que dará paso a la instalación de una cuarta, también en la misma azotea. Estas no son las únicas antenas instaladas en el municipio, también existen otras en el barrio de Zarzaquemada o El Carrascal.

Además, desde la entidad aseguran que no es solo una cuestión de salud y medio ambiente, el impacto urbano juega aquí un papel importante. “La infraestructura podrían dañar la estructura de los edificios, si se tiene en cuenta su peso de más de tonelada y media", han señalado.

Con todo, solicitan una moratoria que paralice de forma inmediata la implementación de esta tecnología “hasta que se obtengan los resultados del estudio y quede constatada la inocuidad de su implementación”. También piden que se activen los mecanismos legislativos necesarios para elevar una petición formal a la Comunidad de Madrid. Si no consiguen que todo esto se haga efectivo de manera urgente, “ya hemos hablado con vecinos y vecinas y nos movilizaremos” para conseguir que les escuchen.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios