www.madridiario.es

Votar y movilizarse

jueves 15 de abril de 2021, 07:49h

Ayer fue 14 de abril, y en España esa fecha evoca moral, ética y dignidad. Nadie puede negar que el régimen que se instauró aquel 14 de abril de hace 90 años convirtió a nuestro país en un estado verdaderamente moderno. Somos muchas las personas que tenemos meridianamente claro que los valores de la República Española fueron imprescindibles para la modernización, democratización y regeneración de un país analfabeto, clerical, caciquil y corrupto. La República supuso avances históricos para las mujeres y la clase trabajadora; para la educación y la ciencia. Observando la deriva actual de la derecha española, con la madrileña a la cabeza, no estaría de más recurrir al ejemplo moral que nos brindó la República en tantos sentidos. Ayer el presidente del Gobierno recordó ante la tribuna de los diputados este 90 aniversario y la relevancia de esta fecha porque “los aniversarios sirven para reflexionar, echar la vista atrás y comprobar que hay un vínculo con nuestro pasado que debemos recordar”.

La clase trabajadora, la democracia en general, tienen una deuda moral con quienes dieron su vida contra el franquismo (en el campo de batalla o en la clandestinidad), para que hoy tengamos el derecho a votar. No podemos obviar la sangre derramada, la lucha, los miedos, las penurias de quienes posibilitaron que hoy podamos votar, incluso a quienes tienen ideales muy cercanos a los del franquismo.

En Madrid, el 4 de mayo tenemos que ejercer nuestro derecho al voto y desatascar el tapón de neoliberalismo y corrupción generado en este último cuarto de siglo. Si el PP de Ayuso quiere que no votemos y organiza “la fiesta de la democracia” en un día no lectivo pero laboral, tenemos que responder con una participación masiva. Hemos de ir a las urnas, hemos de votar por correo y para eso las Comisiones Obreras de Madrid estaremos vigilantes y asesorando a quienes tengan dudas sobre cómo ejercer el derecho al voto, a pie de tajo, en los centros de trabajo, o telefónicamente.

El alma sociopolítica de las Comisiones Obreras sigue estando muy vigente. La movilización laboral y política sigue dando frutos para defender derechos y para conquistar nuevos. También este 14 de abril el Senado ha derogado el artículo 315.3 del Código Penal. Una incuestionable victoria sindical porque ese artículo es el que llevó a más de 300 sindicalistas a ser acusados, imputados, perseguidos, represaliados y en algunos casos encarcelados por ejercer el derecho a la huelga. Además, se ha añadido una disposición transitoria de revisión de sentencias que dispone que “los jueces o tribunales procederán a revisar las sentencias firmes dictadas de conformidad a la legislación que se deroga”. La lucha y el voto han dado sus frutos y ha quedado claro que huelga no es delito.

SMI, Reforma laboral, reforma pensiones…

Pero aún seguimos con muchos asuntos pendientes de los años de los recortes del Gobierno del PP en España. Asuntos que afectan especialmente a nuestra región y que no se van a arreglar si no nos movemos. Me refiero a la reforma laboral, la reforma de las pensiones y el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Por ello cada día 11 de cada mes nos estamos concentrando frente al Ministerio de Economía, para enviar un mensaje claro y nítido al Gobierno y también a Europa.

Es imprescindible revalorizar el SMI, más aún cuando la inflación empieza a escalar. Si no tenía sentido hace dos meses mantener el salario en 950 euros mensuales, ahora lo tiene menos. Debe cumplirse el objetivo de alcanzar los mil euros en este año.

La reforma laboral es un fracaso que se mide en términos de muertes por accidente laboral y paro. En Madrid, en 2020 se han destruido 130.000 empleos por efecto de la reforma laboral que implica precariedad y paro; eventualidad y rotación. Ya son casi medio millón las personas en paro y más de 600.000 las que sufren temporalidad o parcialidad y, en muchos casos, pobreza laboral.

La reforma está consiguiendo que, en estos días de pandemia, cada día nos sobresaltemos con un nueve Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de empresas que tienen futuro o beneficios (NH, HM, Thyssen, la banca…), expedientes que afectan fundamentalmente a las personas mayores. Ciertamente la reforma laboral debe desmontarse por partes, pero con rapidez, empezando por aquellos elementos especialmente graves que agravan el paro, devaluación salarial y la pobreza.

Y otro tanto para las pensiones. La reforma llevada a cabo por el PP sigue siendo una espada de Damocles que pende sobre las cabezas de la ciudadanía, cuando se ha evidenciado tanto en la Gran Recesión como en la actualidad que es la red más segura para millones de personas, el mejor sostén de la democracia española. Así lo explica el texto publicado por Funcas, “Crisis económica y desigualdad de la renta en España”, cuyos autores son Samuel Calonge y Antonio Manresa. Explican lo que es el viaje inverso al emprendido por la derecha y que es incapaz de abandonar, ya que sostienen que “los instrumentos redistribuidores por excelencia del sistema español son, por este orden, las pensiones, el gasto público en educación y sanidad, el impuesto sobre la renta y el subsidio de desempleo”.

Desde las Comisiones Obreras vamos a insistir en las calles (como lo permita la pandemia) y en las mesas de dialogo. Y también en las urnas, apostando por quienes apuestan por la clase trabajadora, por políticas públicas, por los más desfavorecidos.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios