www.madridiario.es
Presentación de la candidatura de la coalición Recortes Cero - Partido Castellano - Tierra Comunera - Grupo Verde - Municipalistas
Ampliar
Presentación de la candidatura de la coalición Recortes Cero - Partido Castellano - Tierra Comunera - Grupo Verde - Municipalistas (Foto: Recortes Cero)

Los otros del 4M: partidos emergentes buscan su sitio en la Asamblea

martes 13 de abril de 2021, 07:42h

Un total de 23 candidaturas concurren a las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid. Aunque a veces parezca que la batalla por la Asamblea se reduce a seis partidos, junto a Ángel Gabilondo, Isabel Díaz Ayuso, Edmundo Bal, Mónica García, Pablo Iglesias y Rocío Monasterio, hay otros cabezas de lista que se la juegan en las urnas.

Puede que los nombres de Sara Montero, Miguel Colomo, Belén Blanco, Antonio López, Dolores López y César Vera no le suenen al gran público, pero también estarán en las papeletas que los votantes madrileños se van a encontrar en los colegios electorales el próximo 4 de mayo. En concreto, en las de Recortes Cero (Recortes Cero-PCAS-TC-GV-M), Escaños en Blanco (EB), Por un Mundo más Justo (PUM+J), Partido Autónomos, Unión Europea de Pensionistas (UEP) y Volt España.

Son algunas de las formaciones que acompañan en estos comicios a otros partidos ya clásicos, como Falange Española, el Partido Comunista de los Trabajadores de España, el Partido Humanista o el mismo PACMA que, inasequibles al desaliento, siguen probando suerte cada cita electoral.

Juegan con desventaja frente a los partidos grandes en casi todos los aspectos. No tienen su poder financiero, tampoco un amplio batallón de afiliados ni, por supuesto, el foco mediático. A cambio derrochan entusiasmo, voluntad de darse a conocer e ideas para mejorar la vida de los madrileños. Cuando les preguntas qué les mueve a luchar en una batalla tan desigual, todos coinciden en señalar que creen en otro tipo de política, lejos de crispación y polarización. Y frente a la manida expresión del “voto útil”, ellos defienden el voto en conciencia.

Candidatos ajenos a la política

En estas listas ‘alternativas’ que también se disputan el apoyo de los madrileños hay profesionales, activistas y trabajadores. Belén Blanco es la candidata de Por un Mundo más Justo. Madre de cuatro niñas y responsable pedagógica de 20 colegios en toda España, destaca como claves de este proyecto “la autenticidad, la transparencia y el diálogo”.

Candidata de Por un Mundo más Justo

El cabeza de lista de Escaños en Blanco, Miguel Colomo, es un ingeniero informático implicado profundamente en visibilizar el descontento con el sistema. Lo que le motiva a concurrir es que el voto en blanco, nulo y la abstención dejen de ser ignorados y, por tanto, dejen de constituir “un acto inútil”.

La candidatura para el 4M del Partido Autónomos lleva como número uno a Antonio López, dueño de un negocio de material eléctrico y presidente del Mercado de la Paz, con más de 30 años de autónomo a sus espaldas.

La coalición Recortes Cero - Partido Castellano - Tierra Comunera - Grupo Verde - Municipalistas es una lista unitaria compuesta por 30 organizaciones y encabezada por Sara Montero, periodista que trabaja para Correos. “El debate está polarizado, hay mucha crispación en todos los ámbitos. Yo misma como cartera lo compruebo en cada bloque de vecinos”, apunta para explicar su presencia en esta carrera electoral en la que está “durmiendo poco y pateando mucho”, aprovechando cada día para recorrer barrios y pueblos cuando sale de trabajar a las tres de la tarde.

César Vera, licenciado en Derecho, politólogo y representante ejecutivo en una multinacional francesa en Madrid, es el rostro visible del partido paneuropeo y transnacional Volt España en Madrid. Esta formación apuesta por un nuevo enfoque europeo para superar desafíos como el cambio climático, la desigualdad, la migración, los conflictos internacionales y la revolución tecnológica.

En cuanto a la Unión Europea de Pensionistas es uno de los partidos más jóvenes en concurrir a esta cita electoral en Madrid liderados por una de los suyos, Dolores López. Su objetivo prioritario es blindar las pensiones, pero aspiran también a hacer otro tipo de política, ser respetuosos con la competencia y contundentes con la corrupción.

Formaciones con más y menos experiencia

No es la primera vez que algunas de estas formaciones se exponen a las urnas. En sus diez años de vida, Escaños en Blanco ya ha tenido experiencia en otras citas electorales nacionales, autonómicas y europeas, y sus miembros están convencidos de que, “con repartos proporcionales justos, con circunscripción única y sin barreras de voto, habríamos conseguido un escaño en el Congreso en 2011”.

Volt nació en Europa como respuesta a Bréxit y en España se convirtió oficialmente en partido en enero del 2019. “A pesar de que seguimos en fase de crecimiento, estamos preparados para presentarnos y que los ciudadanos de la Comunidad de Madrid puedan conocernos y apoyarnos con su voto”, señala el candidato.

Fundado en 2004, Por un Mundo más Justo ya estuvo en las Generales de 2019 abanderando su idea de que “el fin de la pobreza es una decisión política, una cuestión de humanidad, de sentido común”, como indica su portavoz, Alex Plans.

Más recientes son la creación de la Unión Europea de Pensionistas, que llegan a la política con la motivación de representar al colectivo que les da nombre y presionar para blindar las pensiones, y del Partido Autónomos, nacido en lo peor de la crisis generada por el Covid, cuando Moisés Romero, presidente del partido decidió unirse a través de las redes sociales con otros trabajadores por cuenta propia como él. A partir de ahí, el resto fue rodado. Constituyeron oficialmente el partido, lo registraron ante notario y realizaron los trámites en el Ministerio del Interior para su legalización el pasado mes de septiembre. “Seis meses montados y esta va a ser su primera cita electoral”, presume Romero quien cree que “la gente está harta del enfrentamiento político”.

Reunión telemática de Partido Autónomos

La coalición de Recortes Cero y el resto de organizaciones que concurren agrupadas se ha creado 'ad hoc' para esta cita electoral. Todas existían previamente, pero han optado por unir fuerzas para “poner en el centro del debate en la Asamblea la redistribución de la riqueza, dar voz al municipalismo y convertir a Madrid en una capital verde”, explica la candidata.

Reivindicaciones propias

Cada una de estas formaciones surge como respuesta a las carencias que encuentran en las políticas de los partidos convencionales y generalistas. Así, PUM+J se presenta a estas elecciones para “defender los derechos de las personas más vulnerables que viven en Madrid”, mientras que Recortes Cero cree que la única manera de enfrentar la crisis es "redistribuyendo la riqueza".

Por su parte, UEP se reivindica como la formación que va a dar voz a quienes cobran una pensión y “hacer visibles a los colectivos invisibles: amas de casa, dependientes, mileuristas, etc”, precisa su presidente. Esta formación promete acabar con “el mal uso de los fondos públicos, exigir el gasto controlado del Estado, hacer que los más poderosos no puedan acogerse a la distracción del pago de impuestos y perseguir de forma implacable cualquier acto delictivo de los administradores del dinero público”.

El Partido Autónomos surgió durante el confinamiento. “Vimos que los autónomos nunca hemos estado representados por ningún partido. La izquierda nos ve como empresarios, explotadores, nunca nos ha ayudado, y la derecha está centrada en las grandes empresas, para ella somos demasiado pequeños”, comenta el presidente del partido. “La realidad es que somos empleados, autoempleados. Más del 90 por ciento trabajamos solos o tenemos dos o tres personas a nuestro cargo”, añade.

El descontento con el sistema político y nuestros representantes públicos es el leitmotiv de EB, cuyo objetivo final es visibilizar ese sentimiento popular en forma de escaños vacíos, con los que supone de ahorro.

Por su parte, el programa de Volt en Madrid se sustenta en abordar los desafíos desde una visión global europea. “Ponemos a la ciudadanía en el centro de la innovación social y el renacimiento económico en el marco de una Europa unida y verdaderamente democrática. Solo a través de la acción conjunta se pueden resolver los desafíos del futuro”, subraya Vera.

César Vera, cabeza de lista de Volt en Madrid

Una campaña sin recursos económicos

Todos estos pequeños partidos se financian con las aportaciones de sus afiliados. PUM+J dice ser el primer partido en mostrar su contabilidad en tiempo real. No pide préstamos a los bancos, y los fondos para costear la campaña para el 4M se han quedado en 7.000 euros. “Es un presupuesto extraordinario, porque dentro de dos años hay unas nuevas elecciones programadas, no podemos adelantar ningún gasto”, señala Alex Plans.

EB rechaza todas las subvenciones. “Eso implica que no podemos hacer grandes campañas publicitarias y el mejor medio de difusión que tenemos es la originalidad de la propuesta, las redes sociales y el boca a boca”, precisa Miguel Colomo.

Al carecer de financiación externa, UEP afronta la campaña como puede, “con nuestros propios recursos y la acción personal de nuestros afiliados”. Eso les permite “generar apariciones públicas modestas, que corregiremos en el momento que percibamos las subvenciones una vez consigamos presencia activa”, señala optimista Joan Pau Rica, líder del partido.

El Partido Autónomos tampoco tiene prácticamente presupuesto, así que están funcionando a base de colaboraciones de los propios implicados en el proyecto “y creatividad, que de eso no nos falta”, anota Moisés Romero.

Volt apuesta por “hacer campañas sostenibles y tratar de no incurrir en gastos que vayan en contra de nuestra ideología”, señala el candidato César Vera. “El uso de plásticos en las cartas que se envían a los hogares es solo un ejemplo de gasto absurdo y tratamos de predicar con el ejemplo”, apunta. En este sentido, su campaña tendrá un presupuesto ajustado, aunque “tener dinero no supera el hecho de tener un buen programa y un buen proyecto para los ciudadanos”.

Sara Montero, candidata de Recortes Cero

Cuando los medios son limitados, no queda otra que fiarlo todo al trabajo. “Tener 30 organizaciones detrás te da mucha fuerza”, dice Sara Montero de Recortes Cero-PCAS-TC-GV-M. Quizá no tengan los medios de otros partidos ni despierten el mismo interés, pero encaran la campaña, “trabajando en barrios y pueblos, con una gira completa”.

El voto útil

Ante la extendida creencia de que votar a estos partidos es tirar el voto, Belén Blanco lo tiene claro. “Esa expresión del “voto útil” es como una emboscada. No es una cuestión de utilidad, porque eso supone que el otro voto es inútil, con lo que el principio de participación ciudadana queda tambaleando”, advierte la número uno de PUM+J. Por eso invita a los electores a votar buscando no esa supuesta utilidad, sino convencidos de que la opción elegida representa unos principios, valores y ética más afines a sus ideales.

EB son como “una alternativa al voto en blanco, nulo o abstención, que son opciones que no optarían a conseguir escaño en ningún caso, cuando nosotros sí que optamos a conseguirlo, y por lo tanto somos el "voto útil" de ese tipo de votantes”, explica Colomo. “Dejar el escaño vacío es una forma de visibilizarlo y además, de forma secundaria, implica menos sueldos y subvenciones para los partidos que hubieran ocupado ese escaño”. Según la filosofía del candidato, “ningún voto emitido es un voto tirado”. Y pone como ejemplo el partido PACMA, que “aunque no consigue escaños, sus altos porcentajes de voto influyen en que los partidos incluyan medidas animalistas en sus políticas”.

Los integrantes de UEP se quejan de que “la desigualdad en el trato de los medios de comunicación hacia los partidos emergentes frente a los consolidados es manifiestamente abrumadora”. Aún así, compensan esa circunstancia con ilusión de recién llegado. “Somos perfectamente conscientes de que sobramos a los partidos más poderosos porque ellos prometen lo que nunca van a llevar a cabo, sin embargo, nosotros nos dejaremos la piel por cumplir con nuestro ideal”, subraya su presidente.

Unión Europea de Pensionistas

Con pocos afiliados y apoyándose en simpatizantes

Siendo un partido casi en proceso de creación, de momento el Partido Autónomos solo cuenta con unos 440 afiliados en todo el país, así que para completar los 139 puestos de la candidatura han tenido que tirar de muchos independientes. En las redes en cambio tienen un grupo nutrido. “Ya somos más de 200.000 miembros en Facebook”, concreta su presidente, quien asume que tienen “que aprender mucho y a largo plazo”.

En Escaños en Blanco las afiliaciones no tienen el mismo sentido que en otros partidos. Lo único que necesitan son voluntarios para ir en las listas “con la promesa de no tomar posesión del escaño en caso de ser elegidos”. Esto supone que renuncian, además, a cualquier remuneración, tanto ellos como el partido. “No tengo el dato exacto de afiliados, puede rondar los 50, pero yo mismo soy simpatizante, no afiliado, y para completar las listas se han puesto en contacto con nosotros 160 personas en dos semanas”, dice el número uno de la candidatura.

El portavoz de Por un Mundo más Justo, calcula que son unos 600 los afiliados en toda España, un tercio en Madrid, aunque asegura que cada año están duplicando su afiliación y que van a crecer mucho. “Somos conscientes de que esas 139 personas que van en la lista van a hacer un trabajo enorme por ilusionar a su entorno a afiliarse y votarnos, impulsando el crecimiento de este partido que todavía tiene una dimensión humilde pero cada vez es más conocido”, subraya Alex Plans.

Volt, como el resto de partidos nuevos, se enfrenta al reto de obtener visibilidad. “La falta de recursos dificulta la promoción a gran escala, con anuncios en medios de comunicación o emplazamientos publicitarios en las calles”, sostiene Vera. Suplen esa carencia con un equipo de afiliados y voluntarios “que se enfrentan a esta campaña con mucha ilusión y esfuerzo. Son sin duda el motor. Con el trabajo de todos podremos alcanzar nuestros objetivos”.

Sobrados de aspiraciones

Aunque los sondeos no les dan representación, ninguno de ellos transmite desánimo. “Vamos a por todas”, traslada como declaración de intenciones Sara Montero. “Claro que es muy difícil, pero todas las posibilidades están sobre la mesa. Vivimos en un momento político súper cambiante”, dice la candidata de Recortes Cero aludiendo a las encuestas que hablan de la desaparición de Vox y Ciudadanos de la Asamblea. “Todas las posibilidades están abiertas”.

Belén Blanco asume que está en una carrera de fondo y que el ascenso es lento. Así que ahora en PUM+J se conforma con presentarse como otra voz, otra alternativa. Esperan que la gente los identifique por ese espíritu de diálogo, por su interés en cuidar a Madrid y a los más vulnerables. “Si se puede alcanzar representación, mejor que mejor”, manifiesta la candidata, quien afronta la campaña “con humildad. Tenemos grandes ambiciones, pero pocos recursos”, así que utilizan todos los medios a su alcance para darse a conocer, a falta de atraer el foco permanente como los grandes.

Escaños en Blanco

Miguel Colomo no se lanza a aventurar un resultado el 4M. “Depende mucho del eco que tenga la iniciativa en los medios, en los que ahora hay que incluir a los youtubers”, precisa el cabeza de lista de Escaños en Blanco. “En elecciones en las que no hay apenas menciones de nosotros, puede rondar el uno por ciento, que es una cifra lo suficientemente importante como para influir en los partidos grandes y medianos”.

Ahora el reto de todos es darse a conocer, aunque el principal desafío ya está logrado. “Todos los partidos esperarán a la noche del 4 de mayo para saber quién ha ganado. Nosotros somos el único partido que ya lo sabemos”, asegura Moisés Romero. “El que cualquier madrileño pueda elegir nuestra papeleta en el colegio electoral ya es un éxito. Si conseguimos 100, genial y si son 50.000, maravilloso”, concluye el líder del Partido Autónomos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios