www.madridiario.es
Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, junto a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid
Ampliar
Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, junto a la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid (Foto: Chema Barroso)

Ciudadanos rechaza pactar con la izquierda madrileña y enfoca sus intereses en "moderar" la derecha

Por Teresa Aísa Gasca
lunes 29 de marzo de 2021, 18:21h

A pesar de que por el momento la permanencia de Ciudadanos dentro de las instituciones madrileñas sigue en duda y de que el candidato oficial por la formación naranja es Edmundo Bal, ha sido la vicealcaldesa de la capital y miembro de la Ejecutiva de Ciudadanos, Begoña Villacís, quien este lunes ha avanzado lo que podría pasar el próximo 4 de mayo.

“Me gusta el tipo de gobierno que tenemos en el Ayuntamiento de Madrid”, ha dicho Villacís sobre el Ejecutivo que conforma con el popular José Luis Martínez Almeida, con quien ha cosechado una relación (aparentemente) mucho más cordial que el exvicepresidente regional, Ignacio Aguado, y la mandataria Isabel Díaz Ayuso.

En este punto, la vicealcaldesa ha asegurado que su formación no va “a gobernar con Gabilondo e Iglesias, no voy a hacer consejera a una persona que me hizo un escrache estando embarazada, ni a ningún violento", una negativa que ha extendido también a Más Madrid, tres formaciones que “entran en el mismo pack” y con las que “no es posible esa suma”.

"Madrid es lo opuesto de Sánchez e Iglesias", ha asegurado Villacís, que a reglón seguido ha señalado que "el PSOE ha demostrado no tener palabra" pero que "los madrileños tienen memoria", por lo que los socialistas "tienen un gran problema de credibilidad". Dicho esto, la vicealcaldesa ha cerrado la puerta (por el momento) a Gabilondo, quien hace unas semanas indicó públicamente que estaría dispuesto a pactar o conformar gobierno con Ciudadanos y Más Madrid, pero no con Podemos.

La negativa de Villacís a pactar con los socialistas, sin embargo, avocaría a la formación a volver a dar apoyo a los populares de Isabel Díaz Ayuso, algo que se antoja cuanto menos paradójico después de que la mandataria decidiera convocar elecciones anticipadas y se deshiciera en menos de 48 horas de absolutamente todo el equipo de Ciudadanos del Gobierno regional.

De hecho, de ser así, no se entendería el discurso mantenido por el vicepresidente Aguado después de su cese, cimentado en la constante crítica hacia la que era su compañera de Gobierno y el resto de su equipo, así como sus decisiones. Bien es cierto que, después de “dar un paso a un lado” y permitir que Edmundo Bal fuera el candidato, Aguado –tampoco Alberto Reyero- aparece en la lista electoral de Ciudadanos, al igual que varios diputados de la pasada legislatura que han decidido apostar por las filas populares tras lo ocurrido en Murcia.

Bajo las premisas de la concordia, Bal enfoca su discurso en la defensa del centro político y el distanciamiento de los extremos, que sin embargo parecen ser únicamente de izquierda. Desde que se anunciara su candidatura a las primarias de Ciudadanos, Bal tan solo ha hecho mención en sus redes sociales a Vox en una ocasión, celebrando que un Juzgado de San Sebastián archivara la querella presentada por Vox contra el colectivo de víctimas del terrorismo Covite. “Celebro la decisión de la justicia”, señalaba Bal en a través de un mensaje de Twitter, en el que añadía: “Ellos son héroes de nuestra democracia: señalarlos por partidismo como hizo Vox es indigno”.

Hacia los populares, por el contrario, Bal mantiene un discurso ambiguo. En una entrevista concedida a La Razón, el candidato señala sobre la posibilidad de volver a apuntalar una coalición del PP y Vox que “Ciudadanos es la única garantía para evitar que Madrid dependa y quede en manos de partidos populistas y extremistas. Creo que la mayoría de los madrileños prefieren a un Cs moderando, manteniendo el dinamismo económico de Madrid e impulsando políticas sociales, que a un Gobierno chantajeado por partidos populistas desde fuera”. Dicho esto, Bal se vende como un “árbitro” de la derecha, una posición que sin embargo les ha llevado a estar en el lugar actual.

“Los madrileños deben saber que sí hay una opción para que la moderación, la sensatez y el sentido común sigan formando parte del Gobierno regional sin depender de los extremos. Y esta opción es Ciudadanos”, dice Bal sobre si apoyarían la investidura de Ayuso si forma gobierno con el partido de Abascal. “Todo el mundo sabe que Ciudadanos sabe llegar a acuerdos a cambio de reformas y compromisos”, decía Bal sin querer responder si pediría la cabeza de Ayuso para conformar un gobierno de nuevo con el Partido Popular. Así, el silencio y la “moderación” aproximan un centro a la derecha.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios