www.madridiario.es
Luengo Consejero
Ampliar
Luengo Consejero (Foto: Chema Barroso)

Javier Luengo: "Tenemos que sacar a la Cañada Real del debate político y buscar soluciones entre las administraciones"

Por Teresa Aísa Gasca
lunes 22 de febrero de 2021, 07:24h

Javier Luengo, consejero de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid, asumió el cargo hace unos meses tras los peores meses de la pandemia. La situación vivida en las residencias de ancianos y personas dependientes durante la primera ola, en las que murieron más de 7.000 personas a causa del coronavirus, marcó el devenir de su antecesor, Alberto Reyero, con quien trabajó codo con codo. Por esa razón, Luengo ha sido partícipe del proyecto de la Consejería desde el primer momento y, ahora, asegura que "sigue siendo el mismo".

Controlada la situación en las residencias, cuyos datos asegura que "son tremendamente positivos", ahora toca esperar a lo que se dicte en la Comisión de Investigación de la Asamblea de Madrid "y seguir aprendiendo de todo lo que ha sucedido" para que no vuelva a pasar. "Yo no creo que las residencias tengan que ser hospitales", dice el consejero, que aboga por una buena coordinación con Sanidad para cubrir con todas las necesitades de los usuarios. Pero además, Luengo habla del nuevo acuerdo marco con el que su consejería pretende cambiar el modelo hasta ahora vigente y priorizar la calidad frente a la cantidad.

Pregunta: Hace unos meses que asumió el cargo, además de una manera un tanto abrupta por la situación que atravesaba la Comunidad de Madrid y por la salida de Alberto Reyero. Pasados unos meses, ¿cómo lleva el cargo?

Respuesta: He tenido mucha suerte. Al estar ya en el equipo, el aterrizaje ha sido bastante suave. Conocía ya a las personas que estaban en las direcciones generales y también al resto del equipo, así como el funcionamiento de la Consejería después de más de un año trabajando como viceconsejero. En el Consejo de Gobierno también me han recibido todos con mucha cercanía y me han puesto las cosas muy fáciles, pero tengo que agradecer a los responsables de Ciudadanos en Madrid, en este caso a Ignacio Aguado y a César Zafra, por la confianza que depositaron en mí para continuar con el proyecto que iniciamos al inicio de la Legislatura.

P: La mayor parte de su trayectoria profesional ha estado muy ligada al mundo de la discapacidad, pero desde un ámbito fuera de las instituciones. Asumido el cargo de consejero, ¿se ha encontrado con más límites de los que esperaba?

R: Las cosas que creíamos que había que hacer, las seguimos manteniendo. El proyecto sigue siendo el mismo. Es verdad que cuando estás fuera, crees que las dinámicas de los procedimientos administrativos y burocráticos van a ser más sencillos. Ciertamente, una de las cosas de las que a uno le sorprenden cuando entra a trabajar en la Administración son las dificultades que tienen todos los procesos burocráticos y administrativos, la cantidad de tiempo que conllevan. En todo caso, creo que estamos dando respuesta a muchas de las cosas que teníamos en mente. Nos hubiera gustado hacerlo mucho más rápido, pero también es cierto que la pandemia ha complicado todavía más estos procesos burocráticos.

P: ¿Y cuáles son los puntos principales del proyecto de la Consejería?

R: Teníamos claro que había que hacer una remodelación del sistema de atención a las personas mayores, del sistema de cuidados y también, en concreto, de la atención residencial. También tenemos claro que hay que acabar con la lista de espera de Atención Temprana en los niños pequeños que tienen algún tipo de discapacidad o limitación, porque tienen que ser atendidos lo antes posible. Para esto último, estamos implementando un proyecto para poner 750 plazas anuales a lo largo de este año, de manera que al año siguiente habrá una reducción prácticamente definitiva de esa lista de espera. Son dos ejemplos de cuestiones que veíamos desde fuera que había que llevar a cabo y que ahora desde dentro tiene uno la suerte de poder hacer, porque la verdad es que es un privilegio poder aportar soluciones y poner en marcha muchos proyectos que creo que eran necesarios en la Comunidad de Madrid.

P: Uno de los temas principales de su consejería es la situación de los menores no acompañados de la Comunidad de Madrid. ¿Cómo ve la situación?

R: Bueno, este tema muchas veces es utilizado políticamente y se hacen noticias que realmente en muchas ocasiones no son noticia. La situación de los centros de menores en la Comunidad de Madrid no se parece en nada a la de otras épocas que hemos vivido, donde sí que había situaciones de sobreocupación. En este momento no tenemos ese problema. Todos los centros de menores en la Comunidad Madrid tienen suficiente capacidad de atención para que no haya ninguno que esté por encima de sus niveles de ocupación habitual. Ahora estamos haciendo mayor hincapié en todos los procesos formativos y educativos de estos jóvenes que están en nuestra Comunidad de Madrid y a los que tenemos la obligación y la responsabilidad de atender desde el Gobierno regional.

Estamos implementando diferentes programas y acciones desde el punto de vista educativo y de integración en los barrios allí donde están estos centros para que la confluencia entre los ciudadanos, los centros y los menores que están protegidos por la Comunidad de Madrid sea una dinámica, que suele ser, de convivencia. Hay situaciones excepcionales en las que tenemos también que trabajar y asegurarnos de darles las oportunidades que merecen estos chicos, que en la mayoría de los casos, salvo en esas situaciones excepcionales, vienen con la intención de aprender, formarse, trabajar y generar un futuro en nuestra Comunidad Autónoma.

P: Otro de las problemáticas vigentes y que ya acumula muchos meses se centra en la situación de la Cañada Real. Da la sensación de que la responsabilidad pasa de unas manos a otras pero no se soluciona nada y cientos de familias con menores siguen sin luz o calefacción y deben ser atendidas.

R: Sí, totalmente. Yo creo que la situación que se genera en la Cañada Real exige que pongamos todos lo mejor de cada uno para generar esa coordinación entre administraciones. Es evidente que la solución no es fácil, pero tenemos que ser capaces de encontrar los cauces que permitan dar soluciones a esa situación. Creo que hay dos enfoques, uno a corto y otro a largo plazo. Por un lado, tendría que haber una actuación rápida por parte de la Delegación del Gobierno para dar solución a esas plantaciones de marihuana que todo el mundo indica que desde el punto de vista técnico parecen ser una de las cuestiones que limitan que estas familias puedan tener luz. Hay plantaciones ilegales que hay que desmantelar para que la luz pueda volver a la situación previa para todas estas familias.

Por otro lado, hay que dar con una solución permanente de la que tenemos todos responsabilidad dentro del Pacto de Cañada Real, y creo que se han dado pasos en el último año y tenemos que seguir así pero a una velocidad mucho mayor para poder dar respuestas a lo que es la Cañada Real de una manera definitiva y de la forma más ágil posible. También está la responsabilidad del Gobierno estatal, creo que el Alto Comisionado de Pobreza Infantil y el Ministerio de Derechos Sociales ha recibido un toque de atención por parte de la Unión Europea, que le exigen que tenga responsabilidad a la hora de buscar soluciones a esta situación, que ya digo que es compleja. Ayer leía que Pablo Iglesias iba a constituir un grupo de trabajo entre las diferentes administraciones para ver qué soluciones podía haber, y creo que ese grupo llega tarde. Hemos pasado unas semanas y unos meses muy duros, donde todo el mundo hemos intentado ver de qué manera se podía dar una solución, y ese grupo de trabajo creo que se tendría que haber constituido mucho antes.

P: Pero en la situación que se vive actualmente, ¿cree que la Comunidad de Madrid está asumiendo toda su responsabilidad en estos hechos?

R: El Gobierno de la Comunidad de Madrid tiene la responsabilidad en el marco del Pacto de la Cañada Real, y tenemos que intentar entre todos, entre las diferentes consejerías que hay en el Gobierno, poner en marcha acciones coordinadas. Desde el punto de vista social lo hemos hecho con Cruz Roja y con el Ayuntamiento de Rivas, por ejemplo, y hemos estado apoyando al Ayuntamiento de Madrid para dar soluciones a las familias que más necesidades tenían durante estas semanas tan complicadas que hemos vivido por la borrasca Filomena. Todos tenemos, en el marco de nuestras competencias, que buscar cuáles son las mejores soluciones para todas las familias que están allí y ojalá en un futuro próximo podamos no contar con una Cañada Real en nuestra comunidad autónoma.

P: ¿Y cree de verdad que se están asumiendo las competencias que corresponden a cada uno? Da la sensación de que unos tiran la pelota a otros, porque la realidad es que la Cañada Real lleva desde octubre sin luz.

R: Todo el mundo está haciendo todo lo que puede dentro de sus competencias y lo que nadie tiene es la solución definitiva, parece ser que ni siquiera los jueces. Ha habido sentencias en las que nadie determina si es la empresa Naturgy, la Comunidad de Madrid o los ayuntamientos quienes deben arreglar esa situación. Por tanto, yo creo que es una situación muy complicada que tenemos que intentar sacar del debate político y sentarnos a buscar soluciones entre todas las administraciones.

P: En el último año han muerto más de 7.000 personas dentro de las residencias de ancianos a causa del coronavirus. Ahora, la mayor parte de los residentes de la Comunidad de Madrid ya están vacunados. ¿Cuál la situación actual de las residencias de ancianos y dependientes?

R: Ahora mismo tenemos unas cifras que son tremendamente esperanzadoras. Venimos de una situación muy complicada, en la primera ola de la pandemia hubo una erupción tremenda en las residencias y no teníamos conocimiento de cómo funcionaba este virus, pero todo ese aprendizaje se ha puesto en marcha a lo largo de la segunda y tercera ola y afortunadamente, a día de hoy, tenemos una situación que es muy buena. Tenemos prácticamente 200 casos positivos en toda una red de 37.200 plazas, lo cual constituye un porcentaje ínfimo, y afortunadamente la situación se ha dado la vuelta de manera radical. Ahora mismo la vacunación en los centros residenciales está por encima del 90 por ciento y en los próximos días vamos a estar con todos los usuarios vacunados. El descenso en casos positivos ha sido también muy, muy significativo en las últimas semanas.

P: Como consejero de Políticas Sociales y, sobre todo, por su amplio conocimiento en el mundo de la discapacidad, ¿qué le parece que Salud Pública vaya a priorizar por edades, y no por colectivos, el nuevo plan de vacunación para la fase 2?

R: Nosotros en este tema vamos de la mano de Sanidad. Evidentemente, Salud Pública es quien determina en función de la información que ellos tienen la capacidad de vacunación, los lugares que hay que poner a disposición y todo lo que conlleva un proceso de vacunación tan complejo como este. Yo creo que nuestras personas mayores se merecían esta priorización que se ha hecho, en primer lugar porque son los que peor lo han pasado y porque son los que tienen mayores dificultades. El virus afecta de una manera terrible a partir de una determinada edad y eran los primeros a los que creo que podíamos proteger. Pero como digo, es una decisión absolutamente basada en términos sanitarios y médicos y nos fiamos completamente de las decisiones de Sanidad.

P: ¿Pero no cree que el hecho de que se priorice por edad puede dejar fuera de esta segunda fase a colectivos de grandes dependientes que no forman parte de la red de residencias o no han llegado aún a la tercera edad? Por ejemplo, personas con parálisis cerebral, demencias o Párkinson que permanecen en casa y son cuidados por profesionales o cuidadores informales...

R: Nuestro objetivo es que se vacune a cuantas más personas mejor. Cuantos más mayores, mejor, independientemente de dónde estén. Evidentemente, se ha empezado por los centros residenciales y también por aquellas personas que tienen una dificultad mayor, como pueden ser las personas con Grado III de dependencia, que van a ser también priorizadas. Nuestro objetivo es que cuanto antes puedan estar vacunados y que formen parte de esos grupos a los que primero se va a atender con respecto a la vacunación.

P: Volviendo al tema de las residencias, en la Asamblea de Madrid se está llevando a cabo una comisión de investigación por lo ocurrido durante la primera ola en estos centros. ¿Qué espera de esta comisión?

R: Las comisiones se hacen para analizar las situaciones y para aprender de los errores o de las situaciones sobrevenidas que se han dado. Nos va a dar información y capacidad para poder adaptar nuestra situación en los centros de atención residencial a futuras circunstancias que puedan darse con otro tipo de pandemias, de virus o cualquier otra cuestión que pueda tener de manera imprevista nuestra comunidad autónoma. Sobre todo, espero que sea un análisis de cómo se pueden mejorar los sistemas de atención para que en el futuro no vuelvan a darse situaciones parecidas.

P: Uno de los problemas a los que se enfrentan actualmente las residencias de ancianos y personas dependientes es a las consecuencias de las restricciones de sus usuarios, que pueden provocar problemas de salud mental, como depresión, y por ende a su salud física. ¿Se están planteando de alguna manera cómo poder abordar esa problemática?

R: Sí, totalmente. Una de las preocupaciones mayores que hemos tenido ha sido esa. Desde luego, durante la época más complicada ha habido que tomar decisiones que han sido muy duras, que han limitado mucho la movilidad y han limitado mucho la capacidad de tener relación social de los mayores con sus familias. Como decía, afortunadamente la situación está cambiando y ahora mismo los mayores pueden recibir visitas de sus familiares salvo en aquellos sitios donde hay un brote y son escasos.

Nuestro interés en ese difícil equilibrio entre la salud y la parte de relación social es estirar al máximo ambos y con la complicidad y el trabajo de la Consejería de Sanidad hacer protocolos que sean lo más favorables para nuestras personas mayores. De hecho, en los próximos días va a haber un nuevo protocolo adaptado a la situación de vacunación, ya que en breve el 100 por ciento de los centros residenciales van a tener tanto los profesionales como las personas mayores vacunadas con la segunda dosis, lo que nos va a llevar a tener un protocolo mucho más flexible que va a permitir mayores visitas de los familiares a los centros residenciales y también mayores salidas de nuestros mayores en un entorno ya de seguridad. Todo ello, claro, sin dejar de extremar las precauciones.

P: Hace un par de semanas, en la Asamblea de Madrid, anunciaron un nuevo acuerdo marco con el que pretenden cambiar el modelo residencial en la Comunidad de Madrid. ¿En qué consiste?

R: Sí, efectivamente, es una es una apuesta decidida de la Consejería por transformar el modelo residencial. El acuerdo marco afecta el porcentaje mayor de plazas que se contratan por parte del Gobierno de la Comunidad de Madrid con respecto a la atención residencial de nuestros mayores. Es un número importante de plazas y lo que vamos a hacer es poner en marcha una manera de contrata esas plazas diferente a como se venía haciendo. Se va a priorizar la calidad de la atención por encima del precio en una licitación. Para realizar la contratación hay una baremación, la última de 2017, en la que el 70 por ciento se puntuaba al precio y el 30 por ciento restante a otros criterios. Nosotros le vamos a dar la vuelta a eso: primero vamos a priorizar en un porcentaje mayor la calidad atención y en un porcentaje menor del 50 por ciento el precio.

Por otro lado vamos a implementar un sistema de control de la calidad de las residencias. En estas se va a modificar las faltas leves y graves de manera que una residencia que no cumpla con los requisitos establecidos para dar un mínimo de calidad, su contrato será retirado. Así, la Administración va a tener más armas para poder valorar mejor la calidad en la atención y cuando esto no se cumpla, tomar decisiones drásticas. Además, vamos a duplicar el número de inspectores que van a las residencias para tener todavía más capacidad de revisión de esos sistemas de calidad. Y el aspecto fundamental es que vamos a poner más recursos económicos: se va a invertir 58 millones de euros añadidos a ese espacio de contratación orientado sobre todo a que además de esta calidad pueda haber más profesionales. Queremos hacer un aumento sin precedentes a nivel económico para que redunde en un aumento sin precedentes también a nivel de ratio, para que por cada persona mayor haya más profesionales para atenderles y que tengan todas sus necesidades cubiertas de la mejor manera posible.

P: ¿Y qué me dice de la medicalización de las residencias? ¿Cuál es la postura de su Consejería al respecto?

R: La medicalización es un término que tuvo su debate en su momento. Nosotros, desde la Consejería de Políticas Sociales, a lo que nos dedicamos y lo que hacemos es que los centros de atención de nuestras personas mayores tengan las mejores condiciones posibles. Eso significa también que cuando una persona mayor tenga necesidad de una atención sanitaria, la tenga de la mejor manera posible y lo más rápido posible. Y en ese sentido estamos trabajando. Ahora mismo hay una situación de coordinación muy buena a través de la Consejería de Políticas Sociales y la Dirección General de Coordinación Sociosanitaria de la Consejería de Sanidad para implementar todas esas medidas que transformen esa realidad o que apoyen a las residencias.

Yo pienso que las residencias no tienen que ser hospitales, las residencias deben ser lugares donde las personas viven y cuando necesiten un apoyo sanitario, este se debe de dar. Hay una cuestión que está funcionando muy bien, que son las unidades de apoyo residencial que forman parte de la Consejería de Sanidad. Estas marcan que cuando es necesario que intervengan en una, en una atención residencial o en un centro residencial, se incorporan al mismo y resuelven la situación que se genere. En este sentido, estamos avanzando también, fruto de todo lo que hemos aprendido durante todos estos meses, en que esa coordinación sociosanitaria en los lugares donde viven las personas tiene que estar bien ensamblada y bien coordinada para que podamos dar las mejores soluciones allá donde las personas mayores necesitan.

P: La pandemia ha provocado también una crisis económica que ya está afectando seriamente a los ciudadanos. Desde la Consejería, ¿cuáles son los primeros pasos que se están tomando para poder hacerle frente?

R: Uno de los primeros pasos que hemos puesto en marcha es hacer un proyecto de Presupuestos adaptados a la situación actual. Yo creo que vivimos momentos excepcionales, y a los momentos excepcionales hay que aportar soluciones también excepcionales. En ese sentido, los recursos que queremos poner en marcha desde Política Sociales para el Presupuesto del año 2021 no tienen precedentes, es una apuesta tremendamente importante y en este sentido, lo que yo sí pediría a los grupos parlamentarios es que cumplan con su responsabilidad.

La gente está fuera pasándolo muy mal y necesitamos unos Presupuestos cuanto antes. Yo pediría a todos los grupos, en especial a los que tienen más responsabilidad en la aprobación de las cuentas, que den un paso adelante lo antes posible para que todas esas medidas que queremos poner en marcha lleguen a las familias, a las empresas y a los autónomos lo antes posible. Además, hemos puesto en marcha una batería de medidas por valor de 1.000 millones de euros, de los que 400 millones euros se enmarcan en el denominado 'Plan de Rescate Ciudadano' y en el que van medidas tan importantes como una tarjeta monedero para aquellas familias con hijos que no están en capacidad de llegar a fin de mes y que necesitan una ayuda permanente y inmediata fruto de esta situación tenga una ayuda para que puedan tener esos productos de primera necesidad.

P: Es innegable que el peso de la aprobación de los Presupuestos es del Grupo Parlamentario Vox. ¿Teme que el partido de Rocío Monasterio haga recortes dentro de las partidas que pueden llegar a Políticas Sociales?

R: La verdad es que en la Consejería de Políticas Sociales hemos sido muy serios a la hora de hacer el Presupuesto. Todas esas partidas que se han incorporado son partida necesarias, son partidas que la gente está esperando, que las familias necesitan y que cuanto antes se puedan poner en marcha, mucho mejor. Y yo sí que insto a la responsabilidad del Grupo Parlamentario Vox de poder dar un paso al frente y de poder permitir que se ponga en marcha ese Presupuesto aprobado en la Asamblea de Madrid cuanto antes.

P: ¿Y confía en que esa aprobación sea cuanto antes? Porque por el momento, no parece que vaya a ser inmediato...

R: Creo que es absolutamente necesario, y por tanto confío en que tiene que ser cuanto antes, porque las familias no pueden esperar y las necesidades no pueden esperar, solo pueden empeorar. Y para que no empeore, necesitamos poner en marcha mecanismos que les ayuden de una manera directa a las familias y para eso tiene que haber unos Presupuestos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios