www.madridiario.es
Producción de zumo de uva ecológico
Producción de zumo de uva ecológico (Foto: IMIDRA)

El IMIDRA trabaja en una nueva línea de negocio basada en la uva para los agricultores de la región

lunes 14 de diciembre de 2020, 12:10h

El Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) está desarrollando un proyecto novedoso para cultivar en la Comunidad de Madrid unas variedades de uva destinada exclusivamente a la elaboración de zumo de uva fresco, ecológico, bajo en azúcar y con un alto contenido en antioxidantes, y así ofrecer a los agricultores madrileños una nueva línea de negocio para aumentar la rentabilidad de sus explotaciones. Beneficiaría, por tanto, a los 7.800 agricultores de la región que podrían dedicar parte de sus hectáreas al cultivo de uva para zumo.

Para ello, los investigadores del IMIDRA, perteneciente a la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, están realizando los primeros ensayos en la Finca Experimental El Socorro, en Colmenar de Oreja, con uvas procedentes de viñas híbridas –mezcla de europeas y americanas-, obtenidas a finales del siglo XIX y principios del XX que se conservaban, desde 1950, en la Colección de Vides de El Encín, en Alcalá de Henares. La investigación se está realizando en dos líneas diferenciadas.

La primera de ellas se corresponde con el trabajo de campo y con la selección de variedades de uva tinta, con mucho aroma, de mayor calidad, de gusto amoscatelado y resistentes a las enfermedades, con las que elaborar un producto completamente nuevo en el mercado madrileño y español que podría comercializarse en 3 años. La segunda se encamina a mantener intactas las propiedades del zumo evitando la fermentación de la uva, bien a través de una pasteurización muy ligera o, bien, a través de un filtrado natural que elimine las levaduras que se encargan de la fermentación del mosto.

El objetivo final en ambos casos es obtener un producto en sí mismo y no un subproducto del vino, tal y como se considera el mosto y, además, evitar la compra de concentrados que se importan de Brasil, Argentina o Paraguay, a un alto coste.

“Es una apuesta firme para mejorar la competitividad del campo en nuestra región. Por abrir el mercado tanto a los agricultores como a las empresas del sector a las que les ofreceremos toda la información obtenida de la investigación para que puedan aplicarla y les facilitaremos la comercialización de un producto novedoso fruto de los estudios de los investigadores del IMIDRA”, ha destacado la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín.

“Pero además de lo económico es importante tener en cuenta el hecho de que se esté pensado en un producto final fresco y ecológico, sin apenas procesamientos, lo que implica el fomento del circuito corto de comercialización con la intención de mantener todas sus propiedades intactas cuando llegue al consumidor final, a un precio muy competitivo”, ha apuntado también el gerente del IMIDRA, Sergio López.

Y tan importante como lo anterior es el cumplimiento de los compromisos del Ejecutivo madrileño en lo que tiene que ver con la reactivación económica y el respeto al medio ambiente, porque los investigadores pretenden obtener un producto de proximidad, procedente de un cultivo realizado con cero residuos en pesticidas y con un mínimo consumo de huella de carbono y de gasto de agua.

La crisis del Covid-19, una oportunidad para crecer

Aunque la investigación sobre el cultivo de uva destinada a zumo en la Comunidad de Madrid se inició hace 10 años, ha sido ahora, tras los problemas ocasionados al sector vitivinícola por la crisis sanitaria del COVID 19, los que lo han vuelto a relanzar.

Los técnicos han tenido en cuenta que, excepcionalmente, este año las bodegas madrileñas tienen un importante volumen de vino guardado y un exceso considerable de mosto –zumo de vino- sin fermentar, por la caída de las ventas, provocada por el cierre forzoso y total de la restauración durante el confinamiento, las limitaciones de actividad y de aforos y la cancelación, durante los meses de marzo a junio, de congresos, ferias y celebraciones familiares. Todo ha sido un alud de consecuencias que ha llevado a un importante retroceso en todo el sector y que también ha tenido su repercusión en los viticultores, porque la uva, en estos momentos es menos necesaria que nunca para elaborar vino.

Es este contexto en el que los investigadores del IMIDRA han querido recuperar una idea que, en circunstancias como las actuales, cobra una gran importancia de cara a enfrentar futuras crisis en las explotaciones agrícolas madrileñas, abriendo una alternativa de negocio perdurable en el tiempo. Una alternativa, por cierto, que iría acompañada de un desarrollo tecnológico necesario e importante en las empresas madrileñas para conseguir elaborar zumo de uva natural, independiente del mosto para elaborar vino.

Incluso, las empresas que en la actualidad importan concentrados de uva para elaborar zumo de uva y endulzar los de otras frutas contarían con una opción más barata y más rentable que les permitiría aumentar su rentabilidad.

Y, para acabar, se contaría con una ventaja añadida: los agricultores que decidan ampliar sus explotaciones en esta línea, no tendrían que ceñirse a un número máximo de hectáreas de cultivo como sí deben hacer para la uva de vinificación, tal y como lo impone la legislación de la Unión Europea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios