www.madridiario.es

Pongamos que hablo… de vivir

viernes 04 de diciembre de 2020, 08:50h

Este jueves, en la Asamblea de Madrid, se ha abierto de nuevo el debate sobre la vida, sobre no ser discriminado para nacer, sobre el derecho a vivir. Es la gran pregunta, la cuestión fundamental.

La discusión no es entre el capitalismo y el comunismo, entre liberales y conservadores, entre demócratas y republicanos. Este jueves marca la diferencia entre unos y otros la concepción misma del hombre y de la dignidad del ser humano: hablamos de vivir.

En un lado está el mundo del yo, del “yo siento, yo hago, yo pienso”. El mundo del relativismo moral en el que todo se tamiza a través de la individualidad, de las propias circunstancias, el mundo de la utilidad, del “tanto tienes, tanto vales”.

En el otro está la defensa de la igual dignidad de todos los seres humanos, hombres y mujeres, nacidos o engendrados, sanos y enfermos, blancos y negros, niños y ancianos, el mundo en el que la vida de todos tiene igual valor y es el valor fundamental.

Quinientos años después de que la Escuela de Salamanca proclamase que los hombres compartimos la misma naturaleza y los mismos derechos, la lucha por el reconocimiento de la dignidad de todos los seres humanos no ha terminado. Y no habrá terminado mientras haya leyes que permitan desechar las vidas que se consideran imperfectas o prescindibles. Leyes como la del aborto o como la deseada ley de eutanasia.

Este jueves todos los grupos políticos presentes en la Asamblea proclamaron una declaración institucional en defensa de los derechos de las personas con discapacidad, pero solo VOX apostó firme y decididamente por su derecho a vivir, por su igual dignidad desde el mismo momento de su concepción.

¿Puede defenderse su inclusión en la sociedad si se niega el derecho de nacer al que padece una discapacidad? ¿Puede defenderse su independencia si se les considera durante meses simplemente parte del cuerpo de una mujer? ¿Puede hablarse de igualdad entre hombres y mujeres si se niega el derecho a nacer de una mujer amparándose en el supuesto derecho de otra?

En VOX levantamos la voz por los no nacidos, especialmente, por aquellos a los que se les diagnostica alguna discapacidad, y no nos importa quedarnos solos. Emprendemos con ilusión el camino por reconocer que solo sobre su derecho a nacer se puede construir el reconocimiento pleno de sus derechos como persona.

El camino será largo, la batalla es cultural. Pero “caminante, no hay camino, se hace el camino al andar”…

Ana Cuartero

Portavoz adjunta y diputada de Vox en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios