www.madridiario.es

Palomas urbanitas

miércoles 25 de noviembre de 2020, 10:55h

En nuestros pueblos y ciudades es fácil observar tres especies diferentes de colúmbidas algo en lo que pocas veces reparamos en nuestra rutina diaria

Algo tan cotidiano como sentarnos en un banco en cualquiera de nuestros parques públicos nos puede deparar una interesante sesión naturalista. Además de las aves autóctonas propias de estos espacios, como los gorriones, los mirlos, etc., también son moradores habituales de estos lugares especies que han llegado para quedarse, como las cotorras argentinas, de las que hemos hablado aquí en diferentes ocasiones. Pero también se dejan ver otros pájaros que llevamos observando desde hace muchos años si bien en su día fueron unos perfectos desconocidos o, directamente, unos recién llegados.

Fijémonos en nuestras palomas. En un jardín público cualquiera podemos observar hasta tres especies diferentes de palomas. Por un lado tenemos la bravía, la que todos tenemos en la cabeza ahora mismo, pero junto a esta, es muy frecuente que entren en escena otras dos especies con las que está emparentada. Por un lado tenemos la paloma torcaz. Su gran tamaño, plumaje grisáceo y unas manchas blancas en el cuello y alas son sus principales señas de identidad. En este caso, no estamos ante una especie que haya colonizado recientemente la península ibérica, pero sí que es cierto que hasta hace relativamente poco tiempo, no era ni mucho menos tan común como ahora en los entornos urbanos y suburbanos. Yo de pequeño no recuerdo haberlas visto nunca en los parques de Madrid, por ejemplo. Aunque es una residente permanente en la península ibérica, sus poblaciones europeas buscan en nuestras latitudes un clima más suave donde pasar el invierno. De modo que en nuestro país encontramos tanto palomas torcaces nacidas aquí como llegadas de infinidad de puntos del viejo continente.

Al contrario que la paloma torcaz, la tórtola turca sí que es una recién llegada en toda regla. Estamos ante una variedad de paloma que protagoniza una de las expansiones territoriales más espectaculares que se han podido registrar en el siglo XX. Con un tamaño muy similar al de la paloma bravía, la tórtola turca es originaria del sur de Asia. A finales del siglo XIX se detectó en Bulgaria y desde entonces no ha dejado de colonizar nuevos territorios. A España llegó en los años 60 del siglo pasado, desembarcando primero en Asturias, desde entonces no ha dejado de medrar, estando presente en nuestros días en toda la península ibérica, llegando también a Canarias y Baleares, sintiéndose cómoda tanto en ambientes rurales como urbanos. De hecho, no tiene que enfrentare a prácticamente ninguna amenaza, por lo que su expansión sigue en curso. Ya nos hemos acostumbrado tanto a su presencia que la damos por una especie que siempre ha estado a nuestro lado, pero no es así. A mí lo que más me gusta de la tórtola turca es lo esbelta que es, y ese collar negro que luce en su cuello.

La Naturaleza no deja de darnos lecciones en los lugares más insospechados. Así, en cualquier parque urbano podemos ser testigos de cómo algunas especies silvestres son capaces de adaptarse a vivir en nuestras urbes y otras de aprovechar la situación para iniciar una rápida expansión que parece no tener fin. Sin embargo, hay un nutrido grupo de especies, hasta ahora también urbanitas, que están sufriendo lo indecible debido a los continuos cambios a las que les sometemos sin ser muchas veces conscientes.

Jonathan Gil Muñoz
Director de El Guadarramista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios