www.madridiario.es

Al final nos dejaron sin desfile

viernes 09 de octubre de 2020, 08:04h

Pocas ocasiones se han dado en la política española en las que se muestre más claramente el ridículo del sistema autonómico en el que vivimos. Ese mastodonte administrativo y burocrático sembrado en los años 80 ha ido extendiendo su cizaña en el trigo de la histórica España y, cuarenta años después, claramente se nos ha ido de las manos.

El sistema autonómico nos está arruinando económica y socialmente, de la mano de los que buscan un estado federal liderado por 17 barones, cogobernados por un insensato que ha dado ahora un nuevo y bochornoso espectáculo.

La pasada semana el señor Sánchez daba una patada a las libertades individuales en las posaderas de todos los madrileños. Intentaba cercar la Comunidad de Madrid antes de darle la estocada final.

Solo VOX plantó cara al tirano y, cual numantina defensa, adelantó lo que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid finalmente ha resuelto.

Las cosas se desarrollaron así: primero, el tirano Sánchez impone medidas claramente ilegales confinando todos los municipios de Madrid, impidiendo de forma automática el movimiento de todos los madrileños.

La Comunidad de Madrid, asustada, obedece solícita y procede a incluir las medidas del ministro Illa en una Orden y solicita al Tribunal Superior de Justicia de Madrid que la ratifique. O sea, que le dé validez para que la policía pueda hacerla cumplir.

Solo VOX se opone frontalmente y presenta hasta cinco instancias ante los tribunales por los diversos atropellos a las leyes en los que han incurrido tanto el Gobierno del Estado como el dócil Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Ayer jueves, el TSJM rechaza la ratificación de la orden de la Comunidad de Madrid que recoge las medidas de Illa, lo que significa que la policía no podrá exigir su cumplimiento coincidiendo en la argumentación con lo alegado por VOX: no se pueden vulnerar así los derechos y libertades fundamentales de los madrileños atendiendo a criterios políticos y no sanitarios.

Pero ahí no acaba todo. Empieza entonces el caos y el desconcierto político, por si no tuviéramos suficiente con el sanitario, el educativo y el económico en general. La presidenta anuncia la retirada de las medidas cautelares presentadas contra las instrucciones del Gobierno y llama al diálogo con Sánchez. El alcalde de la capital llama a los ciudadanos a no salir de Madrid en el puente del Pilar y Pablo Casado pide la dimisión de Illa. ¿Se han vuelto todos locos?

Creo, sinceramente, que esto se les va de las manos a los defensores del Estado de las autonomías.

Mientras tanto, los madrileños no solo tenemos que lidiar con este desgobierno y la crisis sanitaria, económica y social que tenemos encima, no solo tenemos que mendigar una prueba PCR para nuestros padres o nuestros hijos, no solo tenemos que hacer lo posible y lo imposible por trabajar y cuidar de nuestros hijos con la dificultad añadida de la complicada vuelta al cole, sino que ni siquiera vamos a poder celebrar este domingo el día del Pilar, el día de las Hispanidad, con el desfile de las Fuerzas Armadas, no sea que alguien se moleste por ello. Quizá impedirlo era, precisamente, el único objetivo.

Ana Cuartero

Portavoz adjunta y diputada de Vox en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios