www.madridiario.es

Pimpampum: ¡Madrid!

Por Ángel del Río
miércoles 07 de octubre de 2020, 10:03h

Insisto: Madrid es el claro objeto del deseo político. La Comunidad madrileña lleva 24 años gobernada por el PP, y eso la izquierda no puede seguir permitiéndolo, y dentro de esa izquierda, especialmente el PSOE y Podemos, que intentan aprobar, de la manera que sea, la asignatura pendiente de conseguir el poder en Madrid. Parece que todo vale en la feria de la política para lanzarle pelotas al muñeco del pimpampum, que es la Comunidad madrileña, con la intención de derribarlo.

Pedro Sánchez se viste con talante de diplomático y se va a la Puerta del Sol para entregarle sus cartas credenciales de ayuda y colaboración en el asunto de la pandemia a Isabel Díaz Ayuso. Pero esas cartas de presumibles buenas intenciones solo eran humo, que se dispersó a las pocas horas cuando el ministro Illa proclamó a los cuatro vientos que la anunciada colaboración del gobierno central era una intervención innegociable sobre el confinamiento total en la capital y en los nueve municipios más importantes de la región, un pasar por encima de las competencias autonómicas. ¿Estaba Sánchez al tanto de esa estrategia cuando visitó y prometió colaboración leal a Ayuso, o quizá el ministro Illa actuó por su cuenta, de espaldas al presidente del Gobierno?

En esos momentos, mientras en Moncloa se pergeñaba la sentencia de confinamiento para Madrid, en España cinco autonomías (Galicia, Andalucía, Asturias, Navarra y Castilla y León) y dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla) registraban tasas de contagio más altas que en la Comunidad madrileña, lo que evidencia que se esgrimieron criterios puramente políticos. Navarra era entonces la Comunidad con mayor transmisión de casos, pero escapaba en esos momentos al ánimo “confinatorio” del Gobierno de Sánchez. ¿Por qué?

Mientras el gobierno de Sánchez estimaba insuficientes las medidas adoptadas por el gobierno de la Comunidad, Díaz Ayuso seguía insistiendo en la imperiosa necesidad de que se establecieran los oportunos controles sanitarios en el aeropuerto de Barajas, porque, parece inconcebible que cuando se toma la medida drástica de confinar Madrid capital y nueve municipios de la región madrileña, se permita que en el primer aeropuerto del país ni siquiera se tome la temperatura a los viajeros que llegan, ni en las estaciones de Renfe a quienes arriban en tren.

Madrid es la locomotora de la economía nacional. Asfixiándola se abre el caos y la ganancia de pescadores furtivos de la política en río revuelto.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios