www.madridiario.es

Reivindicamos, con ello ayudamos

jueves 10 de septiembre de 2020, 08:13h

En pleno bloqueo mental del Ejecutivo madrileño, la próxima semana se celebra en la Asamblea de Madrid el debate sobre el estado de la región. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha decidido; o mejor, su jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez ha decidido; que la solución para la terrible crisis que sigue viviendo la Comunidad de Madrid es pasearse por estudios de radio, platós de televisión e incluso hacer una declaración institucional en Telemadrid.

Sólo una vez en la historia, tras los atentados del 11-M, se dio una declaración institucional. En aquel momento por parte de su maestra, Esperanza Aguirre. Las múltiples declaraciones de Ayuso, se superponen con la de algunos de sus consejeros (Enrique Ossorio vive obsesionado contra CCOO) y siguen cortocircuitando, cuando no humillando, a sus socios de Ciudadanos. Mientras, la ultraderecha, que es quien mantiene este desgobierno, observa desde el burladero, sabedores que sin ellos nada puede Ayuso.

Desde las Comisiones Obreras de Madrid lo que queremos pedir a los partidos políticos es que se enfrenten a los problemas de la región y acaben con el desgobierno. Y enfrentarse a los problemas supone grandes dosis de responsabilidad, algo de lo que carece el Ejecutivo regional.

Por contra, nos encontramos con declaraciones de Ayuso dirigidas a los representantes de los trabajadores, a nosotros los sindicatos, queriéndonos culpabilizar de su espantosa gestión. Queda claro el esquema mental y su cultura política, cuando la presidenta asegura que “si todo es reivindicación, si todo es transmitir zozobra, si sólo se llevan quejas en lugar de ayuda, si solo reivindicamos, no vamos a avanzar” (…) “Si sólo pensamos en las dificultades esto no va a salir adelante…” Nos pide “comprensión” y que no politicemos la vuelta al cole, ni la asistencia sanitaria.

¿Lo responsable para Ayuso es callar y que su nefasta gestión nos lleve a la ruina?, ¿qué es más responsable: un nuevo intento de colaboración con este Gobierno inepto o buscar alternativas con firmeza y capacidad?, ¿nos teníamos que callar cuando determinadas patronales pedían “actividad, actividad, actividad”, lo que implicó una desescalada rápida agravada por la renuncia del gobierno a fortalecer la salud pública y la Atención Primaria? ¿Nos callamos cuando el consejero de educación plantea una vuelta al cole como todos los años y se niega a un plan serio y riguroso en plena pandemia?

Colaboramos de forma crítica en el confinamiento porque era lo que tocaba. El virus pilló a contrapié a todas las instituciones y a toda la sociedad, no hubo planificación posible, todos arrimamos el hombro. Seis meses después no hay disculpa. Era sabido lo que había que hacer y no se ha hecho en la Comunidad de Madrid. Lo de ahora es negligencia y nos lleva a la enfermedad y a la ruina. Lo responsable es denunciarlo y movilizar a la sociedad para intentar corregirlo.

Los sindicatos estamos llevando a cabo nuestro papel de una manera muy responsable mientras nos reinventamos. Venimos llenando muchos huecos que dejan vacíos algunos empresarios y también las administraciones. En abril, tuvimos que tomar el mando ante la desaparición de responsables de seguridad en el trabajo. Si no hubiéramos reivindicado y alzado la voz no existiría un plan de vuelta a los centros escolares, que realmente de poco sirve cuando la propia presidenta declara que “todos los niños se van a contagiar a lo largo del curso”. ¿Eso es responsabilidad por su parte?

En la vuelta al colegio fue la Federación de Enseñanza de CCOO de Madrid quien elaboró un plan en junio que ahora copia la Consejería, pero llega tarde y mal. Es imposible que ante el caos generado por el Gobierno regional y la Consejería de Educación no alcemos la voz para decir que hacen falta 12.494 profesores, 1.537 enfermeros y 1.913 conserjes. Pero nuestro plan global para toda la educación no universitaria, va más allá de las necesidades en materia de profesorado y aborda todas las necesidades de plantilla con los diferentes perfiles para que un centro funcione con todas las garantías.

Y es que con la pandemia se le están cayendo muchas caretas al neoliberalismo que padecemos desde hace 25 años. La desidia pasada hoy hace que todo sea más grave. Una desidia que año tras año denunciamos. En este momento hay en Madrid 90 colegios que se siguen construyendo, y algunos llevan más de diez años en obras. Madrid ostenta el triste récord de encontrarse a la cola de España en todos los índices educativos.

En la sanidad pública madrileña, toda la Mesa Sectorial (CCOO, UGT, SATSE, AMYTS y CSIT UNIÓN PROFESIONAL) también convocamos movilizaciones ante el abandono y desprecio a los profesionales por parte del Gobierno Regional. Volvemos a hacer especial mención al colapso de la Atención Primaria.

El pasado 18 de agosto solicitamos nuevamente a la Consejería de Sanidad en nuestro informe de situación, entre otras, las siguientes medidas: La elaboración de un plan de contingencia, una estrategia de comunicación con la población, el aumento real de la plantilla, la contratación de los rastreadores de Salud Pública, la adecuación de las horas de actividad asistencial, la mejora de las condiciones laborales y salariales, las modificaciones necesarias en las infraestructuras, la dotación de medios tecnológicos adecuados, la supresión de la burocracia no imprescindible, la regulación e implantación del teletrabajo, la realización periódica de PCR a los profesionales y la coordinación real y efectiva entre la Atención Primaria, la Atención Hospitalaria, el SUMMA 112 y los Servicios de Salud Pública.

Tras las falsedades y declaraciones encontradas del Ejecutivo respecto a la salud pública, oficialmente se han contratado 210 rastreadores, mientras harían falta como mínimo 1.206, según los estándares internacionales. Dice Ayuso que nos respeta y está abierta al diálogo, pero su respuesta siempre es la callada, salvo para convocarnos, hacerse una fotografía y no tomar en consideración ninguna de nuestras opiniones. Claro que continuaremos reivindicando y movilizándonos para una mejor educación, sanidad y salud pública.

Ante el debate del Estado de la región es necesaria responsabilidad y una alternativa. Tal como explica Antonio Gutiérrez Vergara (secretario general de CCOO entre 1987 y 2000) en su artículo Una urgente cuestión de Estado, “el Gobierno de la señora Díaz Ayuso se ha convertido en un problema muy serio para todo el Estado español por la mayor potencialidad de la capital para extender la enfermedad por toda España y porque es la referencia más visible ante el resto del mundo”. Pide Gutiérrez, por responsabilidad, que el propio PP retire de la presidencia a Ayuso. Dentro del propio PSOE (el partido más votado en las elecciones locales), Izquierda Socialista -el ala izquierdista del socialismo- asegura que es preferible un presidente de Ciudadanos a que se mantenga Ayuso; voces sólidas del PSOE como el alcalde de Fuenlabrada pide claramente una moción de censura. Eso mismo proponen otras fuerzas democráticas. Todo conduce a un emplazamiento a Ciudadanos, en sus manos está terminar con la incapacidad y la negligencia de la que son corresponsables.

Más allá de estas y otras opiniones, lo que es clamoroso es el desgobierno de la Comunidad de Madrid. Hoy salta en mi móvil la notificación de que se duplican los contagios en Madrid en 24 horas: pasa de 774 a 1.390. En los últimos siete días han fallecido 80 personas.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios