www.madridiario.es
Urna de votación
Ampliar
Urna de votación (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

La transformación de Decide Madrid, la plataforma de participación ciudadana

martes 21 de julio de 2020, 07:26h

Antes de que un estudio técnico recomendara la demolición del ‘scalextric’ de Joaquín Costa al detectarse importantes daños en su estructura, varios ciudadanos habían pedido ya su eliminación a través de la plataforma on line Decide Madrid. Hace dos años, durante la consulta popular para la elaboración de los presupuestos participativos, algunos usuarios de la web sugerían invertir en desmontar el paso elevado y soterrarlo, pero estos proyectos de gasto no alcanzaron siquiera la fase de votación. Este último año, el puente fue objeto de nuevo de varias propuestas ciudadanas que redundaban en la necesidad de hacer un estudio técnico, pero al no obtener el apoyo popular suficiente, tampoco llegaron a plantearse.

Ese es el principal inconveniente o la ventaja, según se mire, del funcionamiento de esta herramienta de participación cuya mecánica es bien sencilla. Los ciudadanos pueden registrarse con su correo electrónico y, por ejemplo, hacer propuestas al Ayuntamiento. Cada una de las ideas puede ser votada por los usuarios. Aquellas que cuentan con un apoyo igual o superior al 1 por ciento del censo de Madrid, es decir, unos 27.000 votos de los empadronados mayores de 16 años, son estudiadas por el Gobierno municipal en el plazo de 12 meses. También se convocan votaciones cuando el Ayuntamiento decide someter cuestiones a decisión directa de la ciudadanía.

La plataforma Decide Madrid fue impulsada en 2015 por la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, dentro del Portal de Gobierno Abierto del Ayuntamiento, para fomentar la participación ciudadana en la gestión de la ciudad. La iniciativa llegó a recibir en 2018 un Premio de Servicio Público de la ONU.

Desde su puesta en marcha, ha sido fundamental no solo para sacar adelante los llamados presupuestos participativos, en los que la ciudadanía ha planteado y votado en qué proyectos invertir los impuestos de los madrileños. Sino también para debatir, opinar, votar o proponer la incorporación, por ejemplo, de más medidas medioambientales en las políticas municipales.

Así, la decisión de ampliar las aceras de la Gran Vía fue sometida a una consulta ciudadana en esta plataforma y los usuarios registrados en Decide Madrid fueron también quienes eligieron con sus votos el proyecto Welcome Mother Nature para transformar de manera integral la Plaza de España, una obra actualmente en marcha y sobre la que conocíamos recientemente una novedad. Uno de los aspectos más llamativos del proyecto era el paso de peatones en aspa que se dibujaba en el cruce entre las calles Gran Vía, De los Reyes y Princesa, al estilo del conocido cruce Shibuya de Tokio.

Pero lo que prometía convertirse en un atractivo turístico añadido ha pinchado en el proyecto final. Los informes técnicos, antiguos y recientes, desaconsejan su implantación porque consideran que perjudicaría el tráfico, congestionaría la circulación y aumentarían las esperas de los peatones. Así que, al final, lo que una encuesta ciudadana aplaudió como gran idea ahora ha tornado en “ocurrencia” inviable para el nuevo equipo de Gobierno.

“Es uno de los riegos tal y como estaba configurada la plataforma en origen”, señalan a Madridiario desde el área de Participación Ciudadana. “La corporación anterior apostaba por la participación sin más, como único objetivo, lo que generaba frustración en las expectativas ciudadanas al encontrar los participantes que sus propuestas, tal y como habían sido formuladas y sin ninguna explicación, no se ejecutaban o se ejecutaban de otra forma”, añaden.

Y citan como ejemplo el proceso de presupuestos participativos. “De 360 millones de euros puestos a disposición de la ciudadanía en cuatro años, únicamente se habían ejecutado 45 millones; de 1.214 proyectos aprobados en cuatro años, quedaban por ejecutar 1.001 cuando se produjo el cambio de corporación”. De hecho, esa fue la razón esgrimida por el Gobierno de Martínez-Almeida para no haber convocado la edición correspondiente a este año.

Por su parte, los impulsores de esta herramienta, la formación Más Madrid, consideran que entre 2015 y 2019 “la ciudad se posicionó a la vanguardia de la participación ciudadana”. Además aseguran que “todos los distritos de la capital cuentan con proyectos acabados y se ejecutó una media de un proyecto a la semana”.

De “peligro para la democracia” a “referente mundial”

En sus inicios, el PP llegó a considerar esta plataforma un peligro para la democracia representativa al tratar de imponer "un sistema de democracia bolivariana". También Ciudadanos llegó a cuestionar la fiabilidad del sistema empleado en las votaciones. Pero ahora que esta ‘arma’ de voluntad popular lleva un año bajo su coordinación, en el área de Participación del Ayuntamiento destacan el “enorme valor” de esta herencia que les dejó el anterior equipo de Gobierno. “Se trata de una plataforma que ha supuesto un hito en los procesos de participación ciudadana digital. De hecho, es un referente a nivel mundial”, destacan. No obstante, añaden que han detectado múltiples vulnerabilidades que han tenido que subsanar para dotarla de seguridad jurídica, algo que achacan a que “el equipo anterior, una vez diseñada, no invirtió lo suficiente en su mantenimiento y seguridad”.

Precisan estas fuentes que “se han tenido que hacer varias auditorias de seguridad de la plataforma (de caja blanca, de caja negra y mixta)” y que han tenido que “acabar con la brecha de seguridad desde el punto de vista de la Administración”. Aseguran que, con el cambio de manos del bastón de mando, “se encontraron 103 administradores de la plataforma, cuando en la Dirección General en la corporación anterior había solo 54 funcionarios”.

Intercambiados los roles, desde la oposición es ahora Más Madrid quien cuestiona el uso que hacen de ella los partidos que gobiernan la capital. De hecho, hace unas semanas esta formación presentó una reclamación ante la Agencia Española de Protección de Datos contra el Ayuntamiento por utilizar el fichero de los casi 469.000 suscriptores de esta web para remitirles un correo electrónico desde Decide Madrid en el que se les informaba sobre el Plan Sures. Para el concejal de Mas Madrid Nacho Murgui, el equipo de Gobierno ha transgredido “los límites de la legalidad haciendo uso ilícito de los datos que la ciudadanía ha prestado para unos fines que en absoluto son objeto de la propaganda gubernamental”.

El Gobierno municipal se defiende. Asegura que “se trata de una invitación a la participación y no una mera comunicación” y que la información sobre este plan es “necesaria para entender el marco del proceso sobre el Cerro Almodóvar que acababa de finalizar", documentación que la ciudadanía debe conocer para tomar partido en futuros procesos participativos.

En Más Madrid creen que “desde que gobiernan PP y Cs en el Ayuntamiento, el derecho de la ciudadanía a participar de forma directa ha desaparecido”. Entienden que la plataforma se ha usado para “otros fines residuales que no respetan los grandes objetivos para los que se concibió” y que el Consistorio “desvirtúa por completo el proyecto Decide Madrid”.

No lo ven así los responsables del área de Participación. “Los objetivos de la plataforma no se mantienen de forma estática, sino que se amplían y mejoran. El Ayuntamiento de Madrid sigue queriendo fomentar la participación de los ciudadanos en la gestión de la ciudad, implicándoles en la generación de ideas y propuestas novedosas y viables, con el objeto de mejorar su calidad de vida. Ahora, se pretende que, no solo incluya a los ciudadanos de forma individual, sino que incorpore la participación de las entidades y asociaciones, de empresas, de universidades… Se busca alcanzar una plataforma más inclusiva y neutral. Un ejemplo es el proceso participativo Compartimos Barrio”.

El éxito de la audiencia pública sobre Cerro Almodóvar

En el año del tándem Almeida-Villacís, Decide Madrid ha servido de espacio de participación para distintos procesos. Uno de los que más presume el actual equipo de Gobierno es la audiencia pública sobre Cerro Almodóvar, en la que se ha sondeado a los ciudadanos sobre ideas para recuperar este entorno singular. Se recogieron más 1000 propuestas vecinales que sugerían mayoritariamente usos deportivos y culturales. “Destaca porque, siendo una consulta que se ha realizado únicamente a la población de los dos distritos afectados (Vicálvaro y Villa de Vallecas), ha supuesto un elevadísimo índice de participación habiendo alcanzado a 1.709 participantes”, argumentan.

Madrid sale al balcón, con 545 propuestas, es otro de los proyectos destacados de este nuevo Decide Madrid. “Fue modelo de inspiración para otras ciudades, como ejemplo de cómo una plataforma de participación ciudadana puede servir en época de pandemia para recoger ideas solidarias y paliar una situación de vulnerabilidad en muchos colectivos”.

Quién sabe si el Ayuntamiento utilizará esta plataforma para preguntar a los madrileños qué se puede hacer tras la demolición del puente de Joaquín Costa. Hace una semana el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y la delegada de Obras, Paloma García Romero, aseguraban que escucharían a los vecinos a la hora de planteárselo. Para ello sería necesario “que el área competente solicite la aprobación por parte del Alcalde de una audiencia pública y entonces se pondría en marcha la maquinaria del proceso participativo. Estaremos a la espera de lo que planteen los órganos competentes”, manifiestan desde el área.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios