www.madridiario.es

Piscinas prefabricadas: la mejor opción para el 2020

martes 23 de junio de 2020, 10:40h
Este verano, debido a la situación creada por el COVID-19, la forma de disfrutar del tiempo de ocio en junio, julio, agosto y septiembre ha cambiado de un modo radical: la mayoría de personas está optando por quedarse en casa y disfrutar del tiempo con los seres queridos.
Piscinas prefabricadas: la mejor opción para el 2020
Ampliar

Esto ha hecho que la mayoría de familias se hayan planteado la posibilidad de instalar, por fin, una piscina en el jardín de casa o, sobre todo, realizar mejoras en las que ya tiene colocadas. Todo esto con el fin de pasar los días de más calor en unas divertidas horas a remojo en una piscina privada, sin riesgos y con la mayor libertad posible.

Por todo ello, la demanda de instalación de piscinas en los últimos meses se ha elevado en un 300 % o más, y las empresas que trabajan en la instalación de piscinas están redoblando esfuerzos hasta llegar a quedarse sin stock.

En zonas como Madrid, donde el acceso a la costa es más difícil, son muchos los propietarios que cuentan con una piscina en sus hogares. Empresas que trabajan en este tipo de instalaciones, explican que el inédito aumento de la demanda ha hecho que se queden sin stock de piscinas prefabricadas o de piscinas desmontables de acero, pero las familias están aprovechando este verano, en el que apenas se va a viajar, para mejorar sus instalaciones y hacer sus piscinas mucho más cómodas. Además, para poder instalarlas es necesario tener licencia y permiso y esto se puede demorar unos 3 o 4 meses.

Los responsables de Iguazú añaden también que otros propietarios se están planteando anticipando a la construcción de piscinas en Madrid para la próxima temporada o están iniciando los trámites para lograr la licencia de instalación de una piscina prefabricada y de una de construcción para así tener opciones de disfrutar del baño en el verano de 2021, lo que será útil en el caso de que la situación sanitaria siga siendo delicada o, directamente, para tener alternativas de ocio en su propio hogar.

Está claro que las piscinas prefabricadas de poliéster van a ser las verdaderas protagonistas en los siguientes veranos, en los que los planes de vacaciones y la forma de disfrutar del verano va a cambiar por la presencia del Coronavirus.

Piscinas Iguazú es una de esas empresas que acumula años de experiencia en la instalación y construcción de piscinas.

Líder en el sector, los profesionales de Iguazú recomiendan a aquellos que se están planteando estas posibilidades para que las vacaciones de otros años no les pillen sin posibilidades que apuesten por las piscinas de poliéster por varios motivos: “A la hora de instalar una piscina prefabricada, lo más interesante es pensar en un sistema de rápida colocación, pero que también sea de un material duradero y de calidad”, explican.

Y es que, a diferencia de las piscinas de plástico o las de obra, las cubetas de poliéster son cada vez más demandas porque son más económicas y mantienen una alta calidad, además, la obra es mucho más rápida una vez que ya tienes los permisos.

Además, con este tipo de piscinas prefabricadas se eliminan posibles accidentes: en estas semanas ha habido casos en los que las piscinas de plástico se han desbordado por la fragilidad de su estructura, inundando hogares o zonas compartidas de urbanizaciones.

En algunos casos, por su versatilidad, estas piscinas de plástico se colocan en sitios poco seguros, como terrazas en voladizo, que pueden venirse abajo con el peso del agua.

Por todo ello, siempre es mejor confiar en un equipo profesional que instale una piscina para toda la vida, con materiales que cumplen las mayores exigencias de calidad y durabilidad y con los que se crean piscinas para disfrutar verdaderamente de un buen baño, seguro y divertido, en casa.

Mejorar la piscina: una inversión para el futuro

Aunque ya no hay posibilidades de instalar una piscina este verano, lo que sí que están haciendo muchos clientes es pasar por nuestro showroom en Rivas para ver cómo mejorar las que ya tienen en casa, indican desde Piscinas Iguazú, que cuentan con un espacio expositivo abierto al público donde es posible valorar distintos materiales de recubrimiento, comparar modelos de cloradores, adquirir bombas de calor o valorar la posibilidad de instalar equipos domóticos para controlar la piscina desde su teléfono.

“Uno de los equipamientos más demandados está siendo el clorador salino, que mejora mucho la desinfección del agua, algo que reduce la amenaza del COVID si se tiene a invitados en la piscina, aclaran en Iguazú.

Reducir el gasto energético

Otra de las cuestiones en las que los clientes de Piscinas Iguazú están invirtiendo más estas semanas es en la optimización de sus instalaciones para que estas hagan un menor gasto energético y contribuir así a mejorar el medioambiente y bajar a la vez la factura de la luz.

La instalación de leds, la incorporación de duchas solares y la colocación de motores de velocidad variable son algunos de los aparatos para piscinas por las que más preguntan los clientes: “Todo está enfocado a mejorar la experiencia de piscina privada este año”, apuntan desde la empresa, que cada día recibe a decenas de interesados en su showroom de Rivas.