www.madridiario.es

Entre sus mentiras y sus odios

lunes 27 de abril de 2020, 17:46h

Las mentiras y los bulos están causando furor entre la izquierda totalitaria de este país. Tanto, que hasta la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha optado por grabar un vídeo y así aleccionarnos a todos.

Así es, ahora los “leninistas” ya no son oposición. Ahora son Gobierno. Y ahora son ellos quienes sufren críticas, informaciones que destapan su ineptitud y opiniones libres que ponen de manifiesto su pésima gestión. Y eso no les gusta nada.

Es el Gobierno quien está siendo denunciado día si y día también por querer manipular a la opinión pública, por limitar el derecho a la información y porque ha puesto en marcha controles para frenar y controlar la crítica contra ellos.

Es un Gobierno gestado entre mentiras y odios. Y este es el resultado. Pero, ¿quién puede extrañarse de esto?

Un gran número de ministros son defensores de políticos comunistas totalitarios del siglo pasado y de este. Aplauden esas políticas que se han llevado por delante la vida de millones de personas. Que creen en esa ideología que priva de libertad a las personas, que intenta arrebatarnos la dignidad, pisotean derechos humanos y frenan una sociedad próspera para hundirnos en la pobreza más absoluta.

Solo sentando las bases de quiénes son, entenderemos sus reacciones. Y así podremos denunciarlas públicamente a riesgo, incluso, de ser investigada o espiada por defender la libertad.

Los hechos.

Entre mentiras y odios. Sábado, 20:35h. Juan Carlos Monedero publica un tuit y un vídeo de Irene Montero.

Reacciones.

Si es indignante contemplar este desgobierno y la tomadura de pelo de Sánchez y compañía. Leer al “supuesto” ideólogo de Podemos y escuchar a la señora Montero en ese vídeo, me produce únicamente, asco.

El vídeo.

La ministra. Responsable de aquella manifestación tachada por expertos como “fiesta del COVID19”. Afirma que “hay estrategias políticas que se basan en el bulo o la mentira”. Hasta aquí, bien. Reconozco que ella y Podemos son expertos en esta materia.

Al vídeo le faltaba un detalle. Señalar a los culpables. Ese olvido no ha pasado inadvertido por el fiel y leal leninista Juan Carlos Monedero. Así que sube el vídeo de la “elocuente” ministra y dice claramente contra quien hay que ir.

El tuit.

PP y VOX “necesitan bulos en los balcones”. Y, prosigue, convocan caceroladas y “otras actividades”. Están asustados, anuncia, por el acuerdo social que suena a las 8 en toda España”.

Ahora si.

Ya tenemos la estrategia. Que viene a repetirse constantemente. Somos sus enemigos, han dibujado una diana y en el centro estamos nosotros. O tu mismo. Los que no compartimos su ideología, su visión de la convivencia, de la vida, de la verdad, del control, de la realidad. Y, sobre todo, los que no somos comunistas y decimos alto y claro que son una auténtica amenaza para nuestra libertad.

Intentan manipular, ya con escaso éxito. Mienten a quien se deja engañar. Generan odio contra dos partidos políticos. Nos señala, acusa e intenta discriminar con esas mentiras nuestra inteligencia, nuestra libertad de pensamiento y nuestra opinión.

Y esa es lo que esta izquierda totalitaria está haciendo por nuestro país. Mantenerse entre mentiras y odios. Eso sí, con el beneplácito de Pedro Sánchez.

Porque todos quieren lo mismo. Nuestra dependencia mientras gobiernen, mantener ellos el timón de una sociedad rota y arruinada y así, perpetuarse en el poder. Al precio que sea.

Pero España es un país democrático. Y los españoles y muchos políticos, libres y defensores de la libertad.

El Partido Popular no necesita bulos en los balcones. El PP está con todos los españoles que salimos a esos balcones. Porque hoy esos balcones significan libertad. Y si esa libertad significa una cacerolada contra un gobierno incompetente y peligroso, sacaremos nuestras cacerolas. Y si significa agradecer el trabajo de profesionales sanitarios y otras actividades esenciales con un aplauso. Aplaudiremos.

Cacerolada o aplauso. Y la izquierda totalitaria. Que rabie. Esa es la única verdad. Y esa es nuestra libertad. Hacer lo que nos de la gana.

Porque son los españoles quienes están reaccionando. Y eso os asusta. Tanto que tiene que acudir a ese lenguaje comunista de “acuerdo social” para justificar el aplauso.

¿Pero de qué acuerdo social habla? No ha existido ni acuerdo, ni votación ni milongas varias de ese comunismo casposo. No voy a permitir que las mentiras y sus odios empañen una acción espontánea y humanitaria de tantos españoles. Llevo más de 40 días saliendo a mi balcón. Aplaudiendo a quien se lo merece. Porque me da la gana. Y si no quisiera hacerlo, no lo haría y punto.

Contra esta izquierda tóxica. Peligrosa. Mentirosa. Manipuladora. Repleta de idearios políticos que han desolado países, regímenes democráticos. Que admiran a políticos sanguinarios, políticos que vulneran derechos humanos. Contra todos ellos sólo cabe un arma. La verdad y la libertad.

Yolanda Estrada

Diputada del Partido Popular en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios