www.madridiario.es

No es un Día de la Tierra cualquiera

miércoles 22 de abril de 2020, 09:15h

Este 22 de abril celebramos el Día de la Tierra desde el confinamiento provocado por el COVID-19 y se nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre nuestra relación con el planeta, con la naturaleza, con el medio ambiente.

El frenazo en la actividad social y económica es una oportunidad para plantearnos la vuelta de otra manera: conjugando el progreso con una reducción de nuestro impacto sobre el planeta y protegiendo la biodiversidad que es fuente de riqueza natural.

En nuestro día a día, podemos ser más respetuosos con nuestro medio ambiente si fomentamos el uso de un transporte público cada vez más eficaz y que el Gobierno de la Comunidad de Madrid continúa mejorando, como es el Metro de Madrid. También, si apostamos por la construcción vivienda sostenible y eficiente como en el caso de Madrid Nuevo Norte o la construcción de un parque de vivienda social de alquiler que llegue al ‘consumo 0’ gracias a las energías renovables.

También podemos cuidar el planeta tierra poniendo en valor y promocionando productos de cercanía, que son el resultado de la labor diaria de nuestros agricultores y ganaderos. Y, en general, debemos reducir el consumo de materias primas, así como la generación de residuos, mediante el aprovechamiento de los principios de la economía circular y el fomento del embalaje inteligente, lo que a su vez contribuiría a rebajar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas medidas son necesarias para cumplir las recomendaciones de Naciones Unidas. Este organismo nos advierte de lo ligada que se encuentra nuestra vida y salud al buen estado de los ecosistemas y cómo la biodiversidad hace mucho más difícil la expansión rápida de enfermedades como el COVID-19 en el medio natural y, por tanto, mucho más difícil que lleguen al ser humano.

En estos días de obligado encierro a escala planetaria se ha puesto en evidencia que la naturaleza responde de manera positiva a la reducción del impacto humano. Pronto vimos que el agua de los canales de Venecia se volvía transparente y llena de peces, cómo la contaminación atmosférica de muchas grandes ciudades, incluida la de Madrid, bajaba de manera muy notable, y nos sorprendía la presencia de algunos animales silvestres en lugares donde no solemos verlos.

En este Día de la Tierra, el aislamiento provocado por el COVID-19 debería hacernos reflexionar sobre la necesidad de convertirnos, cuando todo esto acabe, en una sociedad que avanza y mejora sus cotas de bienestar al tiempo que se vuelve más respetuosa con nuestros recursos naturales, con el aire, con el agua, con los demás seres vivos.

Es el momento de que seamos conscientes de nuestro impacto sobre el medio ambiente y de que tomemos medidas urgentes para dejar a nuestros hijos un planeta lleno de vida, una Tierra que nunca fue nuestra, sino, si acaso, de ellos.

Ana Rodríguez

Portavoz Medio Ambiente de Cs en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios