www.madridiario.es
Las protectoras desmontan el bulo de la adopción de perros para salir del confinamiento
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Las protectoras desmontan el bulo de la adopción de perros para salir del confinamiento

sábado 04 de abril de 2020, 09:00h

Toy y Pino han cambiado temporalmente de casa. Son dos perros de cuatro y diez años cuyos dueños, residentes en San Blas, tuvieron que ser ingresados en el hospital por coronavirus. Esta ausencia inesperada les dejó sin nadie que les diera de comer o les sacara a la calle. “Pasaron seis días hasta que unos vecinos nos alertaron y pusimos en marcha nuestra unidad de intervención”, explica Nacho Paunero, responsable de la protectora El Refugio. Tres miembros de la asociación, ataviados con los pertinentes equipos de protección, entraron en el domicilio y rescataron a los dos animales.

En toda la Comunidad de Madrid hay censados 1.132.000 perros y 131.000 gatos. En la capital la cifra de perros (281.000) duplica a la de niños menores de 5 años, y los felinos que residen con familias llegan a los 74.000. Consciente de estas cifras, al principio de la crisis sanitaria del coronavirus, esta asociación activó varias iniciativas pensando en las consecuencias de la nueva situación sobre las mascotas que viven en hogares de la región. A través de una de ellas, denominada “Solo en casa”, han rescatado a Toy y Pino. Como sus amos no tienen familiares cercanos o amigos que puedan encargarse en su ausencia de los cuidados que precisan, se los han llevado para cuidar de ellos hasta la total recuperación de sus dueños para volver juntos a casa.

De momento están trabajando en una veintena de casos para ver de qué manera intervenir. Y no solo con perros; también echan una mano con los gatos, aunque en estos casos se limitan a entrar en la vivienda a reponer comida y bebida y controlar que todo está en orden. En ocasiones su labor se resume simplemente en orientar. También ofrecen atención veterinaria gratuita de urgencia para mascotas cuyos dueños se han quedado en paro por esta crisis, aunque hasta el momento no ha solicitado nadie este servicio.

Imposible adoptar un perro durante el confinamiento

Con la entrada en vigor del estado de alarma, El Refugio interrumpió temporalmente las adopciones para evitar el contacto social y los desplazamientos. Así que desde entonces no es posible adoptar un perro, al menos en sus instalaciones. Por eso a Paunero le sorprende que le preguntemos si le consta que hay personas que acuden ahora a las perreras con la pretensión de adoptar para tener una buena excusa que les permita saltarse el confinamiento tres veces al día. “Lo que sí nos está llegando son inquietudes de adopción, pero las normales y habituales en estas circunstancias. De hecho, tenemos más casas de acogida temporal que gente que necesita ayuda. Y el 80 por ciento de esas personas que quieren ayudar ya tienen perro en casa. Yo creo que la solidaridad es un virus que se está extendiendo más rápido que el COVID-19”.

A Arantxa Sanz, portavoz de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid, le parece una irresponsabilidad, “en primer lugar que se utilice este motivo y mucho más que se pretenda adoptar un perro con la idea de utilizarlo para poder salir en un momento tan delicado como el que estamos viviendo. La adopción en estas circunstancias sería un fracaso y muy probablemente acabaría mal para el perro”. Y recalca que el albergue de la SPAP, cumpliendo con las restricciones de movilidad para evitar la propagación del coronavirus, ha suspendido las adopciones durante el estado de alarma.

Lo mismo ocurre en el caso de la Asociación Abrazo Animal. Su vicepresidenta, Lola Juliá, explica que “en estos momentos se hace difícil aplicar los protocolos pre-adopción que tenemos. Por lo que, para evitar picarescas, prácticamente las hemos suspendido, salvo las que ya venían de atrás y estaban en proceso”. Lola dirige el Centro Municipal de Atención Animal de Las Rozas donde “estamos dando algún animal en acogida temporal dentro de nuestra red ya establecida de casas responsables con el fin de hacer sitio para nuevos animales procedentes de pacientes con el virus". Además este Ayuntamiento ha ofrecido sus instalaciones a la Comunidad de Madrid para acoger, si fuera necesario, animales de personas sin techo que han tenido que ingresar de manera forzosa en albergues, para dar cumplimiento a las medidas preventivas ante la difusión del coronavirus.

En Abrazo Animal sí han notado “un gran aumento en solicitudes para adoptar y/o acoger perros, mucho menos para gatos, sobre todo a través de nuestras redes sociales”. Sin embargo, no desconfían de las intenciones de los donantes. “Las solicitudes de acogida queremos creer que están movidas por la solidaridad, ya que casi todas hacen referencia a una intención de ayudar a las personas que, ingresadas o no, están afectadas por el COVID-19 y pueden tener problemas si tienen un perro para ocuparse de él”.

La prueba de fuego va a ser cuando todo esto pase. “Entonces vamos a ver la gente que estaba realmente interesada en acoger y la que no”, dice Cecilia Castillo, presidenta de APAP-Alcalá. Allí han recibido ocho solicitudes en estas tres semanas, “son muchas para lo parada que estaba la cosa. En ese periodo un mes cualquiera atendemos entre una y tres”. Se refiere a gente que se ofrece para acoger perros de manera temporal hasta encontrar una familia de adopción definitiva. La asociación cubre los gastos. “No podemos saber si la gente que nos contacta quiere el perro para poder salir a pasearlo, no lo especifican, claro, aunque sí suelen explicar que han elegido este momento porque están en casa y así pueden realizar una adaptación del animal correcta”.

De todos modos, esta asociación también ha paralizado los acogimientos y adopciones por la imposibilidad de realizar de manera adecuada todo el proceso en esta situación. “Estamos tanteando, anotando los teléfonos de los interesados y pidiéndoles paciencia hasta que pasen estas semanas y puedan desplazarse a conocer a los perros. No se puede elegir una mascota online”, sentencia Cecilia.

Todos estos testimonios nos llevan a la conclusión de que lo de adoptar un perro para poder salir a la calle libremente durante el confinamiento es solo una leyenda urbana. Lo que sí se produjo al inicio del estado de alarma fue la proliferación de anuncios en algunas plataformas online de compra-venta, como Wallapop y Milanuncios, donde se ofrecían en alquiler perros para salir a pasear sin ser multado. La denuncia del Partido Animalista PACMA sirvió para que ambas webs retiraran y prohibieran ese tipo de anuncios. No obstante, se pueden seguir encontrando en distintos medios y redes sociales anuncios de particulares que se ofrecen de manera gratuita a sacar al perro, aunque en estos casos también resulte difícil distinguir entre la solidaridad y la picaresca.

Aclaraciones sobre cómo pasear al perro

Sobre lo que no existe ningún género de dudas es que los paseos con la mascota, que antes duraban escasos diez minutos delante del propio domicilio, lo justo para que hicieran sus necesidades fisiológicas, ahora se alargan más en tiempo y distancia. No hay más que asomarse a la ventana. Ante las protestas de una parte de la población confinada -la que no tiene mascota, generalmente- y lo poco claro que resultaba el Real Decreto del Gobierno en ese apartado, ha habido que aclararlo.

Previamente, algunos ayuntamientos decidieron por su cuenta poner coto a estos abusos y emitieron bandos para especificar cómo debían ser los paseos a las mascotas. Es el caso de los consistorios de Algete y Tres Cantos, que establecieron un radio de 200 metros alrededor del domicilio como espacio permitido para el paseo de los canes. Esta orden debía haber entrado en vigor a principios de esta semana, pero la Secretaría de Estado de Seguridad intervino mediante un comunicado para recordarles a todos los Ayuntamientos que “las administraciones locales únicamente están facultadas para la adopción de medidas que sirvan para la ejecución de las órdenes directas de la autoridad competente”. Inmediatamente después, ambos alcaldes anularon sus bandos.

La Real Sociedad Canina de España (RSCE) también se ha manifestado en esa línea para pedir a los tutores de perros que se limiten a sacarles a pasear “lo estrictamente necesario” y no lo tomen “como excusa para estar fuera de casa”. Por ello, aconseja estar menos tiempo del habitual, hacerlo en solitario, nunca en parejas o grupos, pasear por zonas poco transitadas de manera que se establezca el menor contacto humano posible. “Porque pasear con la mascota siempre se ha considerado una forma de socializar, pero en estos días de emergencia sanitaria hay que dejar de lado esta faceta y colaborar con las autoridades”.

Recordemos que el 40 por ciento de los hogares españoles tiene un animal de compañía en casa. Por eso el presidente de la RSCE, Julián Hernández, incide en que es momento de “ser responsables y hacer lo que esté en nuestras manos para evitar el avance del coronavirus. Así, en lugar de salir tanto con nuestros perros, podemos aprovechar esta cuarentena para estrechar lazos con ellos en casa jugando y prestándoles más atención que en nuestra vida normal, lo que pasa también por extremar su cuidado y su higiene como parte de su bienestar”.

Los animales de la ciudad pasan el confinamiento en libertad

Hay otros animales que notan de manera indirecta los efectos del aislamiento. Son esos que se mueven “libremente” por parques, jardines y zonas recreativas de Madrid. El Partido Animalista alertaba sobre la falta de alimento para patos, pavos reales, faisanes, peces o colonias felinas que podría acarrear el confinamiento humano. Esta organización temía que el cierre de las zonas verdes con el estado de alarma, como el Parque de Almansa, el Parque Juan Carlos I, El Retiro o el Jardín Botánico, pudiera suponer el ayuno forzoso de sus inquilinos animales que se alimentan habitualmente gracias a funcionarios o voluntarios. Y se remitían a las imágenes que circulan por redes sociales de algunos de esos animales saltando la valla de su confinamiento en busca de comida.

Desde el Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid aseguran que “los gatos y pavos reales que habitan en nuestros parques gozan de buen estado de salud y están siendo alimentados”. Fuentes municipales aclaran que los pavos que habitan parques como la Quinta de la Fuente del Berro o El Retiro, por ejemplo, “están en régimen de libertad. Al tener capacidad de vuelo, habitualmente campean por las calles del entorno del parque. En épocas de celo, como ahora, estos campeos son más amplios y más si no tienen ningún obstáculo. Es decir, que no salen de los parques a buscar comida, sino que están en su época de cortejo y, al tener menos elementos que les asusten o intimiden, han abierto ese espacio de cortejo a las calles aledañas al parque”.

El Ayuntamiento de Madrid tranquiliza así a las organizaciones animalistas remarcando que atiende todas las necesidades de estas especies. “Vuelven al parque a comer, saben dónde encontrar los comederos y están suficientemente abastecidos. De hecho, en esta época del año se les aporta un suplemento alimenticio extraordinario debido a su periodo de celo. Además, aunque los parques están cerrados, los equipos de jardinería siguen trabajando cumpliendo con los criterios de seguridad pertinentes”.

Sobre las colonias de gatos, el Consistorio de la capital consultó al Ministerio de Sanidad sobre las inquietudes de PACMA y todos estos felinos, tanto los del Retiro como los del parque Juan Carlos I, pueden ser alimentados por voluntarios mientras dure la cuarentena siguiendo un escrupuloso protocolo de seguridad. Un operario recibe al voluntario en la puerta del parque, que muestra su identificación. Por motivos de seguridad, solo se deja pasar a una persona que siempre está acompañada por el operario municipal. El voluntario o el operario depositan la comida en el lugar adecuado y abandonan el recinto. En el Retiro, se accede por la entrada del Ángel Caído, y en el Juan Carlos I, por la glorieta de Don Juan de Borbón. El horario es de 9 a 10 los martes, jueves y sábados. La empresa de conservación del parque se encarga de la limpieza habitual de la zona para mantener los niveles de salubridad pública exigidos por la normativa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

15 comentarios