www.madridiario.es

Un domingo de primavera

domingo 29 de marzo de 2020, 10:33h

Un día más... pero hoy no es un día cualquiera ¡Hoy es Domingo!

Y si, puede que estés pensando que no hay mucha diferencia con ayer o con antes de ayer, incluso con mañana... pero bueno, el día de hoy tiene algo nuevo: el cambio de hora.

Y es cuando me paro a pensar... ¡Cómo ha cambiado nuestra vida en apenas 15 días!

Cualquier otro año el cambio de hora era la noticia principal en los informativos: A las 2 serán las 3. Eso por no hablar de que Carlos Alsina ya llevaría una semana haciéndonos un lío con eso de si teníamos que adelantar la hora o atrasarla. Expertos y Psicólogos hablando del reloj biológico, de cómo afectaría el cambio de hora a los niños, a los mayores, al sueño, a la productividad, a nuestro rendimiento, al apetito, a nuestro estado de ánimo, al ahorro energético, los defensores, los detractores...

Y otra vez me paro a pensar... ¡Benditas noticias que no son noticia!

Porque hoy, el cambio de hora pasará de puntillas por los informativos, porque ahora sólo hay una noticia y es la peor de todas: EL COVID 19. Y es otro de sus triunfos, monopolizar la información, arrebatarnos la cotidianidad, robarnos un Domingo de Primavera.

Cualquier otro año, estaríamos felices por tener una hora más de sol, por saber que cuando saliésemos de trabajar aún sería de día y podríamos tomarnos la cervecita en una terraza, por hacer planes de fin de semana, por estar pensando en la Semana Santa, en el verano, en el cambio de armarios, en comprar plantas, en si los almendros están floreciendo ya, en ponerle color a nuestra vida... Y sin embargo, aquí estamos confinados y sin saber cuándo vamos a poder salir y poder disfrutar de esa hora más de luz...

Y sigo pensando... Y añorando el día en el que hablar de nadaserá maravilloso, en el que nuestras conversaciones en el trabajo y en familia durante días, serán debates como en las tertulias de radio sobre el cambio de hora, en el que llamemos por teléfono y no preguntemos con miedo cómo te encuentras, en el que escribamos un WhatsApp que no empiece por espero que estéis todos bien, en el que las emociones no estén a flor de piel, en el que pongamos la radio y la tele y hablen de cualquier cosa menos de infectados, fallecidos, curva, estados de emergencia, aislamiento, soledad, drama... Un día en el que la frase No news, good newssea una realidad.

Y mientras llega ese día, pensemos que hoy cuando salgamos a aplaudir a nuestros balcones a las 8 aún será de día y nos podremos ver las caras y las sonrisas y que total, en casa no estamos tan mal porque llueve y hace frío y que aunque estemos confinados, la naturaleza sigue su curso, los almendros están floreciendo, las plantas tienen brotes, ya se ven las primeras margaritas silvestres, las golondrinas están llegando...

Y cuando esto pase que pasará... seremos conscientes que un virus trajo desolación y que aunque nos volvió la realidad terriblemente cruel, no le dejamos que nos robara una hora más de luz de un Domingo de Primavera.

Esther Ruiz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios