www.madridiario.es

Torre de Madrid: un rascacielos de lujo en pleno centro

martes 24 de marzo de 2020, 09:57h
Cuando se construyó hace seis décadas, la Torre de Madrid, se convirtió en el edificio de hormigón más alto del mundo. Situada en plena plaza de España, hoy es un atractivo turístico del centro de la capital y un estratégico punto de partida para recorrerla. Por eso, el lujoso hotel que alberga, el Barceló Torre de Madrid, es uno de los más frecuentados y reconocidos de la ciudad.
Torre de Madrid: un rascacielos de lujo en pleno centro
Ampliar

Edificio emblemático de la capital española desde los años sesenta, la Torre de Madrid es uno de esos rascacielos que han aportado su reconocible personalidad al carismático skyline de esta ciudad. Con 37 plantas y 142 metros de altura, fue construido con planos de los afamados hermanos Otamendi hace más de medio siglo. Hoy, su interior alberga el Barceló Torre de Madrid, un hotel de cuatro estrellas con 258 habitaciones totalmente equipadas. Inaugurado recientemente, ha conseguido inyectar una nueva vitalidad a este icónico inmueble.

Diseño de autor y confort

Gracias a una sofisticada y confortable imagen interior a cargo de Jaime Hayón Premio, diseñador español de reconocido prestigio internacional, este hotel del centro de Madrid es uno de los más característicos del eje Gran Vía - Plaza de España - Princesa.

Zonas wellness, suites a metros de altura, un diseño original, un cuidado servicio gastronómico en su restaurante, estancias a distintos precios… En apenas dos años, este alojamiento ya ha conseguido ser reconocido como uno de los mejores hoteles urbanos, según los galardones que entrega la revista Condé Nast Traveler.

;

;

;

A un paso de los puntos imprescindibles de la capital

Entre sus ventajas, se encuentra su proximidad a los puntos imprescindibles de la capital española que cualquier guía turístico remarcaría para una estancia en el corazón de la ciudad. La Torre de Madrid está a unos pocos minutos de la Plaza Mayor, uno de los emblemas capitalinos, así como el entorno del Palacio Real y el Teatro Real o las calles comerciales de Preciados o Fuencarral.

Asimismo, se halla a apenas quince minutos de la Puerta del Sol, kilómetro cero de las carreteras españolas e insorteable y bullicioso punto de paso para todos los que transitan por la ciudad. También, este hotel está muy próximo a los vibrantes barrios de Malasaña, Chueca y La Latina, en los que se pueden degustar cocinas tanto tradicionales como internacionales y descubrir pequeños comercios, dejarse sorprender por el mercado dominical del Rastro o disfrutar en desenfadados pubs.

La Torre de Madrid tiene prácticamente en su puerta uno de los pulmones urbanos preferidos por los madrileños, el Parque del Oeste. En él, se puede tomar el Teleférico para conocer la capital desde las alturas. Además, este recinto guarda uno de los secretos más llamativos del centro de Madrid: el Templo de Debod, un auténtico vestigio egipcio abierto al público atesora más de dos mil años de antigüedad y que fue donado a España por su contribución en la construcción de la presa de Asuán.

Por último, este hotel de la Plaza de España está bien comunicado con el conocido como Triángulo del Arte: un recorrido compuesto por los célebres museos del Prado, el Centro de Arte Reina Sofía y el Thyssen-Bornemisza que ofrece uno de los panoramas más completos y accesibles del mundo sobre la historia de las bellas artes hasta nuestros días.