www.madridiario.es

EN LA FUNDACIÓN RAMÓN ARECES

Manuel Desantes y la era cognitiva: revisión de valores y relación de los humanos con las máquinas
Ampliar
(Foto: Chema Barroso)

Manuel Desantes y la era cognitiva: revisión de valores y relación de los humanos con las máquinas

Manuel Desantes desgrana en la Fundación Ramón Areces los retos de la era cognitiva

domingo 23 de febrero de 2020, 09:03h

La Fundación Ramón Areces acogió el pasado martes -dentro de un ciclo coordinado por la jurista María Emilia Casas- la conferencia del catedrático de Derecho Internacional Privado de la Universidad de Alicante y exvicepresidente de la Oficina Europea de Patentes, Manuel Desantes.

El valenciano desarrolló una ponencia titulada ‘Derecho, Inteligencia Artificial y Propiedad Intelectual: un necesario y urgente diálogo’, en la que trató de trasladar a los presentes “el momento único al que se expone el mundo a día de hoy”, un instante marcado por los cambios estructurales que llevan a que “el ser humano se encuentre profundamente desorientado”.

“Esto no había ocurrido nunca antes, por eso estoy tan feliz de vivir en este momento”, explica Desantes a Madridiario antes de explicar el porqué de este hecho. “Las crisis ya no son cíclicas: las crisis han devenido en sistémicas. Y la clave está en aprovechar el viento, sople de donde sople, no en quedarse quieto esperando a que escampe”, indica.

Según comenta, “yo nací en la época analógica, he vivido mucho tiempo en la época digital y espero poder morir en la época cognitiva”. La diferenciación entre dichos periodos temporales está basado en que hasta el último “el ser humano ha ido evolucionando de una manera aritmética, de una manera lineal”, cosa que no sucederá en el futuro. “Siempre ha habido un tiempo de adaptación a los cambios para el ser humano, pero ahora nos encontramos con una coyuntura de cambio exponencial”, comenta Desantes, que pone como fecha de inicio a esta nueva situación el nacimiento de Internet y la revolución digital.

Es entonces cuando los seres humanos hemos vivido el primer cambio exponencial. En el momento en el que “comenzamos a generar datos personales de una manera masiva a través las redes sociales, antes de haber superado la recién llegada digitalización, y poco después llegó el teléfono móvil con la geolocalización y, por ende, la multiplicación de nuevo de ese generar de datos personales”. La inteligencia artificial y todo lo que venga después continuará alimentando este crecimiento exponencial de la realidad, algo que inevitablemente llevará a que las estructuras sociales hoy en día vigentes –como el Derecho, por ejemplo- ya no sirvan como lo hacen.

Ante esto, dice Desantes, caben cuatro posibles aproximaciones: dos más radicales, que supondrían, por un lado, el abandonarnos a lo inevitable o acabar con todo y volver a empezar; y dos más centristas, que conciben “pensar fuera de la caja” y tratar de abrir los ojos a nuevas visiones y adaptarnos a lo nuevo que llega. Estas dos últimas se asemejan al “mayor cambio” que ha llevado a cabo el ser humano en su Historia, que es “dejar las espadas por las palabras”, un hecho que requirió de mucho tiempo y de mucha complejidad, ya que “las relaciones humanas son complejas”. El problema de ello, lamenta, es que “ahora no tenemos tiempo” para dicha complejidad.

De esta forma, la nueva era –la era cognitiva- presenta dos retos de singular relevancia: “Por una parte, la gestión de viejos y nuevos valores que quizás conviene revisar -solidaridad, justicia, paz, responsabilidad…- Por otra, la gestión de nuestra relación con las máquinas y los algoritmos”. Y para Desantes, es ingenuo pensar que todo este proceso de aceleración no va a afectar a las estructuras sociales. "Renovarse o morir", vino a decir el catedrático.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.