www.madridiario.es

Luces, sombras y esperanzador futuro

miércoles 01 de enero de 2020, 20:40h

Sin duda, la frontera entre 2019 y 2020 se está viendo marcada por la más que posible formación de un gobierno de progreso en España. Si 2019 se marcha con un panorama de luces y sombras, 2020 inicia su rumbo con la deseada y necesaria formación de un Gobierno, el primero de coalición tras la recobrada democracia.

El año que acabamos de cerrar se ha caracterizado por la ausencia de políticas públicas tanto estatales como regionales. En este sentido, 2019 ha sido un año perdido en el que la riqueza generada no se ha distribuido. En el escenario regional, a pesar de que el PIB de Madrid ha superado al catalán y sea el mayor de las Comunidades Autónomas, la desigualdad se ha disparado. De forma escandalosa, Madrid cuenta con más millonarios al mismo tiempo que los niveles de pobreza no han disminuido.

La paralización ha afectado también al Gobierno regional, cuatro meses de los que solo podemos recordar los debates sobre temas que no están entre los problemas de la sociedad madrileña, el retraso sin motivo de la aprobación de los Presupuestos, los juicios de valor de la señora Presidenta y el anuncio de medidas para la foto. No es de extrañar que la señora Díaz Ayuso haya renunciado a hacer balance en su discurso de año nuevo.

Con todo, en la Comunidad de Madrid, los sindicatos de clase hemos podido iniciar contactos con el Gobierno y dar los primeros pasos para que se abran las mesas en el Consejo Regional de Diálogo Social, las relacionadas con empleo, desarrollo productivo y protección social, sin olvidar el próximo Plan Director de Salud Laboral. Del mismo modo, en el Ayuntamiento de Madrid se ha reunido el Consejo Local y está en marcha la posibilidad de trabajar en un Plan de Empleo para la ciudad de Madrid. Circunstancia similar se da en distintos municipios de la región.

Hay una sombra que oscurece la política madrileña, es la presencia de Vox en las instituciones, ya que el discurso de la extrema derecha está condicionando la agenda política y los contenidos de ésta. Que Vox tenga la llave de la gobernabilidad ha permitido que no haya presupuestos regionales. Y el patético espectáculo que hemos padecido en el Ayuntamiento de la capital a la hora de aprobar la cuentas. La abstención de la extrema derecha ha sido a cambio de influir en el presupuesto, intentando eliminar las partidas dirigidas a la participación ciudadana y a los sectores más vulnerables.

Sin duda, el partido ultra es un factor regresivo y de desequilibrio por lo que quiero insistir a los partidos políticos en que cumplan con su responsabilidad y gobiernen para Madrid, para su región y su capital, para sus vecinos y vecinas y no para los espurios intereses de la ultraderecha, que son los intereses de la regresión y del odio.

En el haber del año, cabe señalar que a través de la negociación colectiva, la clase trabajadora ha recuperado poder adquisitivo en la región y en la práctica totalidad de los convenios sectoriales de ámbito regional se ha incluido el Salario Mínimo de Convenio de 14.000 euros/año. Sin duda, el acuerdo estatal alcanzado entre CCOO, UGT y patronales CEOE y CEPYME ha permitido que en Madrid se haya logrado el objetivo de recuperar poder adquisitivo y poder asirnos a él cuando ha surgido algún problema con el empresariado madrileño, esto es, la CEIM.

Este contexto de pequeñas luces podría aumentar en el año que se inicia porque, tal como como afirma el profesor Antonio Baylos, el programa de gobierno del PSOE y Unidas Podemos vuelve a poner el diálogo social en el centro de las relaciones laborales.”

Esta importancia que vuelve a tener el dialogo social es muy relevante tras años de reivindicaciones y movilizaciones. Las necesarias reformas en el mundo de las relaciones laborales serán de obligado cumplimiento más allá de sus tempos y del proceso para acometer los cambios.

El documento acordado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es concluyente sobre la derogación de la reforma de pensiones de 2013 y se abre a la negociación en el Pacto de Toledo sobre la cuantía de estas. También parece claro que el posible futuro gobierno posibilitará en el diálogo social el aumento del Salario Mínimo Interprofesional.

Las previsiones económicas para el futuro inmediato indican que si bien existe una ralentización de la economía, seguimos creciendo y el fantasma de la recesión se ha diluido. Ante este hecho, la preocupación es que no se redistribuya suficientemente el crecimiento. Para ello es importante acabar urgentemente con esa reforma laboral que permite incluso despedir a trabajadores y, fundamentalmente trabajadoras, que padecen baja laboral. Este es uno de los apartados donde vamos a ser más exigentes con el nuevo gobierno.

Asimismo se requiere una reforma fiscal potente. En una primera mirada al acuerdo de Gobierno, esta reforma no parece ser extremadamente ambiciosa. El Estado debe tener un papel reequilibrador y debe alentar que paguen más quienes más tienen y no podemos olvidar que la presión fiscal en España está aproximadamente siete puntos del PIB por debajo que la media de la Unión Europea.

Con todo, y parafraseando a Unai Sordo, Secretario General de Comisiones Obreras, somos conscientes también de que el papel lo aguanta todo y el sindicato va a estar vigilante y va a ser parte activa para que muchas de las cosas que ahí se recogen y que afectan a las trabajadoras y trabajadores se lleven adelante”.

En definitiva, las luces y sombras del año que ha finalizado pueden transformarse en un esperanzador futuro que, entre todos, entre todas, tenemos que trabajar. Un futuro en el que hay que abordar la emergencia climática que ya nos desborda y una revolución tecnológica que ya está aquí. Ese es mi deseo para estos años veinte que iniciamos, un futuro de progreso, libertad e igualdad.

Jaime Cedrún

Secretario general de CCOO Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios