www.madridiario.es

Razones para Estudiar en el Extranjero: ¡Descubre sus Ventajas!

lunes 23 de diciembre de 2019, 16:15h
Desde el ya lejano 2009, España ha pasado por una década que ha visto el mayor incremento de la emigración de toda la historia de nuestra democracia.
Razones para Estudiar en el Extranjero: ¡Descubre sus Ventajas!
Ampliar

Tras el estallido de la crisis económica en nuestro país, más de 2 millones de españoles decidieron marcharse más allá de las fronteras para buscar una nueva vida, con más oportunidades y con más facilidades en lo laboral y, por supuesto, en lo económico.

Una realidad que sigue dando sus coletazos en los tiempos que corren, y es que la emigración de españoles por todo el mundo sigue siendo bastante elevada. Aunque la situación económica se ha estabilizado considerablemente en el último lustro, la población sigue buscando opciones fuera del territorio nacional para conseguir una mayor calidad de vida y dejar atrás las complicaciones de este territorio. Y más ahora, que la globalización se ha convertido en toda una realidad.

Esta mayor propensión a mudarse a otros países está haciendo que la formación en idiomas sea más que necesaria. El número de estudiantes que quiere irse de Erasmus ha aumentado considerablemente en 2019 en todo el país, y es precisamente por ese afán por conocer territorio más allá y comprobar si, en efecto, es más fácil vivir fuera que dentro de España.

Los programas de formación en el extranjero son muy habituales en el ámbito universitario, aunque también se pueden trasladar a la educación secundaria. Muchos jóvenes pueden dedicar un año académico a cursarlo en Inglaterra o en otro país, con total normalidad. Pero, ¿hasta qué punto es algo que les resulte de utilidad?

¿De qué sirve estudiar en el extranjero?

Ahora, que se está intentando fomentar la concesión de becas Erasmus+, tras un reciente informe publicado por la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas, CREUP, en conjunto con la Erasmus Student Network España, ESN; la emigración para pasar un curso fuera del país ha vuelto a acaparar focos ya no solo a nivel universitario, sino también dentro de todos los niveles educativos existentes.

Adquirir protagonismo hace que surjan dudas sobre su eficacia a la hora de formar al estudiante, como también sobre qué es capaz de aportar a este una estancia anual en otro país estudiando. La realidad es que no son pocos los aspectos que se ven reforzados tras pasar un curso académico en el extranjero, de hecho, hay varios puntos a favor de esta práctica que son realmente interesantes.

Perfeccionamiento de un segundo idioma

Esta es la premisa principal de cualquier estancia académica en otro país. Al pasar todo un curso usando otra lengua, el estudiante puede dominar por completo el idioma o, al menos, aprender muchísimo sobre él. Se adquiere un grado de conocimiento de la lengua que sería imposible de otra forma, ya que ha de utilizarse no solo en el ámbito académico, sino también en el día a día, y eso hace que el nivel se eleve considerablemente.

Es algo ideal para perfeccionar el idioma del país y aprender todos esos pequeños detalles que no se pueden conseguir a través de la formación más tradicional. Sin duda, este es el gran motivo por el que cualquiera viajaría al extranjero para estudiar.

Enriquecimiento de currículum

A la hora de elaborar un currículum para encontrar un puesto de trabajo, una estancia en el extranjero es un factor bastante interesante a sumar. Al ver esto, se asume automáticamente que se tiene un mayor nivel del idioma del país en el que se ha estado, como también una mayor facilidad para adaptarse a territorios nuevos y afrontar riesgos que quizá otros no serían capaces de asumir.

Es algo muy útil incluso para encontrar puestos de trabajo mejores, ya no solo por lo que aporta al CV, sino también porque se puede establecer contacto con empresas del país en el que se pasa ese año de estudios, lo que puede servir para toparse con oportunidades laborales inaccesibles de otra forma.

Enriquecimiento personal

Este es otro punto interesante, y uno de los que menos se habla cuando se tratan los estudios en el extranjero. El estudiante que abandona su país para formarse en otro totalmente diferente se enfrenta a un día a día completamente distinto. El choque de culturas, los nuevos hábitos, el nuevo entorno... Todo es distinto, y eso hace que las personas tengan que adaptarse a algo a lo que no están nada acostumbradas.

A eso hay que sumar el uso de otro idioma para terminar de construir una situación que, de una forma o de otra, acaba enriqueciendo considerablemente al estudiante. Crece muchísimo más a nivel personal y, sobre todo, mejora exponencialmente su independencia. Tener que vivir en otro país requiere una adaptación enorme, y eso ayuda mucho.

Todo esto es lo que siempre recuerda por qué estudiar en otro país es una buena idea. Sea al nivel que sea, en instituto, en universidad o para algún tipo de formación profesional. Si se tiene la opción, es más que aconsejable aceptarla y exprimirla al máximo, puesto que es la oportunidad idónea para garantizar un mejor futuro tanto en lo laboral como en lo académico y lo personal.

Y lo mejor es que cada vez hay más facilidades para hacerlo. Convenios entre centros, becas de formación, ayudas económicas... El entorno cada vez favorece más el viajar al extranjero para seguir la formación. De ahí que cada vez haya más estudiantes pasando las fronteras.