www.madridiario.es

El Clásico: Última oportunidad de Gareth Bale

martes 17 de diciembre de 2019, 09:15h

La relación de Gareth Bale con Zinedine Zidane se ha mostrado absolutamente quebrada desde incluso antes del inicio de esta temporada, cuando el técnico francés exclamó en una rueda de prensa que mientras más rápido se fuera el galés, mejor era para él y para la situación del club en ese momento.

El Clásico: Última oportunidad de Gareth Bale

Desde tal incidente, el caso de Bale no ha hecho más que empeorar fuera de las canchas, a pesar de un buen arranque en el que fue tomado en cuenta debido a las múltiples ausencias de jugadores importantes para Zidane, marcando goles y haciéndose parte importante de las primeras victorias conseguidas en liga por el Madrid en este semestre.

No obstante, Gareth Bale tiene el 18 de Diciembre un último chance de demostrarle a todo el mundo del fútbol su compromiso con el Real Madrid y con el deporte en general, ya que son muchos los que acusan que el nativo de Cardiff perdió el interés de jugar al máximo nivel tras una carrera llena de puntos muy altos y muy bajos.

Gales, Golf, Madrid. En ese orden.

Sin duda, el suceso más grave de todo el caso Bale sucedió en la pasada fecha FIFA en la que el jugador representó los colores de la selección galesa, pues tras finalizar el partido sostuvo una bandera con el ya famoso mensaje: “Gales, Golf, Madrid. En ese orden”, hecho que no le cayó para nada bien a los aficionados madridistas.

Tras lo sucedido con la bandera, el jugador ha sido víctima de silbidos cada vez que ha tenido que vestir el uniforme del Madrid, presentándosele un clima bastante hostil en el estadio Santiago Bernabéu, reconocido reunir ser una afición muy exigente y dura, que no ha tenido reparo en hacerle sentir su descontento al número 11 merengue.

Lesiones, lesiones y más lesiones.

A inicios de temporada, justo cuando su situación empezaba a calmarse y se hacía fuerte dentro del 11 titular de Zidane, Gareth Bale volvió a sufrir una lesión que lo alejó de las canchas varias semanas, tal y como ha sucedido de manera reiterada en su carrera desde que llegó al Real Madrid.

Actualmente, también está en un proceso de recuperación para llegar, precisamente, al clásico del 18 de Diciembre en un perfecto estado de forma, teniendo el partido frente al Valencia como una buena prueba para demostrar todo lo que le puede dar al equipo en el partido que se disputará en el Camp Nou.

La baja de Hazard le abre las puertas del once inicial a Bale.

Desde la perspectiva de Zidane, la recuperación de Bale es indispensable debido a la baja de Hazard para el clásico, sobre todo si quiere mantener el esquema de 4-3-3 que tanto le agrada al campeón del mundo en 1998.

De no contar con Bale, el técnico tendría que apostar por la juventud de Rodrygo y Vinicius Jr. por cada uno de los costados del frente de ataque, tal y como lo hizo frente al Alavés en el Bernabéu.

Por otro lado, la otra opción sería alinear a Isco y sumar en mediocampista más a la formación, jugando con un 4-4-2 que deje en punta a Karim Benzema y a Rodrygo, que también puede jugar de delantero o de segunda punta por detrás del 9.

Analizando todos estos escenarios, la alternativa de Gareth Bale toma mucha fuerza si este logra ponerse a tono físicamente en estos días que quedan antes de la disputa del partido, ya que además de ofrecer todas sus capacidades futbolísticas, también otorga un toque de jerarquía y experiencia que siempre es necesaria en este tipo de cotejos, pues muchas apuestas en Super Bowl 2020 esperan un triunfo merengue.

La revalorización del 11.

Después de todo lo ganado, que la calidad de Gareth Bale sea cuestionada es un caso bastante complejo, aunque todo podría desenmarañarse con una buena actuación del galés en el Clásico y en lo que resta de temporada, teniendo como norte su salida del Madrid a otro club.

Si el interés del jugador es mantenerse en la élite del fútbol europeo, su nivel en partidos trascendentes como este clásico del 18 de Diciembre será fundamental para que algún equipo imporante de Europa quiera hacerse con sus servicios y desembolsar la cantidad de dinero que Florentino Pérez pedirá por su ficha.

En definitiva, desde cualquier perspectiva que se le mire, El Clásico contra el FC Barcelona es el escenario perfecto para que Bale alce su voz (en inglés, no importa) y demuestre sus ganas de mostrarle al mundo que aún tiene ese fútbol que deslumbró a todos en sus pies.