www.madridiario.es

El vibrador: las mil y una formas del juguete sexual más vendido

lunes 19 de agosto de 2019, 07:00h

Si hay un juguete de venta garantizada en cualquier sex shop del mundo ese es el vibrador. Ideado en el siglo XIX como un supuesto remedio médico, hoy ha evolucionado enormemente hasta adoptar un sinfín de formas y posibilidades que, atención, no solo están pensadas para el placer femenino. ¿Te apetece conocer más?

El vibrador: las mil y una formas del juguete sexual más vendido
(Foto: Pixabay)

¿Un remedio para la ansiedad? Efectivamente

No hay otro igual. Los vibradores son el juguete sexual por excelencia. Sin embargo, sus orígenes son algo más prosaicos. ¿Sabías que nació como un instrumento terapéutico? Pues sí: el primer prototipo vio la luz allá por 1869 y fue concebido como una especie de remedio para curar la "histeria femenina", un obsoleto (y, todo sea dicho, misógino) diagnóstico que mezclaba cuadros como la ansiedad, el insomnio o las cefaleas en las mujeres.

Con un mecanismo a vapor, una década después de la primera patente, este artilugio adoptaría la forma fálica que hoy le caracteriza. A comienzos del siglo XX, se empezarían a comercializar los primeros modelos eléctricos y se iniciaría su difusión a pequeña escala. Rápidamente –y gracias también a la evolución de ciencias como la anatomía-, los vibradores dejaría de tener un objetivo medicinal y empezarían ser conocidos por el uso que hoy les caracteriza: el disfrute, una misión básicamente recreativa que se ha prolongado hasta el presente y que, en realidad, tiene todo el futuro por delante.

Algo esencial en su popularidad han sido los movimientos de liberación sexual. Nuevas conciencias que han hecho mucho a favor de la masturbación femenina, todo un tabú hasta hace medio siglo en Europa y del que muchas sociedades aún no hablan. El vibrador es, en nuestros días, el juguete más solicitado entre los artículos eróticos de cualquier sex shop, ya disponga de tienda online o física. Y existe una generosa variedad de opciones para que encuentres al que, probablemente, pase a ser tu amigo más íntimo. En estos meses de verano, por si fuera poco, estos establecimientos ofrecen suculentas rebajas que seguro que te interesan. ¿Dudas? Te ayudamos a decidirte.

Los 101 conejitos

Empecemos. Si no has probado aún ningún vibrador, no tengas miedo. Debes saber que los consoladores de nuestros días están hechos de materiales adaptables y blandos y poseen un tacto sedoso y agradable para que llegues a tu primera vez segura. Probablemente, la forma más conocida sea la del conejito. Su diseño, con un cuerpo principal del que por lo general emergen dos salientes a modo de orejas, produce una doble estimulación: la que se genera con la penetración y la del masaje del clítoris. Todo un combo capaz de multiplicar tu satisfacción.

Eso sí. Si ya eres una usuaria experimentada, hay una amplia selección de productos para que des carburante a tu lado travieso. Por ejemplo, existen vibradores exclusivamente clitoriales o vaginales para que te centres en la parte de tu cuerpo de la que obtienes más placer.

Pero si lo que te gusta es innovar, no puedes perderte algunos juguetes eróticos que te dejarán con ganas de más. Con control remoto (ya los hay hasta que se activan través de una aplicación para el móvil), con terminales succionadores de clítoris o con pronunciadas y excitantes estrías… en el terreno de los vibradores hay todo un mundo por descubrir. ¿Has visto alguna vez los que son de tamaño mini? Son perfectos para llevarlos contigo a todos lados y ayudarte a aliviar cualquier situación.

Además, no debes olvidar que, en compañía (de quien tú decidas), siempre puedes explorar más sensaciones. Puedes darle el mando a tu pareja, compartir su placer o comprarle un cinturón o un anillo vibrador para que saques todo el partido a vuestros encuentros. Se trata de divertirse y adentrarse en nuevas emociones, así que, ¡fuera prejuicios e imaginación al poder! Porque, ¿sabías que una buena parte de las compras de vibradores son para regalo? Tanto es así que su diseño se ha convertido en una parte tan importante de estos artículos sexuales como su mero funcionamiento. Los hay de distintos colores y tamaños, más o menos discretos y estilizados. Una interminable gama para hallar el más adecuado. O ir cambiando.

En este apartado, te recomendamos que no pierdas de vista algunos aliados imprescindibles de este artículo erótico. Existen lubricantes que te pueden facilitar el trabajo y que, de paso, aumentan la emoción con efecto frío. Y, también, si quieres ir más allá, no te resistas a experimentar con un clásico que, además, reporta beneficios para la salud de tu suelo pélvico: las bolas chinas. Más allá de la vertiente sexual, está comprobado que mejoran la lubricación y previenen la incontinencia urinaria. Y, por supuesto, favorecen los orgasmos más pronunciados.

¿Y para ellos?

Ya hemos visto que el nacimiento y la evolución de los vibradores tal y como a menudo se entienden han estado ligadas a la mujer. Sin embargo, no es menos cierto que los hombres también pueden disfrutar con juguetes similares. ¿No lo sabías?

Además del anillo para el pene, existen artículos destinados a la masturbación masculina que incorporan la vibración entre sus prestaciones. Con distintas intensidades y puntos estimuladores de las terminaciones nerviosas más excitables, muchos sex shop comercializan cilindros ergonómicos que hasta simulan sexo oral para que descubras nuevos horizontes en tu intimidad. Algunas marcas venden este tipo de productos con extras como efecto calor: un recurso que, simplemente, te dejará sin palabras.

Por último, date el placer del sexo anal. Si no lo has intentado con nadie pero te apetece (por aquello de llegar al orgasmo excitando el famoso punto G masculino), prueba los dildos-vibradores diseñados específicamente para este uso. ¿A qué esperas para gozar?