www.madridiario.es
Asistencia domiciliaria: la mejor decisión para la salud

Asistencia domiciliaria: la mejor decisión para la salud

Por MDO
martes 14 de mayo de 2019, 08:45h

Existen pacientes que simplemente no soportan los ambientes hospitalarios, bien sea por miedo al personal de la salud o por sentirse lejos de casa, e incluso por algún temor infundado.

En algunos casos, la incomodidad es tan dominante que el afectado puede decaer estando en el centro de salud, sufriendo lo que se conoce como “síndrome de la bata blanca” para estas personas, lo ideal es contratar un servicio a domicilio de un profesional de asistencia, para que mentalmente se sientan tranquilos y sobre todo seguros en la comodidad de su hogar, tanto el paciente como sus familiares.

La mejor ayuda es la que llega a la puerta de casa

La cercanía es lo más importante, y lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de necesitar cualquier servicio de ayuda a domicilio en Madrid, es que los profesionales de salud o asistencia que se contraten residan en la misma ciudad.

Un profesional de la salud privada, bien puede ser una enfermera, fisioterapeuta e incluso médico, que se contrata para evitarle al paciente la angustia e incomodidad que implican los traslados a un hospital, sin mencionar que es la solución ideal para:

  • Atención post-alta hospitalaria, que es necesaria en aquellos pacientes que son dados de alta con delicadas o puntuales indicaciones médicas, con algún o varios tratamientos.
  • Personas con movilidad reducida: sin importar si la incapacidad motora del paciente se debe a la edad o secuelas permanentes, e incluso pasajeras, de algún accidente. El profesional de la salud debe ayudar a mejorar la fuerza, voluntad e incluso el conocimiento del afectado, esto por supuesto aplicando las herramientas necesarias según sea el caso.
  • Pacientes terminales: en este caso, el cuidador debe valorar y atender las necesidades primordiales del afectado para hacer que su corto tiempo de vida sea vivido lo más tranquilo posible.

Procedimientos médicos que hace un profesional a domicilio

  • Curar heridas.
  • Colocar inyecciones.
  • Tomar muestras de sangre.
  • Colocar vacunas.
  • Tomar vías intravenosas y administrar tratamiento con indicaciones médicas.
  • Hacer mediciones de tensión arterial y glucemia capilar.
  • Introducción de sondas.
  • Quitar puntos o grapas.
  • Manipulación de vendajes en heridas abiertas o por traumatismos.
  • Toma de decisión de ir a un hospital en caso de complicación del paciente.
  • Todo lo referente a nebulizaciones, desde la medición del tratamiento hasta la manipulación del equipo.

Es importante entender que si lo que se contrata es a una enfermera o fisioterapeuta, éstos sólo deben seguir el procedimiento médico indicado por el especialista. En caso de que el contratado sea un doctor, las limitaciones de no estar en un centro hospitalario, se harán notorias en caso de realizar alguna prueba especial.

También es necesario que el paciente tenga completa disposición de los medicamentos y utensilios requeridos para su libre tratamiento, dependiendo del contrato que se haga con el personal.

Ventajas de tener un profesional de la salud a domicilio

  • Atención personalizada: no sólo la movilización del paciente, su higiene y comodidad, la alimentación y la administración de medicamentos a las horas adecuadas, sino que están capacitados para escuchar y brindar apoyo.
  • Involucra a los familiares: debido a su experiencia humanizada, el profesional a domicilio ayuda a fomentar las relaciones familiares, para que todos en el núcleo sepan lo que está pasando con el paciente y sean parte de su mejoría.
  • Sensación de independencia: no sólo para el paciente sino para quienes lo rodean, ya que las labores se realizan de manera ordenada y eficiente.
  • Mejores resultados: aumenta significativamente los tiempos de recuperación y la calidad de vida del paciente. Por eso es recomendable la contratación de un profesional de atención.
  • Equipo multidisciplinario en casa: las agencias que ofrecen servicios de hospitalización ofrecen profesionales en diferentes áreas: enfermeros, psicólogos, fisioterapeutas, bioquímicos, farmacéuticos, oftalmólogos, rehabilitadores, entre otros. Básicamente un profesional para cada dolencia.
  • Disminuye el riesgo de agravar trastornos mentales en el paciente: los enfermos que pasan demasiado tiempo en hospitales desarrollan delirio, demencia, depresión y estrés. Es por esto que mantener al paciente dentro del mismo ambiente familiar, es una mejora considerable.