www.madridiario.es

Olga Ramos y San Isidro

lunes 13 de mayo de 2019, 10:47h

Desde hace muchos años, un clásico de la programación de las fiestas de San Isidro era la actuación de Olga Ramos en las Vistillas, en el día del Patrón. Primero fue ella, la divina del cuplé; después, junto a su hija, Olga María, y desde que desapareció nuestra querida diva y señora, ha venido siguiendo la tradición, la “hija del cuplé”, Olga María Ramos, que de casta le viene al galgo, por parte de madre, y de padre, ese Cipri castizo, chulapón, cajista de imprenta, compositor exquisito, autor de tantos cuplés después lanzados por las Ramos al cielo de Madrid, a ese aire tan sutil, “que mata a un hombre y no apaga un candil”.

Este San Isidro no tendremos a Olga María cantando en las Vistillas. Dicen que por incompatibilidad de horarios. ¡Qué más da!, el caso es que los asiduos a este lugar entrañable del viejo Madrid no van a poder disfrutar este año de la gracia retrechera de la “hija del cuplé”.

Pero que nadie se alarme, que nadie se venga abajo, porque Olga María no va a faltar a su cita con los madrileños en el día del Patrón, lo que ocurre es que cambia de escenario. No estará en las Vistillas, pero sí en el Teatro Prosperidad, en la calle de Mantuano. Allí, el día de San Isidro, a las 7 de la tarde, que es hora muy taurina en la feria de la plaza de las Ventas, no sólo nos va a ofrecer su espectáculo de cuplés, chotis y requiebros de mantón de Manila, sino que va a completar su actuación con un número de Casticismo en el que los actores Angel Cercós y Monserrat Martínez van a escenificar sainetes de Carlos Arniches.

Todo un regalo del Madrid más profundo y auténtico que nadie se puede perder en el Día de San Isidro, día de misa mayor, pradera, agua de la fuente del Santo, rosquillas y exaltación del cuplé y el sainete en el Teatro Prosperidad. El espíritu de las Olgas es inquebrantable y no se apaga nunca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios