www.madridiario.es

No tengas prejuicios: lleva a tu hijo al psicólogo

lunes 18 de marzo de 2019, 12:26h

En algunas edades en concreto, es posible que hayas detectado algún problema en tu hijo que debe ser tratado por un profesional, sobre todo si ha pasado o está superando una situación adversa, como el divorcio de los padres o la muerte de un familiar cercano.

No tengas prejuicios: lleva a tu hijo al psicólogo
Ampliar

El papel del psicólogo ante trastornos del aprendizaje

Sin embargo, en muchas ocasiones, los prejuicios establecidos te hacen dudar a la hora de lanzarte a recurrir a un psicólogo.

Y es que normalmente, relacionamos los servicios de un psicólogo con la resolución de algún problema psíquico grave, como una depresión o trastornos como, por ejemplo, la esquizofrenia.

Pero debemos romper los mitos y reconocer que el abanico de opciones es mucho más amplio. Un profesional de este sector puede ayudar a los menores en algunas facetas. Por ejemplo, en el aprendizaje.

Algunos niños pueden padecer algún trastorno del aprendizaje como la dificultad en la lectura o en los cálculos matemáticos. Esto es, un especialista puede ayudar a detectar la dislexia o la discalculia, como se conocen científicamente ambos problemas.

Este tipo de trastornos puede padecerlos cualquier menor, independientemente de la edad, inteligencia, motivación y escolarización que tenga.

La dislexia es la dificultad inesperada para la lectura, que puede presentarse de distintas maneras: una baja velocidad lectora, poco dominio ortográfico, la confusión entre determinadas letras, la alteración visual en el orden de determinadas grafías, etc.

Por su parte, la discalculia es la complicación en el aprendizaje de las matemáticas. Es decir, a las personas con este trastorno les supone un doble esfuerzo el comprender los conceptos numéricos, principios de conteo o la aritmética.

El tratamiento de ambos desórdenes requiere un proceso de reeducación con técnicas específicas individualizadas. Además, deben recibirse lo antes posible, con el fin de evitar la posterior aparición de problemas más graves.

Es ahí donde entra el papel del psicólogo, aunque también es fundamental el papel del maestro en clase, donde el niño se encuentra ante al resto de compañeros, y de los padres en casa, para intentar normalizar el trastorno del menor y evitar que se frustre y/o avergüence por él.

El niño puede protagonizar episodios como el no querer hablar o leer en clase por vergüenza, volverse violento al ver que se tiene que enfrentar a una tarea que no domina, o “mentir” a los padres con algún dolor físico para no tener que acudir a la escuela. Psicólogos en Madrid pueden dar con la clave para revertir la situación y solucionar el problema.

¿Cuándo acudir al psicólogo infantil?

¿Significa que si tu hijo es disléxico debe ir obligatoriamente a alguna terapia de psicología infantil? No siempre es necesario. Entonces, ¿cuándo acudir al psicólogo infantil?

Si detectas un problema, lo ideal es comentarlo primero con tu pareja o padre del niño y con el resto de la familia. Tal vez le estamos dando más importancia a un asunto de la que realmente tiene. Por ello, es aconsejable disponer de varios juicios de valor y, a partir de ahí, valorar la necesidad de acudir a un especialista.

Eso sí, también puedes concretar una cita con el psicólogo para que sea él el que evalúe la situación y determine si es necesario tratar al menor con sus tratamientos o si solo se trata de comportamientos propios de la etapa de la vida en la que se encuentra.

Entonces, como regla general, debes pedir la ayuda de psicólogos infantiles cuando las acciones de tu hijo no se correspondan y se alejen demasiado de las conductas usuales de los niños de su edad.

Por ejemplo, cuando el menor responde con rabietas al no recibir lo que quiere y ya ha superado los 10-12 años, cuando la mayoría de sus coetáneos ya dominan el lenguaje y él aún balbucea, si no logra seguir el ritmo en clase o cuando muestra comportamientos que había dejado atrás y que son propios de etapas anteriores.

Pistas para saber cuándo acudir al especialista

Cuando el niño muestra un cambio repentino y le notas triste, apático o muy irritable; si tiene problemas a la hora de relacionarse con sus coetáneos y no tiene amigos, ya sea por falta de interés excesivo, por comportamiento violento o por ser demasiado tímido; si tiene problemas para conciliar el sueño y suele sufrir pesadillas y terrores nocturnos…

También, si el menor muestra ciertas conductas difíciles de manejar con frecuencia, como la desobediencia, la agresividad o un apego excesivo a determinadas personas o cosas.

Ante acoso escolar u otros problemas en el colegio.

También, si el niño no se muestra feliz. Es decir, no juega, está irascible, llora por todo, no tiene amigos, tiene miedo a quedarse solo…

Son muchos los aspectos que dejan de manifiesto la necesidad de acudir a especialistas como los de mundopsicologos.

Hay buenos profesionales en Madrid a los que acudir y hay algunas situaciones en las que sus servicios deben ser requeridos sin dudarlo.

Hablamos de casos como los trastornos de la alimentación, pues además de psíquico, el trauma podría desembocar en un problema serio de salud. Cuanto más tarde en tratarse, más complicada podría ser la recuperación.

Es decir, otro punto que puede desvelarnos que hay un problema mental es la aparición de problemas físicos sin causa médica, como dolores de barriga, de cabeza, vómitos, problemas dermatológicos, etc. O si presenta algún tic, es decir, un gesto o movimiento involuntario y repetitivo que se produce por la contracción de uno o varios músculos del cuerpo.

Además, debemos analizar la historia de la familia. Si hay determinados familiares que han presentado alguna alteración mental, puede haber un componente genético y tu hijo tendría mayor probabilidad de presentarlo. Por ello, cuando percibas algún síntoma es importante que acudas al psicólogo infantil.

Por su parte, es especialmente necesario acudir a estos profesionales cuando el menor presenta conductas autolesivas, pues pueden ser el reflejo de un problema psíquico serio.

Como ves, son muchos los aspectos que puede tratar un psicólogo y muchos los trastornos que se esconden tras cada síntoma concreto. Por ello, si percibes algo inusual en la conducta de tu hijo, no lo dudes y pide ayuda a un profesional.