www.madridiario.es

Protección pasiva contra incendios: solución garantizada

jueves 14 de febrero de 2019, 10:19h

Un incendio puede llegar a afectar, tanto a las personas como a las estructuras del inmueble, y hasta incluso causar la muerte. Por esta razón, es de suma importancia prevenir los incendios en las construcciones y considerar las condiciones mínimas de seguridad, vigilancia y mantenimiento en caso de elementos fortuitos.

Protección pasiva contra incendios: solución garantizada

Hoy en día, existen factores de protección pasiva contra incendios como la elaboración de normas y leyes, control de materiales y mantenimiento, instalación de sistemas y equipamientos que permiten la prevención contra un posible incendio, así como procedimientos de abandono de las edificaciones.

¿Cómo prevenir un incendio?

Es evidente que un incendio puede ocurrir en cualquier momento o lugar. Por tanto, la conciencia de prevención de incendios debe partir desde el hogar, ya que los niños deben estar instruidos sobre los posibles riesgos y peligros del fuego. En muchos países se tiene la base legal de prevención de incendios, proporcionadas por leyes y ordenanzas municipales, la cual regula y controla las condiciones de construcción y equipamientos, que deben tener las construcciones para prevenir las consecuencias de cualquier incendio.

Se puede decir, que una gran parte de los incendios suele suceder por descuidos o accidentes domésticos. Y muchos de ellos pueden ser evitados con protección pasiva contra incendios, la cual comprende todos aquellos sistemas, materiales y técnicas para prevenir la aparición, propagación de un incendio y, si ocurre, facilitar la extinción del fuego.

Posible peligro: incendios

La protección pasiva contra incendios, abarca aquellas soluciones constructivas y procesos de calidad, que son especializados en evitar el fuego. Aparte, que dichos productos de protección deben cumplir con la normativa vigente, es decir, deben ser acreditados para demostrar su eficiencia: reacción, resistencia y estabilidad.

De acuerdo con estas normas, estos productos de protección pasiva se encargan de garantizar el confinamiento y control del incendio, así como facilitar la evacuación y garantizar la estabilidad de la construcción.

Se podría decir, que la protección pasiva es la vacuna y el escudo contra el fuego, si se aplica correctamente, se evita. Si se produce, sirve de protección permanente para que no se propague. Es una protección, sin la necesidad de una intervención humana.

Aunque un edificio requiere de dos tipos de protección: activa y pasiva. La pasiva es de mayor importancia, porque son los elementos estructurales y los procesos de calidad que evitarán que se produzca un incendio.

De otro modo, la protección pasiva desempeña un papel preventivo, ya que representa todas las medidas de construcción necesarias para que la estructura resista a un incendio durante un tiempo determinado, lo que permite la evacuación de las personas sin la necesidad de los servicios de emergencia.

Por lo tanto, la protección pasiva debe ser incorporada en todo el diseño de un edificio, desde el contratista hasta la gestión de todo el proyecto, por los beneficios incalculables que puede aportar.

Soluciones constructivas

Las soluciones constructivas para la prevención de incendios, incluyen elementos constructivos resistentes al fuego que garantizan la seguridad física de las personas y el menor daño económico posible.

En el caso de la protección de estructuras, es vital para evitar que el edificio se colapse. Por ejemplo, los elementos estructurales como el metálico, tienden a sufrir una disminución de su capacidad de resistencia durante un incendio. Y para evitar esta pérdida, es posible retrasarla con productos destinados específicamente a tal fin, como morteros o pinturas intumescentes.

Por otro lado, con el fin de impedir la propagación rápida, es importante la sectorización dentro del edificio con tabiques, muros o mamparas. Y finalmente, sellar los pasos de instalaciones.

Procesos de calidad

Igualmente es necesario el mejoramiento continuo, el mantenimiento de los sistemas y los dispositivos contra incendios, para de este modo garantizar una mayor seguridad para las personas. Así como el funcionamiento correcto y la eficacia de las protecciones pasivas contra incendios (evacuación de humos, pinturas, cortafuegos, etc.), para esto es indispensable que se elija una empresa instaladora con buenos productos y que cumplan con la normativa.

Por tanto, cuando se habla de protección contra incendios, no solamente se debe contemplar el cumplimiento de las normas, sino también la correcta instalación de soluciones constructivas, mantenimiento y control.