www.madridiario.es

El motín del cerrojazo

Por Ángel del Río
lunes 29 de octubre de 2018, 09:43h
En la historia de Madrid se han producidos muchos motines protagonizados por el pueblo. Quizá el más sonado de ellos, fue el de Esquilache, pero ha habidos otros que tuvieron repercusión popular importante en su momento. El motín por la escasez del pan, en el que a punto estuvieron de linchar al regidor de turno. El motín de la alcachofa, protagonizado por las verduleras del mercado de la Cebada, en protesta por los bulos que aseguraban que las verduras que vendían estaban contaminadas, y su consumo podía ser letal pata el ser humano. El motín de las cigarreras, en el que las trabajadoras de la fábrica de tabacos, protestaban por las condiciones laborales que sufrían. El motín del supositorio, que siendo alcalde Juan Barranco, se tradujo en un levantamiento cívico de los madrileños contra esas farolas “supositorio” instaladas en la Puerta del Sol, motín que ganó el pueblo, y las horrendas farolas fueron desmontadas.

Ahora podemos estar ante el motín del cerrojazo, es decir, el levantamiento popular contra el cierre al tráfico privado de todo el distrito Centro, el llamado Madrid Central. Las presiones populares, las quejas de colectivos y de la propia oposición, ya han hecho que el gobierno del Ayuntamiento, reculara en algunos aspectos, como el retrasar la entrada en vigor del mismo, o el permitir a los padres llevar en coche a sus hijos al colegio.

Uno de los colectivos más afectados por esta ocurrencia de Madrid Central, es el de los comerciantes, y no podía haber nada más delirante que tal restricción se pusiera en marcha coincidiendo con la época de mayor frenesí consumista del año: las Navidades. ¿Quién puede ser el loco que se atreva a realizar sus compras navideñas en el centro de Madrid, como suele ser tradicional, sin poder llevar el coche para cargar con los paquetes? Ante esta adversidad, y lo difícil que resulta ir cargados en el autobús, no queda otra alternativa que cambiar el escenario tradicional, y realizar esas compras fuera del centro, en la periferia, en el barrio, que de infraestructuras comerciales está bien dotada esta ciudad en toda su geografía. ¿Han imaginado las pérdidas para el comercio del centro, la ausencia de clientela en fechas claves para realizar las compras?

No resulta extraño que estemos en vísperas de un nuevo motín: el el cerrojazo, por el cierre del distrito Centro.

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios