www.madridiario.es

El tráfico no es político

martes 12 de junio de 2018, 09:54h

Qué duda cabe que la circulación rodada en cualquier gran ciudad es un problema de difícil solución. Madrid no va a ser menos. Es cierto que hay que hacer algo. Los ciudadanos nos merecemos una respuesta imaginativa de los responsables municipales, capaz de dar respuesta a los atascos cotidianos que plantea la movilidad. Y no sólo en el interior de la ciudad, sino entre los diferentes municipios que se relacionan permanentemente con la capital de España.

También es cierto que no es una materia de fácil solución, pero se supone que cuando se presentan a las elecciones tienen un plan para Madrid, no una ocurrencia desconsoladora ¿o no?

Hay que hacer algo, pero algo distinto. Lo de incomodar a los conductores, maltratarlos, demonizarlos, lo sabe hacer cualquiera, sin presentarse a las elecciones. Hay que hacer algo más que cobrar impuestos por todo y despreciar los derechos de los conductores “manu militari”. Ya está bien de complicarlos la vida más de lo que ya la tienen con los atascos y esperas permanentes, que es lo que está haciendo el actual equipo de gobierno del ayuntamiento de Madrid.

El coche, señores concejales, es uno de los elementos del transporte y de las comunicaciones. No es un objeto político, las soluciones no son ideológicas. El transporte público no da respuesta a todas las necesidades comerciales, empresariales y ciudadanas, de diversa índole.

Por alguna razón que desconozco, el tráfico se está convirtiendo en un arma política. Se usa con la misma frivolidad con la que se come una hamburguesa, pero no es lo mismo. La organización del tráfico es una gestión de alto nivel, que no alcanzan ni muchos menos nuestros dirigentes municipales. A veces, parece que están jugando en el patio de un colegio, estropeando calles que antes tenían circulación casi perfecta.

La gestión del tráfico no tiene marcha atrás en muchas de sus decisiones. Y eso da la sensación que no lo entienden. Utilizan las calles como si fueran el salón de su casa y no lo es.

Las calles de Madrid no se usan para pasear en coche los fines de semana soleados, como si del parque del retiro se tratara. La circulación es una necesidad de la vida laboral al cien por cien. No es ningún ejercicio de recreo. Estrangular el tráfico es cargarse una parte del eslabón económico de la capital. Claro que, a estos políticos municipales, ignorantes de su capacidad y recién llegados a la gestión, les importa poco. Ellos cobran todos los meses su buen sueldo sin tener que ganarse todos los días el pago de las facturas, ni los impuestos necesarios para que ellos cobren cada mes. Salarios que perciben sin tener que vender su gestión ni haber opositado a las plazas de funcionarios, cuyas opiniones muchas veces ignoradas y ninguneadas cuando, en realidad, tienen más experiencia y capacidad que los recién llegados. Muchos de ellos simplemente por amistad con este o aquel político.

Y ahí estamos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.