www.madridiario.es

Rajoy y la puerta de salida

miércoles 30 de mayo de 2018, 13:53h

El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, lleva ocupando altos cargos en la política española desde finales del siglo XX, después de haber desempeñado distintas responsabilidades en la política gallega, y parece que su marcha definitiva está cada vez más cercana. No se ha producido todavía porque parece ser que no encuentra la puerta de salida, no sé sabe bien por qué. Quizá no encuentra el camino o a lo mejor ha tapiado todas las entradas y salidas del Palacio de la Moncloa. Si es así, habrá que enseñarle cómo se sale o destapiar todo lo que le impide ver la realidad de lo que sucede en ese país que tanto dice amar. No sé si quiere tanto a los españoles como a España.

Su percepción de lo que pasa es más virtual que real y por eso culpa a todo el mundo de la mácula -no la de la retina- que llena el mapa y salpica hasta el palo de la bandera: la corrupción. Podría enumerar uno a uno los casos de golferío político que salpican al PP, aunque los habidos en las comunidades de Madrid y Valencia son ejemplos significativos de cómo usar el cargo y la responsabilidad política para hacer negocios sucios con las contrataciones con el fin de sacar dinero que engorde las arcas de su formación o los bolsillos de sinvergüenzas aprovechados. Hasta hace muy poco todo eran acusaciones sin dilucidar por parte de la Justicia, pero al conocerse la sentencia del llamado ‘caso Gürtel’ ha quedado demostrado que ladrones, haberlos los hay y que todos visten de azul. Da igual que en otras comunidades y por otros partidos haya pasado más o menos lo mismo, porque el hecho de que un golfo pandillero se defienda diciendo que el acusado también lo es, lo único que significa es que hay dos ladrones. También puede ser que el jefe del partido de los maleantes no haya tenido nada que ver con los delitos de los condenados pero el hecho de que en el pasado más o menos reciente hayan sido coleguitas o ayudas para ganar congresos no supone que no tenga responsabilidad política, que no limpia la mácula por ser el partido más votado en esta o aquella convocatoria electoral.

Después de sabido lo sabido y conocido lo que vamos conociendo, lo lógico sería una manita de decencia y sin decir nada, coger el camino que lleva a la puerta de salida por el bien de todos, de la democracia y de la limpieza que necesita este país. De lo contrario, el prestigio de la política caerá por los suelos y solo será recogida por los aprovechados y populistas que buscan pescar en el río revuelto anguilas que se escurren entre las manos de los votantes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.