www.madridiario.es
El mexicano pasea la oreja que cortó con una bandera de su país
Ampliar
El mexicano pasea la oreja que cortó con una bandera de su país

Madrid es Benidorm: oreja verbenera a Adame

lunes 21 de mayo de 2018, 10:33h
La tómbola de orejas en que se ha convertido este ciclo isidril, con regalos a Espada, Manzanares y Castella, bajó más su nivel con el trofeo que obtuvo este sábado Joselito Adame. Fue merced a una labor populista rematada con un bajonazo, propia de coso de tercera y tal vez ni en el dadivoso Benidorm se la hubieran concedido. Defraudó la corrida de Alcurrucén y tampoco el mexicano, Curro Díaz y Del Álamo estuvieron para tirar cohetes.

El festejo, con ciertos altibajos, rayaba lo mínimamente aceptable en cuanto a espectáculo en los dos primeros toros, que a pesar de su mansedumbre, iban y venían. Y que comparados con lo que saldría después eran de lujo. Pero a partir del tercero la escasa casta del encierro se vino abajo definitivamente y, claro, los tendidos aprovecharon una faena despegada y populachera de Joselito Adame en el quinto para divertirse y creer que aquello era el toreo. Y no.

El toro no se empleó en ninguno de lo tercios anteriores y llegó a la flámula desentendiéndose del engaño, máxime si Adame se empeñaba en torearlo en el platillo. Cuando el aburrimiento iba a alcanzar su grado máximo, el burel se fue, por decisión propia, a la querencia de chiqueros y allí, su matador, retorciéndose antiestéticamente hasta el infinito y aprovechando el viaje de su enemigo tendente a tablas, le endilgó varias series de redondos descargadísima la suerte que fueron jaleadísimos por un público en su mayoría más propio de Benidorm que de la cátedra.

Encima, Adame le pasaportó de un horrendo bajonazo y esa mayoría enloqueció creyendo que habían visto a Belmonte, a la cumbre del toreo. La verdad es que la afluencia de moqueros estaba en el límite para conceder o no el trofeo. ¿Y qué pasó? ¡Exacto! Otro usía también tipo talanqueras, Jesús María Gómez, la concedió, mientras el resto de los asistentes, la minoría que entiende, quería suicidarse y protestó con mucha fuerza.

Mejor, dentro de un bajo nivel de exigencia, anduvo Juan del Álamo en el sexto, otro mansazo al que intentó enseñar a embestir, con unos mandones pases por bajo, pero el animal pronto cantó la gallina: fuese y no hubo nada. Dentro de la mala corrida de Alcurrucén, los dos más paradotes y renuentes a embestir le correspondieron en desgracia al salmantino, que tampoco pudo lucirse con su anterior.

Al menos Adame, que comenzó su labor al segundo con cinco estatuarios, pudo extraerle algunas series de redondos, pero también ventajistas y la cosa quedó en casi nada. Como con Curro Díaz, quien no obsequió a la parroquia ni con un solo capotazo artístico, como tantas veces, y con la pañosa dejó algún arrebol, algún pase suelto desmayado a su primero hasta que éste le volteó. Y al linarense debió acabársele ahí el ánimo porque con el cuarto anduvo por allá y por acullá y, eso sí, lo finiquitó pronto.

FICHA

Cinco toros de ALCURRUCÉN y 6º de LOZANO HERMANOS, bien aunque desigualmente presentados, mansos y descastados aunque nobles. CURRO DÍAZ: ovación; silencio. JOSELITO ADAME: palmas; oreja protestada. JUAN DEL ÁLAMO: silencio; silencio tras aviso. Plaza de Las Ventas, 19 de mayo. 12ª de Feria. Casi lleno.

Crónica del festejo anterior

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.