www.madridiario.es

El máster y las verdades ocultas

martes 27 de marzo de 2018, 20:26h
Yo no tengo ningún máster pero algo sé de esto, muy poco, por cierto, porque una de mis hijas, Leire, tiene uno y también un doctorado. Me habla del máster y me cuenta que la asistencia a las clases, es decir, la importancia o no del hecho presencial, depende un poco del profesor de turno. Yo recuerdo cuando defendió su tesis doctoral, estuve presente, la alegría y la satisfacción por el trabajo realizado y por superar esfuerzos personales y económicos para llegar hasta ahí. También supe el valor que tenía para ella porque todavía conservo en casa un ejemplar de su tesis. Ahora de pronto saltan a la actualidad los tejemanejes para el máster que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, obtuvo hace años cuando era delegada del Gobierno de Mariano Rajoy en la región. También los dimes y diretes sobre la falsificación supuesta de unas notas que no se sabe muy bien si eran aptas o no para decir que progresa adecuadamente. Un diario digital, ElDiario.es, sacó la noticia y desde entonces la confusión y las medias verdades inundan a todo aquel que queriendo o sin querer trata de ayudar a la mandataria regional, que se la ve muy afectada. El día siguiente de la denuncia, el rostro de Cifuentes denotaba que el golpe le había hecho efecto. Se estaba celebrando un Pleno parlamentario y la sede vallecana del Legislativo autonómico estaba repleta de plumillas queriendo saber. Mientras tanto, el rector de la Universidad Rey Juan Carlos y algunos de los que intervinieron en este Máster hablaron, y mejor que no lo hubieran hecho, porque en vez de despejar dudas, metieron más interrogantes en el cuerpo de todos. Nadie se cree nada ya, sobre todo a partir de las declaraciones que hizo durante una reunión del Comité Ejecutivo del PP de Madrid, que los periodistas seguimos desde una sala ajena a la reunión popular a través de un plasma y sin poder hacer preguntas. Anunció una querella criminal contra el medio que informó de su máster, en vez de una demanda por sentir su honor dañado. Luego vino la no convocatoria semanal del Consejo de Gobierno, inhabitual en los últimos años. Parece que la euforia provocada por la droga del resentimiento no les dejó ver la luz y siguieron todos como una piña dando respuestas institucionales a un problema personal sucedido cuando Cifuentes no sabía que iba a ser presidenta. Que hubo un máster ya lo sabemos, aunque todavía desconocemos cómo se consiguió, pero desconocemos qué verdades son medias y cuáles no conocemos todavía. La oposición en bloque pide explicaciones, que tendrá que dar Cifuentes en un Pleno de la Asamblea convocado para el 4 de abril. Se jugará su futuro a una sola carta y si no convence a nadie, es muy posible que la Operación Murcia II se ponga en marcha enseguida. ¿Qué sabe nadie? Que se lo pregunten a los cargos de la URJC que salieron tan deprisa a desmentir no sé qué para salvar a no sé quién de lo dicho por la prensa. Esto demuestra que son, a la vez, unos ignorantes atrevidos y unos listillos. Hay muchas verdades ocultas o quizá es que no se las dicen ni al médico.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.