www.madridiario.es
Una hija de Ana Julia Quezada murió con 4 años en Burgos en extrañas circunstancias

Una hija de Ana Julia Quezada murió con 4 años en Burgos en extrañas circunstancias

lunes 12 de marzo de 2018, 08:27h
Es el nombre del que todos hablan: Ana Julia Quezada, la presunta autora del asesinato de Gabriel Cruz, el niño de 8 años que durante casi dos semanas se buscó en Almería. La dominicana de 43 años, novia de Ángel, padre del pequeño, llevaba en el maletero de su coche el cuerpo de Gabriel y según las últimas averiguaciones, los investigadores creen que actuó sola. Además, se está investigando ahora la muerte de su hija en 1996, cuando tenía 4 años. En su día de cerró el caso por falta de pruebas y hubo que dar por hecho que fue un accidente al caerse por una ventana.

Ana Julia era desde hace días la gran sospechosa y estaba vigilada 24 horas, e incluso tenía intervenido su móvil. Esperaban un error y lo cometió este domingo, cuando acudió a una finca vinculada a la familia y extrajo el cadáver del pequeño de un pozo, lo envolvió en mantas y lo trasladó hasta su domicilio en Puebla de Vícar, a 43 kilómetros de Níjar.

En estos momentos, sigue presa en una comandancia de la Guardia Civil, donde ha pasado la noche escuchando los gritos de cientos de personas que pedían "pena de muerte" para ella.

Ana Julia había caído en contradicciones y argumentos poco convicentes en la versión de lo que había pasado el 27 de febrero, día en el que desapareció Gabriel. Ella estaba con él antes de que marchara a la casa de sus primos a pie, en un camino de apenas 100 metros. Había declarado que había perdido su móvil cuando se la pidió para buscar pruebas, y días después, 'fortuitamente', dijo haberlo encontrado detrás de un arbusto gracias a unos amigos. Al serle requerido, casualmente lo volvió a perder.

Pero lo que la delató fue la falsa prueba de la camiseta. Al cuarto día de la desaparición de Gabriel aseguró haber encontrado esa camiseta en un barranco, aunque nada tenía sentido en la prenda hallada.

La principal línea de investigación es que actuó sola. El móvil del crimen podrían ser los celos del niño en su relación con Ángel, padre de Gabriel. También se especula con una posible motivación económica, en la que hubiera buscado cobrar un rescate. De hecho, se especula con que el cadáver tiene apenas unos días, con lo que Gabriel no falleció el mismo día en que desapareció, sino en torno al día 1 de marzo. Nadie descarta de una muerte accidental por un secuestro o cualquier otro motivo.

Ella está negando el homicidio, según se ha podido saber, y la Policía y Guardia Civil juegan con sus pruebas a favor, al tenerla grabada sacando el cadáver del pozo ayer domingo.

Posible relación con la muerte de una niña en Burgos

Y ojo, porque según los últimos datos conocidos, la Policía investiga su posible relación con la muerte de una niña de 4 años a la que ella cuidaba cuando vivía en Burgos, y que en su momento se consideró un accidente.

Ana Julia lleva más de 20 años en España y entre otros trabajos cuidó de niños. La familia de la niña muerta nunca creyó que la muerte fuera motivada porque ella se cayera desde una ventana. Ana Julia fue investigada como sospechosa pero se archivó el caso al no encontrarse pruebas y ni siquiera se pudo probar la presencia de la mujer en la casa cuando se produjo la caída.

Ella aún tiene abierto su perfil en Facebook, donde publicaba fotos, entre ellas de niños. También compartía imágenes con animales, donde ofrecía un perfil aparentemente afable y dulce. Llevaba tiempo sin actualizarlo, ya que aún figuraba que vivía en Burgos, su anterior hogar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios