www.madridiario.es
Tirar basura fuera de los contenedores o en bolsas mal precintadas o no retirar el material de obra, tienen multa.
Ampliar
Tirar basura fuera de los contenedores o en bolsas mal precintadas o no retirar el material de obra, tienen multa. (Foto: Juan Luis Jaén)

Tirar basura y miccionar en la calle: las sanciones de limpieza más comunes

domingo 28 de enero de 2018, 17:03h
Por su interés, Madridiario publica este artículo elaborado en el máster en Periodismo de Datos de Villanueva C.U.

Hacer las necesidades fisiológicas en la vía pública conlleva una multa de 751 euros que se puede cambiar por servicios ambientales

Por Carolina Cerrejón

Casi todos los españoles saben a día de hoy cuál es el contenido del artículo 155 de la Constitución Española. Pero si a un madrileño le preguntan por el 87.1.a) de la Ordenanza de Limpieza de Espacios Públicos y Gestión de Residuos es probable que desconozca que multa por ensuciar por lavar, limpiar o cambiar el aceite a los vehículos así como realizar las necesidades fisiológicas en la vía pública. De enero a marzo de 2017 se levantaron 125 expedientes por esta razón según los últimos datos publicados por el Ayuntamiento de Madrid. Pero no es el único artículo que deberías conocer. Ser pillado no utilizando los cubos de basura, no retirar los contenedores o sacos tras una obra, una deficiente presentación de los residuos o no depositarlos en bolsas cerradas y resistentes conllevan sanciones que van de los 100 (leve) a los 751 euros (grave). Son los artículos que más se incumplen. ¿Crees que has infringido alguna vez esta norma?

Dónde y cuándo

Los barrios del centro son donde más actuaciones incívicas se cometen con amplia diferencia. Aquí se pone una multa por cada 1.000 ciudadanos. Les siguen Chamberí y Retiro. Donde menos, Salamanca y Hortaleza. El centro no sólo es de los distritos más poblados de la ciudad, sino también, el más transitado.


Para los residentes, “la falta de limpieza deriva de la masificación”. La Asociación de Vecinos Ópera Austrias estima que se ha triplicado el número de locales de ocio nocturno desde 2007, convirtiendo el centro de la capital en una “discoteca”. “Cuando están abarrotadas, los clientes salen a la calle a hacer sus necesidades, especialmente, los turistas” denuncia una vecina. Para los residentes de la zona el problema es que “no hay vigilancia, la policía municipal no se mete con los turistas”.


“Hace falta más concienciación ciudadana, de los visitantes y también de los propios vecinos. He visto bolsas de basura en las papeleras por las noches”, opina José Antonio Aparicio, presidente de la Asociación de Hosteleros de la Plaza Mayor. El colectivo, consciente de los residuos que genera, ha alcanzado un acuerdo con el Ayuntamiento: “Para este 2018 hay un nuevo proyecto de papeleras para las terrazas”.

¿Hay patrones entre los días de la semana? Sí. Los fines de semana es cuando los ciudadanos más relajan sus obligaciones (o cuando más atentos están los agentes, ya sean los de la Policía o los de Residuos de Medio Ambiente). Estos dos días, especialmente los domingos, aglutinan la práctica totalidad de las infracciones. La que más se repite es la de 751 euros, vamos, el no famoso pero frecuente artículo 87.1.a). Éste es el único que se ha infringido en 19 de los 21 distritos de Madrid durante el primer trimestre de 2017.

El día negro fue el sábado 14 de enero cuando se recaudaron 7.000 euros, el 46,4% en Chamberí. Más de la mitad de la cuantía de las sanciones en esta fecha fue por el mismo artículo.

En todo el 2016 el día más provechoso para las arcas municipales fue el 2 de mayo, día de la Comunidad de Madrid con 9.012 euros seguido del puente de la Constitución cuando el Gobierno de Manuela Carmena recibió casi 17.000 euros entre el 6 y el 8 de diciembre.

Lo más caro

En 2016 se levantaron dos actas por infracción muy grave de 1.501 euros cada una, lo máximo de los datos publicados. Fue en Carabanchel y en Puente de Vallecas. ¿Por qué? Por no mantener en las debidas condiciones de higiene solares particulares. También tienen esta categoría: dejar sucios lugares públicos después de un acto, negarse a la recepción del servicio de recogida, dañar los contenedores, depositar escombros de obras de construcción y reparación domiciliaria en los contenedores y abandonar cadáveres de animales o su inhumación o incineración. Pero hay más caras. La realización de pintadas o grafitis conlleva una multa que va de 300 a 3.000 euros y, en caso de reiteración, de los 600 hasta los 6.000.

De 2015 a 2017: más infracciones y más multas

En el primer trimestre de 2017 hay 276 actas más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Hay menos incumplimientos graves, mientras que los leves han subido considerablemente en 237, lo que supone casi el 56 por ciento del total.

En 2015 (cuando llegó el actual equipo de gobierno) y hasta noviembre de 2017, los expedientes sancionadores se han incrementado el triple. Desde la Concejalía de Medio Ambiente explican que “se debe a un mayor esfuerzo y control sobre el cumplimiento de la Ordenanza respondiendo a la demanda ciudadana. Durante el primer semestre del año pasado las reclamaciones y sugerencias disminuyeron un 14 por ciento“.

“El objetivo es concienciar, por eso se ha implantado la posibilidad de conmutar la multa”, aseguran. “Desde marzo de este año y hasta el 12 de diciembre llevamos 191 prestaciones ambientales sustitutorias (125 por micción, 44 por tirar residuos a la vía pública, siete por ensuciar la vía pública, 14 por pintadas/grafiti y una por deyecciones de perro)”. Fuentes municipales evalúan que en el segundo semestre del año recién terminado ha disminuido el índice de ensuciamiento de la ciudad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Madridiario

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.