www.madridiario.es

¡Qué petardos!

martes 02 de enero de 2018, 10:06h

El final de año, la Nochevieja, volvió a tener el sonido de la estupidez, de las modas absurdas que no tienen ningún sentido y que pueden llegar a ser peligrosas. Me refiero al sonido de la pólvora, de la explosión masiva de petardos, bombas, cohetes, tracas y otros elementos ruidosos para celebrar la transición del año viejo al nuevo.

Niños, jóvenes, adultos, maduros y más maduros, se han dado, una Nochevieja más, en llenar calles, parques y portales de estruendo, explosiones, sobresaltos y riesgo, de forma generosa, sin escatimar un euro en conseguir el mayor número de artefactos consumidos, en una especie de competición por ver quien es el que más explosiona.

Aparte de vestir la Nochevieja de estallidos sobrecogedores, en cada explosivo hay un riesgo para quien lo manipulada, o para quien le puede caer encima. Seguro que el día de año nuevo, los servicios de limpieza viaria, habrán recogida de calles y parques, más restos de petardos y otro material pirotécnico, que de botellas.

Habrá que revisar la normativa que regula la venta y utilización de estos productos, que ya en los días previos a la Navidad, se publicitan buzoneando propaganda, anunciándolos en grandes cartelones, haciendo ofertas y ofertones si se compran en grandes cantidades. Algo habrá que hacer para evitar que se puedan producir accidentes por el consumo masivo de estos artefactos explosivos, que no sólo ponen el corazón en un puño, que te caen desde un sitio y del otro, sino que pueden producir daños físicos. Se juega con fuego, nunca mejor dicho, y con fuego juegan en esos días desde el abuelito hasta el peque de la familia, y no exagero. Urge abordar seriamente este asunto, porque en determinados días del año, su consumo es masivo, estúpido y peligroso. Hay que determinar claramente quién los puede vender, a qué edad se pueden adquirir y manipular, y en qué cantidades se pueden despachar, porque hay quienes, con el ánimo de lucrarse, no ponen límites y hacen ofertas y ofertones de estos productos altamente peligrosos. ¡Qué patardos!

Ángel del Río

Cronista Oficial de Madrid y Getafe

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios