www.madridiario.es
Descubre cómo la tecnología está revolucionando el sector turístico

Descubre cómo la tecnología está revolucionando el sector turístico

El clima o marco social en el que transcurren una serie de condiciones con las que se intercambian bienes o servicios está conceptualmente definido como mercado. Sin embargo, más detalladamente, si nos referimos al mercado turístico estaremos hablando de la parte del mercado que engloba las acciones comerciales efectuadas por individuos en un entorno diferente del suyo habitual, por lo que está estrechamente vinculado como causante y causa directa de los desplazamientos y viajes.

Todo este concepto se remonta allá por la revolución industrial en el siglo XIX, cuando comenzaron a iniciarse una serie de desplazamientos de naturalezas diversas, y en los que Thomas Cook vio una oportunidad de negocio, ofreciendo así viajes forfait, o todo incluido, que llevaron a la creación de las famosas agencias de viajes.

Mucho ha cambiado ya desde que estas primeras agencias comenzaron a comercializar sus productos, y es que gracias a la incorporación de internet a los sistemas de compra y de reserva, la velocidad de desarrollo de nuevas plataformas se ha disparado exponencialmente, siendo la última década la más revolucionaria como consecuencia de nuevas plataformas y empresas que basan su actividad en la tecnología y en internet. Prueba de ello es la famosa Feria del Turismo de Madrid, también llamada FITUR, que cada año acoge a las empresas más principales del sector turístico, no sólo del panorama nacional, sino también del internacional. Aquí se reúnen visitantes que quieren ser testigos de las nuevas iniciativas que las empresas quieren presentar al mercado, profesionales que buscan nuevas oportunidades de empleo o que quieren hacer un análisis de mercado in-situ, y por supuesto, empresas que presentan sus productos y servicios de manera exclusiva.

Durante la última década esta feria del turismo se ha convertido en un epicentro donde se presentan nuevas propuestas y donde ya no sólo encontraremos ofertas de destinos turísticos con empresas destinadas a un segmento del mercado u otro; sino que también podremos descubrir innovaciones tecnológicas que van desde el software, robótica, internet, etc… y todo destinado para favorecer la experiencia del usuario antes, durante y después del viaje. Prueba de todo ello es la trayectoria que durante cada años refina cada vez más en su trabajo con el desarrollo de software la empresa Gesintur, que siempre suele estar presente en esta feria y se ha convertido en un referente mundial.

Un mercado que responde a una necesidad de sus clientes

Gracias al acceso a internet los hábitos a la hora de plantear nuevos viajes han sufrido una revolución sumamente extraordinaria. Desde cómo se recibe la motivación o inspiración para elegir el destino, pasando por cómo se organiza el plan del viaje y sus respectivas contrataciones de servicios, hasta en cómo se produce la comunicación con las empresas y las necesidades a nivel tecnológico que ocurrirán durante la estancia. Ya todo está al alcance del usuario, quien tiene un mayor acceso a toda la información y a una innumerable cantidad de proveedores y ofertas.

Teniendo en cuenta el dato de que a finales del 2016, más de 4.500 millones de ciudadanos han tenido acceso a un smartphone, no es de extrañar que el sector se haya adaptado para satisfacer una serie de nuevas necesidades que surgen a raíz del acceso constante a la información con los que la mayoría de usuarios ahora cuenta. Estos requieren tener comunicación bidireccional con las empresas proveedores, pudiendo personalizar su paquete de experiencias y pagando por todo ello desde su propio dispositivo móvil, lo que ha alterado destacadamente el rol que los intermediarios juegan en el proceso de compra. Se calcula que las compras y pagos efectuados a través de los teléfonos celulares inteligentes se establecerán como método de pago principal en hoteles, taxis, restaurantes, tours y otras alternativas de ocio y entretenimiento durante la estancia contratada.

Como consecuencia de este propagado acceso a la información desde dispositivos móviles, también se ha generado una tendencia en alza que es la creación de aplicaciones móviles en el sector turístico, también llamadas apps, que permiten mejorar la experiencia de los visitantes, quienes pueden mantener contacto con la empresa en tiempo real. Y no sólo eso. Estas apps cumplen una función pasiva de recopilación de información relevante de patrones de comportamientos de los usuarios, para así mejorar la calidad del servicio prestado basándose en experiencias reales y no en estimaciones o cálculos, para así ofrecer servicios más personalizados y generar un canal alternativo de venta de productos o servicios adaptados al usuario.

Se espera que durante los próximos años pueda funcionar ya el modelo de la llamada “ciudad inteligente”, en el que los elementos de una ciudad podrán comunicarse y dialogar entre sí, generando así una coordinación a nivel de servicios públicos y su apropiada gestión, a la vez que mantendrán una comunicación fluida con los ciudadanos y visitantes.

De igual modo, también merece mencionarse el campo de la experimentación que también está sufriendo una muy creciente popularidad: la nueva tendencia de la realidad virtual y de la inteligencia artificial. Gracias a estas plataformas el turista podrá comenzar su experiencia desde casa para tener una visión más fidedigna de los servicios que está contratando mientras está siendo atendido por robot virtual que podrá resolver sus dudas y contratar los servicios que el turista vaya escogiendo durante su experiencia virtual, como comprar entradas para el monumento que está descubriendo, escoger un hotel, o alquilar un coche. Y no sólo vemos inteligencias artificiales en portales web a modo de chatbots; sino que ya se pueden ver algunos robots físicos en hoteles de Japón como trabajadores de front-desk en hoteles, o incluso entregando productos en las habitaciones como trabajadores del room-service. Sin duda la inclusión de robots será una tendencia que vendrá para quedarse a lo largo de este siglo XXI.

Todo el conjunto de estas nuevas implantaciones tecnológicas obligan a destinos y empresas turísticas a reinventarse y adaptarse a las nuevas necesidades del usuario o turista, y no exclusivamente a un nivel tecnológico y de servicios que puedan seguir siendo atractivos para el cliente; sino también para formar a nuevos trabajadores para atender a este nuevo arquetipo de cliente y poder estar a la altura que demandan.