www.madridiario.es

La convivencia con los vecinos: uno de los retos más difíciles

A menudo nos encontramos en comunidades de vecinos en las que los conflictos son continuos. Las situaciones personales, como la reducida disponibilidad de tiempo o la limitación física, hacen que no todos los vecinos puedan llevar a cabo tareas comunes, lo cual deriva en discusiones. Afortunadamente, algunos de estos problemas se solucionan contratando servicios que resuelven todas estas tareas, como por ejemplo, las empresas que se ocupan de la limpieza de comunidades en Bilbao.
La convivencia con los vecinos: uno de los retos más difíciles
Ampliar

Si tu comunidad tampoco cuenta con vecinos dispuestos a invertir tiempo en las tareas comunes, en este artículo te traemos algunos consejos para reducir al máximo los roces entre vecinos y así lograr una mejor convivencia.

Contrata un servicio de limpieza

Mantener limpias las zonas comunes es fundamental para crear un entorno agradable. Al igual que limpiamos el interior de nuestras casas, hay que ocuparse también de mantener la higiene de aquellas zonas del edificio de uso común. El ritmo ajetreado que organiza nuestras vidas en pocas ocasiones nos deja tiempo para ponernos manos a la obra y limpiar a fondo los portales, pasillos, rellanos…

En este caso, es recomendable delegar estas tareas en una empresa que se encargue de la limpieza de comunidades en Bilbao. De esta forma, nos garantizaremos un estado impecable de las zonas comunes, y nos evitaremos roces innecesarios con nuestros vecinos por un precio accesible.

Realiza reuniones vecinales con regularidad

Aunque no es bueno abusar de las juntas de vecinos, sí que es recomendable tener unas cuantas al año con la finalidad de mantener a todos los miembros de la comunidad actualizados sobre el estado del edificio. Se recomienda explicar previamente con claridad los puntos del orden del día que se deben tratar en cada reunión y ajustar la fecha y la hora según la disponibilidad de los propietarios.

Mantener una comunicación continua y fluida ayudará a evitar y resolver conflictos, así como a establecer un clima familiar entre todas las viviendas.

Subcontrata la gestión

En caso de que también haya problemas para asumir el control y gestión de la comunidad, es recomendable externalizar este servicio a gestorías profesionales. De esta forma la comunidad garantiza una correcta organización y control de los temas legislativos y económicos.

Si, por lo contrario, la comunidad dispone de vecinos dispuestos a asumir esta responsabilidad, estos deberán comunicar de forma clara todas las decisiones y procedimientos que llevan a cabo, sometiéndolos a votación siempre que sea necesario.

Cuida las zonas comunes

Además de garantizar una correcta gestión de las comunidades, es muy aconsejable también prestarle atención a pequeños detalles que pueden armonizar la convivencia vecinal.

Es importante dotar las zonas comunes de elementos que construyan un buen entorno. Para eso, es recomendable instalar pequeñas papeleras para evitar la presencia de basura en el suelo. Así mismo, si lo que se quiere es crear espacios agradables para el uso y disfrute de los vecinos, una buena opción es instalar sofás o bancos en las entradas de los edificios para así facilitar la socialización. Por otro lado, la decoración de los espacios comunes también es muy aconsejable.